Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

miércoles, 30 de marzo de 2022

ANGEL RODRIGUEZ: IGNORANCIA Y MEDIOCRIDAD CHAVISTA

 



 

Dice que el último trimestre de este año  este año Venezuela llegaría a producir

dos millones de barriles diarios de petróleo. 

 

¿Quién es Ángel Rodríguez?

Pocos venezolanos recordarán a Ángel. En Octubre 2009 Hugo Chávez lo designó ministro de electricidad, para que resolviera la crisis eléctrica que azotaba al país. Al nombrarlo habló de él con gran afecto. Dijo: “Ángel es un obrero, viene de la clase obrera, trabajó muchos años en Pdvsa (Petróleos de Venezuela). Ángel era uno de esos muchachos que por allá, (…), cuando estábamos nosotros 'encanaos' en Yare (…) que venían de Anzoátegui, de esos movimientos y venían y traían documentos..". 

Su condición de mensajero de Chávez fue su mayor credencial para ser nombrado ministro. Su estadía en el ministerio fue espectacularmente breve. En menos de tres meses Chávez lo destituyó. Durante ese corto lapso se las ingenió para sumir al país entero, con excepción de Caracas, en plena oscuridad. Pero, eso no fue lo peor. Lo peor fue que la prensa descubrió que la luz eléctrica en la casa del ministro en el estado Anzoátegui era robada. La conexión que permitía iluminarla era tomada ilegalmente de un poste cercano. Solo en el chavismo se ven estas cosas. El ministro del sector eléctrico que se robaba la electricidad para su casa.   

Después de su destitución, por ineficiente y por corrupto sorprendido por la prensa, Ángel fue eventualmente recompensado con la presidencia del parlamento latinoamericano, lo cual nos da una idea de la calidad promedio de ese cuerpo.

Ángel todavía está muy activo en funciones de “gobierno”. En este momento es nada menos que presidente de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional y, en este papel, acaba de dar declaraciones sobre la industria petrolera venezolana que demuestran que no ha aprendido nada y que sigue tan mediocre e ignorante como cuando dejó a Venezuela a oscuras.

Dice lo siguiente, ver:

https://sumarium.info/2022/03/29/empresas-privadas-estarian-reparando-las-refinerias-venezolanas-para-aumento-de-la-produccion/

en producción de petróleo estamos entre 1 millón y 950 mil barriles diarios…El año pasado nadie daba medio por la industria petrolera, decían que había que empeñar medio país para rescatar la producción”, explicó. 

De igual manera, Rodríguez estimó que la producción diaria sería de dos millones de barriles de petróleo para finales de año. “Hubo conversaciones con EE. UU. y deben haberse llegado a ciertos acuerdos.. Si comienzan a llegar las empresas con inversiones importantes, se alcanzaría la meta de los dos millones de barriles en el último trimestre del año”. 

De acuerdo a la OPEP, en su informe de enero de este año, la producción de petróleo de Venezuela está en unos 670.000 barriles diarios, es decir, bastante lejos del millón de barriles diarios que Ángel ha decidido asignarle, siguiendo las órdenes del otro gran experto petrolero Nicolás Maduro.

Aún si aceptáramos esa cifra de un millón de barriles diarios la predicción del ángel petrolero de dos millones de barriles diarios de petróleo para el último trimestre de este año luce ridícula. Habla del levantamiento de las sanciones y  de las inversiones que vendrían. Seguramente piensa en los recientes  intentos de Chevron de convertirse en zar del petróleo venezolano, en lamentable demostración de una total carencia ética. Pero Ángel sabe de petróleo aún menos que de electricidad. Solamente poner a los equipos y los materiales necesarios en el sitio, para una gran campaña de producción, asumiendo que no hay problemas logísticos, llevaría unos seis meses.

En todo caso, hay en marcha una fuerte campaña, no de producción petrolera, sino de propaganda petrolera orientada a hacer lucir a PDVSA y al país como en vías de recuperación. A esa campaña se han sumado algunos encuestadores, politólogos, periodistas, agencias de noticias y políticos caducos que no se resignan al retiro, quienes han decidido bajarse los calzones de la dignidad a fin de coexistir pacíficamente con el cruel régimen de Nicolás Maduro. 

 


lunes, 28 de marzo de 2022

EL DIA QUE DESCUBRÍ MI VERDADERA AUTO ESTIMA

 

Noveno viaje a Serendipia

EL DIA QUE DESCUBRÍ MI VERDADERA AUTO-ESTIMA

Después de graduarme de geólogo en 1955, en la universidad de Tulsa, Oklahoma, becado por Shell, comencé a trabajar con esta empresa en sus oficinas de Maracaibo, una ciudad espectacularmente bella, muy limpia, de avenidas amplias, llena de hermosas mujeres de quienes me enamoraba sin cesar. Hice un plan en el cual proyectaba llegar a ser el gerente de exploración de la empresa en diez años, para el momento en el cual yo tendría 31 años. Por los primeros seis años mi carrera en Shell anduvo sobre rieles. Mis supervisores no podían alabarme lo suficiente. Como único geólogo venezolano activo en la División de Occidente era visto por el resto de la organización como un hijo predilecto, casi un mimado de  la organización.

Me casé en 1959 y, en 1961, fui transferido a Caracas, donde me pidieron llevar a cabo una tarea diferente. Debía manejar el proceso de transferencia al Ministerio de Energía y Minas de Venezuela de un lote importante de concesiones  en las cuales la empresa Shell ya no tenía interés. Este era un trabajo importante pero con acentuados ribetes burocráticos y repetitivos, el cual involucraba la medición exacta de los lotes a ser entregados, un proceso que se llevaba a cabo con un planímetro que iba definiendo las áreas a ser devueltas en los mapas. Era un trabajo sencillo y bastante aburrido, pero requería una total precisión. Llevé a cabo este trabajo sin mucho  interés y fue sometido al ministerio. Al cabo de algún tiempo, recibimos una comunicación en la cual se nos decía que las áreas a ser entregadas de regreso tenían algunos errores de planimetría y que ello demoraría la aprobación gubernamental de renuncia de las concesiones afectadas por los errores. Ello representaba pérdidas monetarias y de prestigio para la organización.

Y era culpa mía.  

Mi supervisor me llamó a su oficina y me dijo, en tono severo, más o menos lo siguiente: “Gustavo. Debo hablar contigo como amigo interesado en tu futuro y como gerente, representante de nuestra empresa. Debo comenzar por decirte que hemos recibido una comunicación del ministerio en la cual rechazan nuestra petición de renuncia a parte de las concesiones que tu yo conocemos bien, en lo cual has estado trabajando durante semanas. Y la razón del rechazo a nuestra petición es que han encontrado errores de medición planimétrica en nuestros documentos. Y este es parte del trabajo que tú has estado llevando a cabo. Debo confesarte que ello me ha hecho adoptar una visión muy negativa de tu actuación en la empresa. Tú sabes que eres nuestro candidato a Gerente de Exploración, el primer venezolano que tendría esa posición en la empresa. Pero, ahora tengo grandes dudas sobre tu capacidad para llegar a ser mi remplazo”.

Esas palabras me produjeron una gran impresión, sobre todo porque hasta ese momento yo no había recibido nada de mis supervisores que no fuesen alabanzas y reconocimientos. Y ello me llevó a cometer otro error, hasta peor que el de planimetría. Le respondí a mi supervisor: “Es que yo soy un geólogo, no un contabilista”.

Esta respuesta, observé, le causó un profundo desagrado a mi supervisor. Hizo un esfuerzo para controlarse y me dijo: “Gustavo. Voy a pedir que seas transferido de este departamento. Creo que es necesario que pases un tiempo en la división de operaciones de producción en Lagunillas, a fin de que te familiarices con ese aspecto de nuestra actividad. Creo que vas a encontrar que en nuestra carrera profesional debemos estar siempre preparados para aceptar una multiplicidad de tareas. No somos contabilistas, ciertamente, pero siempre debemos ser responsables”.

Regresé a mi hogar y, mientras manejaba, iba pensando en lo que debería hacer.

Mi reacción inmediata fue  emocional: “Creo que voy a renunciar, como protesta al rechazo que acabo de sufrir. Mis planes de llegar a ser el Gerente de Exploración se han derrumbado. Mi supervisor no me estima. Nos tienen ojeriza a los venezolanos”……….

Pero, también entraron en mi mente, de manera más reflexiva, otras consideraciones: “Los errores los cometí yo. Le fallé a la empresa. Uno debe pagar por sus errores y enfrentar su responsabilidad. Esto es lo que me enseñaron en mi casa. Mi supervisor no tiene nada en contra mía a título personal. Hace su trabajo de defender la eficiencia en su departamento y de mantener el nivel de calidad deseable…. ¿Me voy a rendir tan fácilmente? “.

Cuando llegué a nuestro apartamento en Los Palos Grandes ya había tomado una decisión. Hablé con Marianela y le conté lo que me había sucedido y lo que había decidido hacer, irme a Lagunillas a comenzar de nuevo. Le dije que mi supervisor tenía la razón y que mi comportamiento en la empresa había dejado que desear. Marianela me dijo de inmediato que estaba de acuerdo conmigo y que iría donde yo iría, tal como fue el caso durante todos los 62 años que estuvimos casados.

Llegamos a Lagunillas y allí comencé a trabajar allí como ingeniero de operaciones lacustres, encargado de supervisar la perforación y completación de pozos en el lago. Ello significaba estar disponible día y noche, 24x7,  ya que los pozos petroleros, como los bebés, suelen nacer de madrugada. Mis colegas y mis supervisores eran, casi todos, menores que yo: Simón Antúnez, Hans Krause, Gustavo Inciarte, Ovidio Suárez, Enrique Hung, Ricardo Corrie. El único mayor que yo, a un nivel jerárquico superior, era Francisco (Frank) Rubio, un extraordinario gerente y ser humano.  

Seis meses después yo me había convertido en un respetable ingeniero de operación. Mi experiencia como geólogo de exploración me sirvió de mucho para asimilar rápidamente las técnicas y experiencias  del nuevo trabajo. Mis credenciales en la empresa se habían rehabilitado.

 Fue en esos días de Lagunillas cuando tuve otra experiencia serendípica, la cual me llevó a Indonesia y realmente cambió mi carrera de manera dramática. Pero esa es otra historia, otro hallazgo extraordinario, que les narraré en la siguiente entrega.

¿Que aprendí de esta experiencia, además de las nuevas técnicas y de la experiencia maravillosa de vivir en Lagunillas, con  aquel olor permanente a diésel que era para mí como un Chanel #5, rodeado de tanta gente extraordinaria?

En ese duro encuentro con mi espejo, representado por mi supervisor,  me vi obligado a pasar de una parcial adolescencia emocional a un nivel mayor de madurez. Decía Joan Didion que llega un momento en la vida en la cual uno pierde su inocencia y es despojado de la ilusión de ser perfecto. Me había acostumbrado a pensar que era mejor de lo que realmente era, creía que todos  me admiraban. Había ido adquiriendo algo peligroso: una variedad inflada de auto-estima, la cual se desinfló abruptamente, y no por razones externas sino como consecuencia de mis propias acciones. En el momento la pérdida de esa versión de la auto-estima me pareció una tragedia personal de grandes dimensiones, pero – en realidad – probó ser – gracias a mi actitud -  un triunfo personal. Ello fue así porque mi auto –estima basada en una complaciente versión de mí mismo dio paso -  al verme en el espejo - a una versión mucho más genuina, la que surgió como consecuencia de esa crisis. En esta nueva versión yo conocía y aceptaba mis debilidades, pero las acompañaba con la firme actitud de mejorar.

Eso fue lo que hice y ello me llevó a un nivel superior de auto estima, de auto respeto. La crisis personal fue el camino que le permitió a mi yo influenciar mis circunstancias.  


lunes, 21 de marzo de 2022

Me sorprende que José Antonio Gil Yépez esté sorprendido

 


Un reciente artículo escrito por José Antonio Gil Yépez sobre Venezuela, ver: https://www.descifrado.com/2022/03/16/cambiamos-el-juego-por-jose-antonio-gil-yepes/ describe un mejoramiento de la situación del país. Con la ayuda de estadísticas Gil Yepes dice: “ En días recientes he enviado por las redes sociales mensajes que reportan la recuperación económica que está ocurriendo desde principios de 2019, cuando el gobierno de NM liberó los precios, el cambio, la circulación de las divisas y bajó los aranceles. Este proceso, aunque lento y con resultados modestos, tiene cada vez algo más de impacto positivo sobre la población. Por lo que también coincide y he reportado que los resultados de las Encuestas Ómnibus Nacional de Datanalisis muestran mejoras en la percepción de la Situación País, aunque siga en negativo. La Situación Personal mantiene un balance positivo, entre 52 y 58%, desde hace casi un año. Lo mismo ha pasado con la evaluación de gestión de NM, la cual sigue muy baja, pero ha subido de 12 a 20% en un año, pasando del sexto lugar en el orden de aprobación de los líderes políticos nacionales (gobierno y oposición) a ser el menos mal evaluado de todos ellos. En la Encuesta Multisectorial Empresarial de Escenarios Datanalisis los resultados son más (sic)alagüeños: todos los sectores dicen que están mejor que hace un año y esperan estar mejor aún en los próximos doce meses:.  

En su twitter Gil Yépez ha agregado: "La devolución del Sambil La Candelaria ratifica los cambios de la política económica del gobierno hacia una política con amplia cabida a la inversión privada".

 

En el artículo que mencionamos Gil Yépez se sorprende, quejoso, que sus evaluaciones positivas hayan recibido rechazo, el cual ha llegado, dice, a :  descalificaciones e insultos personales, tales como “¿Y cuánto te pagaron?”. Agrega Gil Yepes: “ no basta manifestar un desacuerdo sino que hay que asesinar moralmente al otro, a pesar de que estos cambios positivos los están reportando decenas de fuentes económicas nacionales e internacionales y varias encuestadoras nacionales en cuanto a la opinión pública”.

 La verdad es que a nosotros nos sorprende la sorpresa de José Antonio Gil Yépez. No creo que la mayoría de la gente rechace lo que él dice porque ponga en duda sus afirmaciones basadas en la estadística, Es posible que lo que él llama  la situación personal del promedio (?), haya mejorado en un 6% en un año y que los admiradores de Maduro hayan subido un 8% durante ese año. Ya sabemos que en Venezuela hay algunos masoquistas.

 Lo que la gente rechaza es que Gil Yepes diga esto dando a entender que el país se encamina hacia una franca recuperación, sin pensar que la inmensa mayoría del pueblo venezolanos, dentro y fuera del país, sigue sufriendo la crueldad y codicia de un régimen forajido, el cual ha destruido al país. Los venezolanos vemos las afirmaciones de José Antonio como hubiesen visto los judíos perseguidos por Hitler los informes positivos sobre la economía nazi publicados en el Der Datenanalyse  de la época,  o como los ucranianos y toda persona decente verían a los rusos distribuir comida a los sobrevivientes de la población que han masacrado. El rechazo es en contra de lo que perciben, justa o injustamente, como un intento de Gil Yépez de mostrar al régimen como merecedor de elogio por estar bien encaminado. La sensación que muchos experimentan al leer a Gil Yépez es que, o bien le falta sensibilidad, o muestra descaro. En verdad, es difícil pensar que un hombre como él, quien fue perseverante militante de grupos de reflexión modernizantes y dedicados a cantar las loas de la democracia como fueron el Grupo RORAIMA o el Grupo SANTA LUCÍA, esté ahora en el plan de mostrar la fracción minúscula de la cara amable del régimen, cuando el resto de la carota deforme y horrible es la que prevalece.

Debería reflexionar Gil Yépez que el trabajo de un encuestador o de un politólogo debe tener un componente ético que vaya más allá de mencionar y celebrar simples estadísticas, sin pensar en el impacto desmoralizante que ellas puedan tener sobre la población. A los miembros de la diáspora, muchos de quienes han tenido que caminar un continente entero para alejarse del sufrimiento en Venezuela, no le puede agradar que Gil Yépez destaque el avance en la popularidad de Maduro o elogie la devolución del SAMBIL como señal de políticas públicas sanas por parte de Maduro, mejor conocido por los venezolanos como un títere del régimen cubano, patrón de narcos, cruel, cursi e ignorante.

Por supuesto, Gil Yépez tiene derecho a ejercer su actividad de encuestador y de politólogo en Venezuela, actividad que le presenta dilemas como el que es objeto de esta nota, es decir: ¿reporto la popularidad creciente de Maduro, así – sin anestesia, o la condiciono? El lector de las encuestas y de lo que dicen sus encuestadores generalmente reacciona emocionalmente a lo que leen y puede sospechar la presencia de una intención de jugar el juego del dictador. Como lector, yo pienso que DATANALISIS, al igual que otros encuestadores como Oscar Schemel y Jesús Seguías, están jugando ese juego y, al decirlo, corro conscientemente el riesgo de ser injusto.

Hay algo que dice Gil Yépez al final de su escrito que parece dar una clave adicional sobre su manera de pensar. Dice: En la sociedad moderna, plural por excelencia, la pregunta clave no puede ser quién tiene la razón, sino cómo nos ponemos de acuerdo”. Decir esto sin condicionar la frase es peligroso porque corre gran riesgo de ser mal interpretado. Así, en frío, parecería decir: no importa que Maduro sea un dictador y un narcotraficante y un títere de los cubanos y haya destruido al país. Vamos a ponernos de acuerdo con él, ya que vivimos en una sociedad “plural”.

 

En materia ética y moral no hay “pluralidad”. Se es o no se es.

miércoles, 16 de marzo de 2022

El nuevo libro de Moisés Naím sobre las mutaciones del poder

 


                                   Una elegante traducción al español.

En su anterior libro, “El Fin del Poder”, Moisés Naím nos advertía sobre la progresiva vulnerabilidad del poder, más fácil de obtener – quizás – pero también más fácil de perder. Ahora, en su nuevo libro: “La Revancha de los Poderosos”, Naím nos describe como los poderosos están logrando mantenerse en el poder mediante variantes estratégicas no muy diferentes a las que en el campo de la enfermedad  ha utilizado el virus COVID 19. En cierta forma, la aparición de esa nueva especie de líderes podría definirse como una pandemia política, la cual exhibe – como los virus que afligen hoy día a la humanidad -  continuas mutaciones que le permiten consolidarse en el poder y  hacen menos efectivas las “vacunas” que se crean en su contra.  En palabras de Naím las fuerzas centrífugas que tienden a debilitar el poder están siendo contrarrestadas por fuerzas centrípetas que lo concentran, un choque que parece caracterizar nuestra época actual y cuyo desenlace final no está nada claro.

Según Naím los nuevos dueños del poder se rigen por unas reglas del juego muy diferentes a las que tradicionalmente facilitaron la llegada al poder de los antiguos poderosos. Apoyada por estas nuevas reglas del juego ha surgido una nueva especie política que tiene como objetivo llegar y mantenerse indefinidamente en el poder, cada autócrata combinando actitudes propias de su idiosincrasia con estrategias similares en escala global.  Naím las llama las 3P. 

¿Cuáles son las tres P que menciona Naím? Son el populismo, la polarización y la posverdad. Aunque sabíamos que los populistas existían, que algunos líderes políticos se apoyaban en la polarización para lograr sus fines de dominación  y que la estrategia de la desinformación, ya sin descaro o sin pudor, había adquirido características de tsunami, Naím se ha encargado de enlazar estos tres componentes a fin de ilustrar claramente la magnitud del problema que constituyen las nuevas mutaciones del poder.  

Naím menciona algunas formas de conducta exhibidas por los populistas, las cuales le facilitan el ejercicio del poder, tales como la criminalización de sus adversarios, la creación de un clima artificial de amenazas externas que harían indispensable su liderazgo para combatirlas, el desprecio a los expertos y a la ciencia,  el mesianismo y el progresivo debilitamiento de los controles y contrapesos institucionales. Estas y otras estrategias les abren el camino a la polarización, es decir, una sociedad dividida entre amigos y enemigos del líder. Según Naím la polarización política es expresada de manera similar al fanatismo deportivo o musical, en el cual “los seguidores de la estrella se identifican intensamente con ella y sienten aversión hacia las estrellas rivales”. El tercer componente de la nueva forma de ejercer el poder es la posverdad, un fenómeno relativamente reciente, una manera – dice Naím – de oscurecer la verdad y torcerla mediante la intensa producción de desinformación, hasta hacerla difícil de distinguir de la mentira.

La discusión de las tres P que hace Naím es iluminadora y está reforzada por casos específicos de autócratas quienes han ejercido o ejercen el poder apoyados en esos tres componentes. Naím le dedica especial  atención a los ejemplos de  Silvio Berlusconi en Italia, Vladimir Putin en Rusia, Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela, Donald Trump en USA, Víktor Orbán en Hungría, Rodrigo Duterte en Filipinas y Jair Bolsonaro en Brasil, entre otros muchos casos de liderazgo autocrático basado en las tres P’s. Es un trabajo extraordinario de investigación que hace del volumen una fascinante  combinación de politología con reportaje periodístico. En sus páginas encontramos visiones (insights) extraordinarias sobre estos líderes de las tres P’s, las cuales pintan certeramente a los personajes. Nos dice Naím que  lo dicho por uno de ellos en algún momento bien pudiera haber sido dicho por otro. Chávez anunciándole a su esposa por televisión que esa noche le “dará lo suyo" y Trump aconsejando a un amigo como agarrar a una mujer por sus partes pudendas o como llevarse a la cama a la esposa de un amigo, revelan una mente similar. La manera como Chávez daba apodos a sus adversarios políticos para ridiculizarlos (“Frijolito”, su contendor presidencial), era la misma utilizada por Trump mucho después (Joe “el dormilón”). Chávez quería freír las cabezas del adversario en aceite mientras Trump,  quería meter en prisión  a Hillary Clinton (“Lock her up”). 

Este tipo de líderes generalmente se hacían o se hacen llamar por  nombres altisonantes, desde “El Comandante”, a la usanza de Fidel Castro (Chávez), hasta “Il Cavalieri” (Berlusconi) o hasta “el super bigote” (Maduro). Ecos de “Il Duce” Mussolini, El “Fuhrer” Hitler  o el “Padrecito” Stalin.

LAS CINCO BATALLAS QUE DEBERÁN DAR LOS DEFENSORES DE LA DEMOCRACIA

Al final de su exhaustivo análisis sobre las nuevas mutaciones del poder Naím ofrece una lista de las deformaciones políticas frecuentemente efectuadas en los países con liderazgos apoyados en las tres P’s y nos ofrece una  receta para combatirlas. Será necesario, dice, dar la batalla contra:

·      La gran mentira

La distinción entre la verdad y la mentira será una batalla constante. Por ejemplo, la mentira sostenida por Donald Trump sobre la elección presidencial en la cual fue derrotado, la cual le ha hecho inmenso daño a la democracia estadounidense. A pesar de que ya muchos de los miembros del gabinete de Trump han abandonado esa tesis, incluyendo al vicepresidente Pence, hay millones de seguidores del ex-presidente quienes la siguen creyendo. Mañana, no importa cual bando pierda las elecciones, la mentira sembrada por Trump hará que una buena parte del electorado, ya sean los demócratas o los republicanos, pueda alegar que la elección ha sido fraudulenta, lo cual podría llevar a la nación a una nueva guerra civil

·       los gobiernos convertidos en criminales

Los líderes que utilizan las tres P’s llegan  con frecuencia a convertir a sus países en forajidos, transformando instituciones en grandes mafias. Ese ha sido el caso de Corea del Norte, Venezuela, Rusia

·       las autocracias

Los regímenes dictatoriales no se contentan con ejercer el poder en sus respectivos países sino que, con frecuencia, exhiben deseos de intervenir en los asuntos de sus vecinos, a fin de extender su influencia. Esto lo hacen tanto directamente, como es el caso de Rusia en Ucrania y Bielorrusia, o a través de los ciber ataques y las campañas de desinformación, como ha sido el caso en la salida de Inglaterra de la Unión Europea y de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

·      Los cárteles políticos

Los regímenes populistas tienden a la exclusión de todo adversario, ya sea individual o colectivo, manipulando los distritos electorales, negándole a la oposición toda manera de expresión, integrando el sistema judicial con sus adeptos, es decir, todo lo que haga difícil o imposible una verdadera amenaza a su continuación en el poder

·      Los relatos iliberales

Las narrativas que mezclan medias verdades con mentiras, por ejemplo, las de Boris Johnson contra la Unión Europea, de Trump contra los globalistas y ambientalistas, de Hugo Chávez contra los oligarcas, les permiten consolidar su poder.

 

Naím termina su extraordinario libro diciendo: “Para ganar la guerra a los autócratas 3P vamos a necesitar el valor revolucionario y la creatividad que engendraron la democracia representativa moderna. Si fracasamos, dejaremos a nuestros hijos y nietos un mundo que poco a poco se irá alejando de los principios de libertad y autogobierno que deberían ser su legado. Por eso no nos queda otra opción que ganar esta guerra”.


domingo, 13 de marzo de 2022

En las montañas de Lara muere un angel .... y nace un médico

 

Octavo viaje a Serendipia

EN LAS MONTAÑAS DE LARA MUERE UN ANGEL Y NACE UN MÉDICO



Un día de 1956 llegué, junto a mis tres ayudantes del Grupo Geológico #1 de Shell de Venezuela, al tope de un cerro del estado Lara, entre Siquisique y Churuguara, el cual dominaba una quebrada llamada La Torta. Tenía unos cuatro días de haber instalado mi campamento en Siquisisque, en una casa grande abandonada, como las que abundaban en la provincia venezolana de esa época. Estaba en la etapa de planificar mi estudio geológico de la zona, para lo cual contaba con fotografías aéreas de la región que eran de gran valor para orientación general, pero necesitaba la ayuda de un buen conocedor de la zona, lo que llamamos un baqueano. Generalmente, en cada sitio donde llegaba, Bucarito, Bobare y ahora Siquisisque, contrataba a uno, quien se sentía feliz de lograr una ocupación bien remunerada, aunque fuese por un breve período de tiempo.

En el tope del cerro vimos una casita muy limpia,  rodeada de varias matas de mangos que le daban sombra. Bajo una de esas matas de mango un hombre de unos 60 años, de pelo semi-cano, de aspecto vigoroso, trabajaba con un martillo y clavos en hacer una caja de mediano tamaño. Me le acerqué y, dándole los buenos días, comencé a hablarle de quienes éramos nosotros y cual era nuestro propósito en la zona. El hombre nos saludó cortésmente sin dejar de trabajar. Yo le agregué que estábamos en búsqueda de un baqueano que pudiese ayudarnos en nuestro trabajo, guiándonos por la región. Él me contestó que en el momento no tenía el tiempo de ayudarnos. Le insistí un poco agregándole que le pagaríamos bien, sabiendo que en esa zona las oportunidades de ganar algún dinero extra no eran numerosas. El hombre, un tanto incómodo, me repitió que lo sentía pero que no podía ayudarnos en ese momento. Y, viendo que yo hacía un gesto de decepción, me indicó que me acercara y que entrara a la casita. Allí, en el centro de la sala-comedor-cocina que formaba la casa, junto al dormitorio, estaba una mesa con flores y en ella, se hallaba colocada una niña de unos 4 a 5 años.

“Estoy haciéndole su urnita”, me dijo el hombre, el padre de la niña, “por eso y porque debemos enterrarla no puedo ayudarlos”. Después de un silencio por parte nuestra, impresionados por la escena, agregó: “murió ayer porque no tuvimos tiempo de llevarla a Siquisique al dispensario. No sabemos qué le pasó, pero es la segunda hija que se nos va”.  En el dormitorio adyacente la madre, acompañada de un hijo que ya tendría unos 12 a 13 años, estaba terminando el trajecito para la niña, una bata blanca y larga, adornada con unas tiras de papel plateado.

“Los amigos estarán llegando más tarde para bailarla”, me dijo el hombre, “ellos traen el cocuy y cuatros y le cantarán. Tengo que estar aquí para atenderlos y por ello les pido que me perdonen por no poder irme con ustedes”.

Después de dar nuestras condolencias a los padres dijimos que regresaríamos a verlos al día siguiente, a lo cual él asintió. No creímos prudente permanecer en una ceremonia de familia, muy íntima,  en la cual solo sus amigos de la vecindad podrían acompañarlo. La muerte de la niña, dolorosa, era vista por la gente del lugar como motivo de regocijo, ya que entraba al cielo un nuevo ángel.

No pudimos regresar al día siguiente pero si dos días después y Venancio, el dueño de la casa, decidió ayudarnos. Durante las cinco semanas que estuvimos en la zona, levantando el mapa geológico de Los Algodones y de la Quebrada La Torta, Venancio fue de gran ayuda para nosotros. Conocía cada rincón de la región por haberla caminado o andado en su caballo muchas veces. Era un caballero de gentiles maneras, de una finura en el hablar que negaba su escasa educación formal y su vida solitaria. Nos hicimos buenos amigos y, para mí,  conocerlo fue serendípico, porque a través de la empresa pudimos conseguir una beca para que su hijo, Roberto, estudiara el bachillerato y, eventualmente, entrara a la universidad a estudiar medicina.  

Roberto se graduó de médico en la década de los 60 y se instaló en  Barquisimeto a ejercer su profesión. Se especializó en pediatría y desde el inicio de su carrera hizo un hábito de andar por los cerros y las quebradas de Lara, visitando y atendiendo a domicilio a los niños de la región y recordando su niñez vivida en el cerro, quizás viendo en cada niña la imagen de sus pequeñas hermanas muertas y pensando en los petroleros que un día cruzaron su camino y le habían dado la oportunidad de servir a su gente.

En medio de su tragedia familiar él hizo un hallazgo afortunado y no tengo dudas que nosotros también.  

miércoles, 9 de marzo de 2022

LA INCOHERENCIA MORAL Y ESTRATÉGICA DEL GOBIERNO DE BIDEN EN VENEZUELA/ALSO IN ENGLISH

 English version below the spanish version

              


La visita de funcionarios del gobierno estadounidense al dictador venezolano, Nicolás Maduro, revela una profunda incoherencia moral y estratégica. Moral, porque por varios años el gobierno de USA se ha negado a reconocer al régimen de Nicolás Maduro y ha aplicado sanciones personales a prácticamente todos los funcionarios de alto nivel de ese régimen, por violaciones a los derechos humanos, por lavado de dólares o por narcotráfico. Ha llegado al punto de ofrecer $15 millones por la cabeza del autócrata, suma significativa que demuestra cuán culpable considera USA a Maduro de crímenes contra su pueblo y contra la seguridad de la región. Nicolás Maduro es uno de los pocos aliados de Vladimir Putin y ha llegado a decir públicamente que le suministraría apoyo militar. Su antagonismo  evidente contra los Estados Unidos es asunto de  muchos años, primero como lugarteniente del dictador Hugo Chávez, luego como su remplazo. Estas sanciones personales impuestas a los chavistas son de orden moral, a diferencia de las sanciones económicas en contra del régimen que pudiesen definirse como sanciones geopolíticas orientadas a erosionar al régimen y acelerar su salida del poder, lo cual se ha logrado parcialmente, aunque no hasta el extremo de causar su colapso definitivo.

En la visita de la última semana de funcionarios del gobierno de Biden a Maduro, quien se hizo acompañar por los funcionarios más podridos del régimen, los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, se discutieron posibles concesiones mutuas las cuales representarían una descarada violación de los principios morales que deberían caracterizar un gobierno democrático. Esa visita, en sí, representa:

                 UNA ENTREGA DE PRINCIPIOS

1.   un reconocimiento explícito del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, lo cual lleva inevitablemente a un relativo desconocimiento del gobierno interino de Juan Guaidó;

2.   Una reversión vergonzosa de la sanción moral mantenida por USA durante años al chavismo/madurismo;

3.   La posibilidad de la eliminación de sanciones personales y/o económicas al régimen de Nicolás Maduro. USA pasaría, de catalogar a Maduro como un criminal con su cabeza puesta a precio, a aceptarlo como jefe de estado, con quien es perfectamente posible hacer “negocios”;

4.   Una aceptación tácita de que el sistema de justicia en la Venezuela de Maduro es una farsa. La liberación de dos rehenes de Maduro que se decían enjuiciados y condenados por el sistema judicial se ha llevado a cabo mediante una simple llamada telefónica de Maduro a los carceleros. Nos alegra por los rehenes, pero nos entristece que USA sea parte  activa en esta farsa contra la justicia;

5.    Una admisión por parte de los Estados Unidos que el crimen paga, al pedir el diálogo en México como parte de las “negociaciones” efectuadas. Un diálogo que representa una entrega ética de grandes proporciones y que solo beneficiará a Maduro y a su permanencia ilegítima  en el poder.

6.   Una indicación de que los funcionarios culpables de crímenes a los venezolanos y de apoyo a los terroristas del planeta, desde las FARC hasta Hezbollah, podrán “negociar’ su impunidad.

                           UN ERROR ESTRATÉGICO

1.   Todo esto arriba enumerado parece estar sobre la mesa de negociación ¿a cambio de qué?: a cambio de suministro de petróleo venezolano, en volúmenes que puedan remplazar la pérdida de petróleo ruso, ya que el gobierno de USA ha decidido cortar la importación de petróleo ruso;

2.   Esta importación de petróleo ruso a USA representa aproximadamente  un 3% del consumo total de petróleo de los Estados Unidos. Este es un volumen que puede ser remplazado por aportes de países como Brasil, Guyana, Arabia Saudita, y otros productores. Ciertamente, la producción doméstica de los Estados Unidos podría incrementarse en ese volumen, o en volúmenes aún mayores, quizás del orden de hasta un millón de barriles al día.

3.   Estados Unidos podría hacer compras de petróleo para sus reservas estratégicas a los países del medio Oriente

4.   Estados Unidos podría hacer una intensa campaña informativa para mitigar el impacto psicológico de la estrechez de suministro temporal, producto de la crisis, ya que lo que está sucediendo no es tanto una crisis energética como una crisis política con un importante componente psicológico. Lo que ha hizo Biden ayer fue un error: anunciar el cese de la importación de petróleo ruso y añadir que los precios de la gasolina irían a subir. ¡Si lo dice el presidente, todo el mundo sale corriendo a la gasolinera más cercana!

 

EL ARREGLO CON MADURO NO ES BUENA IDEA BAJO

          NINGUN ESCENARIO GEOPOLÍTICO

1.   Si la crisis rusa-ucraniana se resuelve en los próximos meses la estrechez energética tendería a resolverse y la aproximación de Biden a Maduro perdería mucho de su significado, menos aún del que tiene en este momento;

2.   Si la crisis rusa-ucraniana se intensifica y pasa a ser una guerra mundial, entonces Venezuela se convertiría en una fuente obligada de suministro de petróleo para Occidente, en un objetivo de guerra y se impondría un control total de ese recurso mediante la eliminación del régimen de Maduro, el cual es afín a Putin y su reemplazo por un gobierno pro-occidental.

Esto es algo que los cascos azules de las Naciones Unidas y/o la OEA, junto a una legión de voluntarios venezolanos, han debido hacer años atrás, lo cual hubiera ahorrado mucho sufrimiento a los venezolanos y hubiese evitado el total colapso nacional que se experimenta hoy. Quienes sugirieron ese escenario fueron tildados de guerreristas, sedientos de sangre.

Se dijo y se sigue diciendo que “el problema de los venezolanos lo resolvemos los venezolanos”. En el mundo de hoy cuando alguien estornuda en el Tibet es porque alguien tiene gripe en Nicaragua. La situación de hoy en materia de ambiente, de pandemia, de guerra y de energía ilustra poderosamente esa estrecha interdependencia.

                                       ENGLISH VERSION

The visit of U.S. government officials to Venezuelan dictator Nicolas Maduro is morally and strategically incoherent. Morally because, for several years, the US government has refused to recognize the regime of Nicolas Maduro and have applied personal sanctions to most of the high-level officials of the regime for human rights violations, money laundering and/or drug trafficking. The U.S. even placed a $15 million reward for the autocrat's head, a significant amount that illustrates how guilty they considered Maduro.

Today Nicolas Maduro is one of Vladimir Putin's few allies and has gone so far as to say that he would provide him with military support. His blatant antagonism against the United States has been known for many years, first as a lieutenant of Hugo Chavez and now as his replacement. These personal sanctions imposed on the Chavistas are of a moral nature, unlike the economic and geopolitical sanctions aimed at eroding the regime and accelerating its exit from power.

Last week's visit by Biden administration officials to Maduro, who received them accompanied by the regime's most corrupt officials, brothers Jorge and Delcy Rodriguez, discussed possible mutual concessions that would represent a violation of moral principles that should guide the actions of a democratic government. Principles were surrendered, because:

 

1. It represented an explicit recognition by the Biden government of the illegitimate regime of Nicolas Maduro and a correlative weakening of support to Guaidó’s interim government;

2. A reversal of the moral sanctions maintained by the US against the Maduro regime;

3.  A potential softening of the personal and/or economic sanctions against the regime of Nicolas Maduro and willingness to “do business” with the dictator;

4.  An acceptance that the justice system in Maduro's Venezuela is a farce. The release of two Maduro prisoners who had been tried and convicted by the judicial system was carried out through a simple phone call from Maduro to the jailers. We are glad for the prisoners, but saddened to see that the United States played a role in this farce against justice;

5. An admission by the United States that crime pays, by promoting a dialogue between Maduro and the opposition in Mexico. Such a dialogue represents an ethical surrender of great proportions that will only benefit Maduro’s illegitimate stay in power.

6. An indication that Maduro and his cronies, who are guilty of crimes against Venezuelans and of supporting global terrorism, from FARC to Hezbollah, will be able to survive in power with impunity.

 

                       ALSO A STRATEGIC MISTAKE

1. All this listed above seems to be pursued by the U.S. in exchange for the supply of Venezuelan oil, to replace the cut in   Russian oil import;

2. Such an import accounts for approximately 3% of the total oil consumption of the United States. This is a volume that could be replaced by contributions from countries such as Brazil, Guiana and Middle East oil producers. U.S. domestic production could certainly increase by, perhaps, 700,000 to one million barrels per day.

3. The United States could also purchase oil for its strategic reserves from Middle Eastern countries

4. The U.S. government could carry out an intense information campaign to mitigate the psychological impact of the temporary supply constraints resulting from the crisis, which  has an important psychological component.

 

THE ARRANGEMENT WITH MADURO IS A BAD IDEA UNDER MOST GEOPOLITICAL SCENARIOS

 

1. If the Russian-Ukrainian crisis is resolved in the coming months, the oil crunch would tend to be resolved. Biden's approach to Maduro would lose meaning;

2. If the Russian-Ukrainian crisis intensifies and becomes a world war, then the Venezuelan oil resources would become a war target and the pro-Russian Maduro regime eliminated.

This is something that a blue helmet force of the United Nations and/or the OAS, together with a legion of Venezuelan volunteers, should have done years ago, which would have saved the Venezuelan people a lot of suffering.

Some Venezuelan opinion makers say that "the problem of Venezuelans should be solved by Venezuelans." In today's world, when someone sneezes in Tibet it is probably due to the fact that somebody has the flu in Nicaragua.

The world is strongly interdependent and nations can no longer hope to be self sustainable.