Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

viernes, 30 de abril de 2021

LA DESTRUCCIÓN DE PDVSA: OBRA DE CHÁVEZ, RAMÍREZ CARREÑO Y LOS DEMÁS

 


Acaba de publicarse un libro titulado: “Quien Destruyó a PDVSA: Balance de la Gestión de Rafael Ramírez Carreño”, verlo en AMAZON : https://www.amazon.com/Petroleum-Spanish-Fossil-Fuels/s?rh=n%3A13774%2Cp_n_feature_nine_browse-bin%3A3291439011

El valor de este volumen radica en que describe múltiples aspectos de la tragedia que condujo a la ruina a la empresa petrolera del estado venezolano. Representa un verdadero prontuario de la gestión de Rafael Ramírez Carreño en su papel dual de ministro de energía y petróleo y de presidente de PDVSA durante la dictadura de Hugo Chávez y parte del régimen de Nicolás Maduro. Por 10-12 años Ramírez fue el brazo destructor de la empresa petrolera venezolana, siguiendo al dedillo las órdenes del enloquecido Hugo Chávez quien, como un Calígula moderno, iba caminando por las calles de Caracas gritando: "EXPRÓPIESE”, apuntando con el dedo a edificios y complejos comerciales, así como a la estatua de Bolívar, cuya memoria enlodó. 

Hugo Chávez seleccionó a Ramírez para el ministerio y para PDVSA por consejo de Ali Rodríguez, otro de los asesinos de la empresa. La recomendación de Rodríguez se debía a su estrecha amistad de guerrilleros con el padre y el tío de Ramírez Carreño. Esta violación de la meritocracia y las órdenes cada vez más grotescas de Chávez llevaron al despido de miles de gerentes y técnicos de la empresa y a su remplazo por cinco veces más empleados, una marabunta de reposeros y oportunistas. Los resultados de este abuso de poder no se hicieron esperar: la producción comenzó a bajar mientras las paradas de refinerías se incrementaban y los derrames petroleros se hacían rutinarios. Las contrataciones comenzaron a hacerse sin licitación, contratos dados a dedo a Ruperti, bolichicos, amigos y familiares de los chavistas. A pesar del inmenso ingreso petrolero registrado durante esa etapa la ineficiencia y la corrupción de Ramírez Carreño y sus amigotes sirvieron para endeudar a la empresa en unos $150.000 millones (deuda externa más deuda interna). PDVSA llegó a la vergonzosa situación de tener que recibir préstamos en bolívares del Banco Central para poder pagar sus compromisos internos. Las ganancias de la empresa se fueron reduciendo a aquellas derivadas del cambio monetario, no a la operación específica de producir y vender petróleo, hasta que llegó al colapso. Durante su presidencia de PDVSA Ramírez Carreño abjuró de sus responsabilidades como gerente, declarando que él no era un gerente petrolero sino un político y diciendo que quien no fuera chavista sería sacado a golpe limpio de la empresa. El robo y el despilfarro durante su período fue inmenso y, hoy en día, su entorno ha sido indiciado de robo y lavado de dinero y algunos de sus integrantes, incluyendo sus familiares, han sido apresados o están siendo activamente buscados por la justicia internacional.

El libro consta de 12 capítulos que describen todos los aspectos de la tragedia de la empresa en manos de Ramírez Carreño. Este es el prólogo que yo escribí para resumir su contenido.  

                                    PROLOGO

                                Gustavo Coronel

Este volumen que damos a conocer a la opinión pública venezolana y a todos los estudiosos de la industria petrolera y de los fenómenos de corrupción a nivel mundial ha sido el producto de un grupo de gerentes y técnicos petroleros  quienes desean contribuir con este esfuerzo al conocimiento, enjuiciamiento y castigo de una pandilla de aventureros que – en el transcurso de los 20 años de este siglo – ha conducido a la ruina a  la empresa  PDVSA.

La ruina de PDSVSA ha significado - dada la importancia del petróleo en la vida económica y social del país – el colapso de la nación venezolana. Este ha sido un crimen de magnitud nunca vista antes en Venezuela y pocas veces vista en la historia de las naciones. Debido a ese crimen una nación que hace 50 años se encaminaba segura al primer mundo se ha visto reducida hoy a los niveles de los más pobres países del planeta. En nuestra región, Venezuela, país que en la década de los 60 disfrutaba de una calidad de vida superior a Chile, Uruguay, Costa Rica y otras naciones latinoamericanas, se encuentra hoy en día al nivel de Haití y continua en descenso.

Esta tragedia venezolana del siglo XXI tiene nombre y apellido, no llegó por vías difusas o misteriosas. Los dos grandes culpables de la debacle han sido Hugo Chávez Frías y Nicolás Maduro, quienes han ocupado la presidencia del país durante estos años, convirtiendo la democracia  venezolana en un festín de muerte, hambre y represión. Esto dos hombres, esencialmente ignorantes e indigestos de ideologías fracasadas  se convirtieron en títeres del castrismo, entregándole el país al régimen cubano. . 

En un acto de traición sin precedentes el  par de tiranuelos semi- analfabetas transfirieron mucha de la riqueza petrolera venezolana a la Cuba castrista, rodeándose de una pandilla de incondicionales y estructurando una política de limosnas que les permitió captar adeptos para consolidarse en el poder. Pretendiendo terminar con la pobreza a realazos terminaron ahondándola. Hoy en día la miseria y la desesperanza han sentado su imperio en el alma de los venezolanos.

Entre los más notorios nombres de los lugartenientes de Chávez y, parcialmente, de Maduro, hasta que fue expulsado del régimen,  está el de Rafael Ramírez Carreño, quien fue ministro de Energía y petróleo y, en paralelo, presidente de Petróleos de Venezuela por 10 largos años, entre 2004 y 2014 y titular del ministerio del sector por doce años, entre 2002 y 2014. Este personaje ha llegado a simbolizar los años más negros de nuestra historia, años en los cuales el país despilfarró o permitió el robo, el mal uso o la entrega a países y líderes extranjeros cómplices  de una suma difícil de calcular pero que se estima en no menos de un millón de millones de dólares, es decir: $1.000.000.000.000,  Un 1x10 a la doce. En otras palabras, la pandilla chavista mal utilizó una suma que es unas 80 veces superior a la utilizada por el Plan Marshall para recuperar la Europa de la post segunda guerra mundial.    

Este volumen está dedicado a documentar esta tragedia y ha seleccionado el nombre de Rafael Ramírez Carreño como el más causante más representativo de la debacle. Creemos que ninguno de quienes escriben en este volumen lo conocen personalmente (ni desean conocerlo). Ninguno de los autores de este volumen tiene nada en su contra a título personal, pero todos rechazan  lo que lo que él ha representado como artífice de la tragedia venezolana. 

Junto con Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Tareck El Aissami, Jorge Giordani, Nelson Merentes, Vladimir Padrino López y unos 600-800 otros nombres de cómplices destacados, Rafael Ramírez Carreño integra la lista de lo que pudiéramos llamar los candidatos a un Núremberg criollo, un juicio ejemplarizante que permita enviar un mensaje al país: el crimen no paga.

El  volumen contiene doce capítulos.

En el primer capítulo Sergio Sáez ofrece al lector una semblanza de quien es el personaje. De donde sale, cuales son los contactos que le permiten ir escalando posiciones en un nuevo reinado chavista donde el tuerto es rey. En el segundo capítulo Héctor Riquezes nos habla del modelo meritocrático que fue la base del éxito de PDVSA en sus primeros años y de cómo este modelo se resquebrajó con la llegada del chavismo y , en especial, con la llegada de Rafael Ramírez Carreño a su presidencia, durante la cual la entregó por completo en manos del proyecto político del paracaidista. En el tercer capítulo Víctor Poleo habla de los antecedentes burocráticos de Rafael Ramírez Carreño, de cómo utilizó contactos y astucia para ponerle la mano a PDVSA.  El cuarto capítulo, cuyo autor es Allan Brewer Carías,  narra de manera muy detallada y con impecable lógica la manera como el chavismo fue destruyendo el basamento legal que permitía a PDVSA ser independiente, para transformar la empresa en un instrumento ciego de la ideología castro-chavista, describiendo como se fue abrumando a PDVSA con tareas no medulares y de cómo se prostituyó el concepto de nacionalización.  En el quinto capítulo Gustavo Coronel analiza el trágico espectáculo de un gerente del estado poniendo a su empresa en manos de un tirano, traicionando así su misión suprema de trabajar para salvaguardar los intereses de la Nación. En el sexto capítulo Miguel Lara y José Gregorio Aguilar describen como Rafael Ramírez y su principal protector, Ali Rodríguez, aprovecharon el déficit eléctrico existente en el país para planificar un estado de emergencia que le permitiera junto a sus amigos, en especial Nervis Villalobos, cometer toda clase de irregularidades técnicas y financieras.  El séptimo capítulo, cuyo autor es Nelson Hernández, analiza la situación del sector energético venezolano y como la tribu de Ramírez logró controlar ingresos petroleros para beneficiarse, gracias  a la fusión de un ministro supervisor y de un gerente supervisado en una sola persona.

El octavo capítulo, escrito por Sergio Sáez, describe los numerosos fraudes financieros en los cuales participó Rafael Ramírez, para ayudar el proyecto político chavista y ayudarse a sí mismo.  es dedicado En el noveno capítulo Rómulo Estanga narra la tragedia de Amuay y se establecen las responsabilidades administrativas y técnicas de Rafael Ramírez y su grupo.

El décimo capítulo, escrito por Horacio Medina y Eddie Ramírez narra el acoso llevado a cabo por la PDVCSA de Rafael Ramírez en contra de la Gente del petróleo.  La protesta de gerentes y técnicos de PDVSA en contra de la politización de la empresa llevó al despido de más de 20.000 técnicos y gerentes de PDVSA, acto grotesco que inició el colapso operacional, financiero y gerencial  de la empresa. En el capítulo once Gustavo Coronel enumera y describe los casos más notables de corrupción en PDVSA que pueden ser directamente atribuibles a la presidencia de Rafael Ramírez Carreño, de cómo la inmensa masa de dinero ingresada al país fue despilfarrada o sustraída por la pandilla chavista.  En el doceavo capítulo Rafael Gallegos nos habla de cómo Ramírez Carreño demolió la empresa, mediante la utilización de una abusiva estrategia de dominio, la cual incluyó la expulsión de los gerentes y técnicos  de la empresa y la eliminación de las herramientas de control gerencial, lo cual dio  paso a una loca carrera hacia la ruina.

Cada capítulo es escrito por sus autores desde su perspectiva, en su estilo y bajo su responsabilidad. Cualquier error será corregido, cualquiera apreciación que se pruebe injusta será modificada y las correspondientes excusas serán proporcionadas. El objetivo fundamental de este volumen es denunciar el inmenso crimen cometido por gente como Rafael Ramírez Carreño y sus cómplices en contra de la nación venezolano, a fin de que el país tenga en sus manos instrumentos para proceder, si ello, fuese lo indicado, al enjuiciamiento y eventual castigo de los malos venezolanos que destruyeron su industria petrolera.

 


jueves, 29 de abril de 2021

Aristóbulo Istúriz no se parecía en nada a Simón Rodríguez.

 

MADURO MIENTE



Con motivo del fallecimiento de Aristóbulo Istúriz el narco payaso Nicolás Maduro ha dicho que “era lo más parecido a Simón Rodríguez”. No hablaba de similitud física sino de similitud espiritual y de comportamiento. Como buen discípulo de los castristas, Maduro miente con entera desfachatez, despreciando el hecho que los venezolanos – aún aquellos quienes escriben en APORREA -  sabemos que miente. En https://www.aporrea.org/educacion/a302039.html una educadora chavista dice: “Aristóbulo fue parte de la política que nos ha llevado a la destrucción de las condiciones de existencia de los y las que vivíamos únicamente de nuestro trabajo. Adiós Aristóbulo, no fuiste uno de los nuestros”.

Deseo comenzar por decir que ni me alegra esa muerte ni me siento apenado por ella. Respeto el dolor de quienes lo quisieron pero pienso que su comportamiento fue funesto para Venezuela. Lo vi en un video de enero de este año y me impresionó su aspecto, ya que tenía tiempo sin verlo. Este Istúriz que vi en pantalla era un hombre casi obeso, sin cuello aparente, con alguna dificultad respiratoria.  Nada parecido al Istúriz muy delgado, con energía rebosante, de su era de demócrata. Este video me mostro a un  Istúriz, muy diferente al que fue alcalde de Caracas.

En que se diferenció Aristóbulo Istúriz de Simón Rodríguez?

1.    Rodríguez no solía mentir. Era sincero hasta el extremo de ser rudo y ello le causó graves problemas con la gente a quien hubiera podido ayudar, como Sucre y el mismo Bolívar, después de la guerra de independencia. Aristóbulo Istúriz era mentiroso. El 9 de Agosto de 2016 dijo que “En Venezuela no hay gente que no sepa hablar ni escribir”, en referencia a la llamada Misión Robinson, la cual habría – según Chávez y él – eliminado el analfabetismo en Venezuela. Ver: https://historico.prodavinci.com/blogs/venezuela-libre-de-analfabetismo-que-es-lo-que-dicen-las-cifras-de-unesco-prodavincidatos/. Declaró a Venezuela como país libre de analfabetismo. Mentía descaradamente por dos razones. Una, que UNESCO  había establecido años atrás, en 2002, que el porcentaje de alfabetización de Venezuela antes de la llegada de Chávez al poder ya era de un 91% +. Esa alta  tasa era debida en gran medida a la actividad de Fe Y Alegría en el país. El censo nacional venezolano, hecho en 2011 ubicó los niveles de alfabetismo en 95,1%, para la población de 10 años y más, por lo que la tasa de analfabetismo correspondía al 4,9%. Esto implica que para ese año había en Venezuela 1.101.706 personas que no sabían leer ni escribir. Istúriz mentía.

Según dice el informe de ProDaVinci arriba citado: “En 2008, Francisco Rodríguez y Daniel Ortega publicaron su trabajo de investigación titulado ¿Libre de analfabetismo? Una mirada cercana a la campaña de alfabetización Robinson de Venezueladonde estudiaron los resultados del programa de alfabetización de la Misión Robinson. Usando datos oficiales de las encuestas hogares venezolanas, que incluyen auto-reportes en alfabetización, Ortega y Rodríguez encontraron que la  Misión Robinson tuvo efectos muy pequeños sobre el nivel de alfabetización, consiguiendo incluso que, en varias de las estimaciones que realizaron, el efecto era estadísticamente indistinguible de cero.

En sus estimados más optimistas, los autores calcularon que el número total de personas que aprendieron a leer y escribir como resultado del programa sería de 48.327, un número muy alejado del millón y medio que ha dicho el gobierno nacional”.

 

2.    Simón Rodríguez era un educador a tiempo completo, quien dejo obra escrita sobre su dedicación a la enseñanza. Nunca tuvo veleidades políticas y, al contrario, lo que puede llamarse su fracaso público tuvo que ver con sus constantes enfrentamientos con el sector político. Istúriz fue un político a tiempo completo, un hombre dedicado defender el poder en aras del poder, un manipulador político que pasó por ministerios, por gobernaciones, por alcaldías, hasta por la vicepresidencia del país, gracias a su entrega total a un proyecto dictatorial y anti-educativo. Istúriz decía, por ejemplo,  que “el día que eliminemos el control de cambios nos tumban”. Es decir, el reconocía que el control de cambios y su manejo corrupto  por el gobierno era lo que los mantenía en el poder. Sin embargo, lo apoyaba, dado que él era parte de la mafia que controlaba el poder. ¿ En que se parecía esta actitud a la de Simón Rodríguez? Istúriz fue un cómplice. Rodríguez fue un rebelde perenne.

 

3.    Simón Rodríguez fue un hombre honesto, murió en Perú en la mayor pobreza, con la ropa que llevaba puesta. Istúriz no fue un hombre honesto. Como ministro de educación dio contratos por millones de dólares a una empresa corrupta, de comprobada acción ilegal, como fue el caso de Banvalor. Sus socios en esa operación han sido declarados terroristas en USA, ver: https://resistenciav58.wordpress.com/2016/02/21/socio-de-aristobulo-isturiz-en-lista-negra-de-usa-por-actividades-terroristas-%E2%96%BA/

 

Los Panamá papers han descrito las actividades delictivas de esta empresa socia de Istúriz, ver: https://www.cuentasclarasdigital.org/2016/04/papelespanama-confirma-trama-de-corrupcion-de-los-castillo-bozo-y-banvalor/

 

 

 

4.    Simón Rodríguez nunca promovió el culto a la personalidad. Al contrario, era un gran demócrata y un fiel creyente y gran campeón de la igualdad. Decía que solo una república podía crear buenos ciudadanos. Por lo tanto, mal podría Rodríguez promover dictaduras. En cambio Istúriz fue un vasallo de Chávez, uno de sus principales colaboradores en la tarea de someter al país a un régimen militarista y arbitrario. Fue un vulgar cachorro de Chávez y, peor aún, un incondicional del régimen de Maduro.

 

                                          EN RESUMEN

Istúriz promovió las ideas dictatoriales de Chávez

Convirtió la escuela venezolana en un centro del culto a la personalidad

Promovió currículos educativos que eran fuentes de adoctrinamiento para crear vasallos, no ciudadanos

No fue un educador, fue un político que puso la educación al servicio de un proyecto político. Esto es delincuencia.

 

Aristóbulo Istúriz no se parecía en nada a Simón Rodríguez.

Ni Chávez a Bolívar o a Betancourt.

Ni Rafael Ramírez a Rafael Alfonzo Ravard.

Ni Nelson Merentes a Andrés Germán Otero,

ni Iris Varela a Elio López Grillo,

ni Isaías Rodríguez a Mariano Picón Salas.

La gavilla de ladrones y narcos que hemos tenido en el poder en el siglo XXI no puede jamás compararse con la Venezuela significativamente luminosa que tuvimos en el siglo XX.

 

Maduro miente y yo le doy una patada por el fundillo.  


martes, 27 de abril de 2021

200 años sin un país de ciudadanos. Será posible tenerlo en el siglo XXI?

 

TENEMOS MÁS DE 200 AÑOS PENSANDO EN CREAR BUENOS CIUDADANOS: ¿LO LOGRAREMOS ALGÚN DÍA?



                                   PIONEROS DEL SIGLO 19.

Ya en 1797, hace más de 200 años,  circulaba clandestinamente en Caracas un documento llamado “Derechos del Hombre y del Ciudadano con varias Máximas republicanas”. Su posesión había sido prohibida por la Real Audiencia de Caracas en Diciembre de ese año, so pena de muerte. En ese documento se decía que la monarquía debía terminar pero, más importante, se decía que la población debía experimentar un cambio de mentalidad, no solo material sino moral. Era necesario, decían: “regenerar las costumbres”. El documento abogaba por la instalación de una república ya que “en las monarquías el poder residía en una sola persona y el progreso se debía a la adulación, mientras que una república sería manejada por  ciudadanos virtuosos”.

El documento hablaba de lo que hoy llamaríamos meritocracia. El concepto de virtud cívica era fundamental.  Sin embargo, 200 años después vemos como en el llamado socialismo del siglo XXI sus adherentes consideran este concepto de la meritocracia como una mala palabra.

Agregaba el documento: “en la tradición republicana la noción de virtud cívica va ir emparejada a la disposición del ciudadano de anteponer el interés público antes que el individual….  La ignorancia es el mayor mal de un pueblo: ella es la que le hace crédulo, supersticioso, incapaz de conocer las verdades esenciales, y la que le somete a la astucia de los gobiernos opresivos. Cuando un pueblo ha llegado a este punto de estupidez, es muy fácil inspirarle cualquiera pasión y hacer que él mismo se imponga el yugo de la esclavitud por principios: por esto los déspotas y los ambiciosos, se aplican singularmente a eternizar esta impericia, tanto más funesta, cuando se opone a los progresos del entendimiento, por el fanatismo que fomenta, y por la ceguedad que perpetúa”. Estos párrafos están hoy más  vigentes que nunca.

 

La rebelión de Gual y España se inspiró en este y  otros documentos para justificar su acción, la cual los condujo al cadalso, no sin antes sembrar el anhelo por la creación de ciudadanos en el alma de otros venezolanos.  Entre quienes recogen las banderas de la ciudadanía está  un hombre excéntrico, difícil de carácter y poco comprendido llamado Simón Rodríguez. Este hombre, quien fue tutor de Bolívar a pesar de tener edad parecida, fue un enamorado de la educación popular, de la igualdad para todos y de la creación de ciudadanos activos para poblar los nuevos países independientes de las Américas. En 1824 Bolívar lo llamó para que fuera al Alto Perú como Director de Educación Pública, donde desarrolló algunas de sus ideas novedosas sobre educación. Sin embargo, Sucre no pudo trabajar con él. Dijo: “Rodríguez es de cabeza alborotada con ideas extravagantes…. diferentes veces le he pedido que me traiga por escrito el sistema que él quiere adoptar, para que me sirva de regla, y en ocho meses no lo ha podido presentar”. Ese desencuentro con Sucre le hace renunciar y, desde ese momento hasta su muerte, ocurrida en Perú en la mayor miseria,  trabajará en solitario, exponiendo sus ideas, escribiendo de una manera muy particular, por ejemplo:

Como se podrá ver, Rodríguez decía acertadamente que la educación genera “costumbres”, las cuales  -a su vez – forman una educación social generadora de una autoridad pública (república)  y no de una autoridad personal, lo cual sería dictadura. Agregaba Rodríguez en 1849: “Sólo la EDUCACIÓN! impone OBLIGACIONES a la VOLUNTAD. Estas OBLIGACIONES son las que llamamos HÁBITOS” (Rodríguez 1849; el uso de mayúsculas es de él).  



En esos mismos años Andrés Bello desarrolló sus conceptos sobre educación de manera más clásica y menos controversial que Rodríguez pero no menos orientada a la creación de ciudadanos. Sobre su labor se ha dicho que más que un buen maestro que enseñaba Bello fue un gran maestro que inspiraba. Decía: "La educación, este ensayo de la primera edad, que prepara a los hombres para desempeñaren el gran teatro del mundo el papel que la suerte les ha destinado, es la que enseña los deberes que tenemos para con la sociedad como miembros de ella, y la que tenemos para con nosotros mismos, si queremos llegar al mayor grado de bienestar de que nuestra condición es susceptible. Procurar bienes y evitar males al individuo y a sus semejantes es el objeto que nos proponemos al formar el corazón y el espíritu de un hombre, y, por consiguiente, podremos considerar la educación como el empleo de las facultades más a propósito para promover la felicidad humana." Y agregaba: “El carácter distintivo del hombre es la susceptibilidad de mejora progresiva”, idea que veremos después repetida por Augusto Mijares.

 Bello atribuía a la educación un papel fundamental para “la moralidad y la prosperidad, esto es, para la civilización de las naciones…en la cual  ocupen un primer lugar las grandes verdades morales, el homenaje del corazón, y el ejercicio habitual de la justicia y de la beneficencia."

Un poco más tarde aparece un tercer campeón de la educación ciudadana en Venezuela, Cecilio Acosta. Para este hombre sencillo, de costumbres monásticas y austeras, la educaciónes fundamental si el pueblo ha de intervenir con su autoridad y consejo en la discusión de los intereses públicos, en la difusión y afianzamiento de la opinión general, en la marcha y progreso del Gobierno, en la ilustración de las cuestiones nacionales, en la formación y reforma de las leyes, en el movimiento eleccionario, en la renovación de los empleados, y en todo cuanto sea de provecho del común; es preciso que sea compuesto, no solo de ciudadanos, para que resulten excluidos los que no lo son, sino también de ciudadanos que sean y puedan llamarse «buenos»; calificación que se hace necesaria agregar, a lo menos mientras los hombres no sean más ilustrados y virtuosos que lo que son hoy ….. ¿Quiénes son los buenos ciudadanos? Lo son, sin duda: los labradores, trajinantes, mercaderes, artesanos, hombres ocupados, en fin. Buenos ciudadanos que tienen propiedades resultado de su esfuerzo y trabajo”. Para Cecilio Acosta el buen ciudadano  es aquel que trabaja, el hombre ocupado. Su énfasis es en la educación primaria, la de los primeros años y, en este énfasis sobre los primeros años del ser humano, ya intuye lo que la neurociencia diría sobre las edades en las cuales el ser humano está más abierto al aprendizaje. Dice Acosta: “Una nación no puede existir sin principios de sociabilidad…  mucho menos puede existir sin buenas costumbres” y es en los primeros años en  los cuáles esas buenas costumbres pueden ser mejor inculcadas.

                                    

                             MAESTROS DEL SIGLO XX

En el siglo XX hay ilustres venezolanos para quienes la educación en valores es esencial y luchan por implantarla, entre ellos: Luis Beltrán Prieto Figueroa, Mario Briceño Iragorry, Mariano Picón Salas, Augusto Mijares. Mijares en especial, fue un gran campeón de la educación ciudadana, con un enfoque optimista sobre las posibilidades del venezolano. Propone la educación en valores, basada en los ejemplos de los ciudadanos venezolanos virtuosos, de manera que ellos y ellas puedan ser imitados. Escribe estas bellas palabras: “Lo verdaderamente característico del hombre y de las sociedades humanas es que en él y en ellas lo que es y lo que debe ser forman un complejo indestructible. Todo hombre es su yo y las posibilidades de su yo, a un mismo tiempo; toda sociedad humana es, simultáneamente, lo que existe y lo que debe venir, un conjunto de limitaciones concretas y un emerger de fuerzas que pugnan por romper esas limitaciones; una realidad y una utopía. (Mijares, 1971).

Mijares cree ver en la riqueza no ganada del petróleo la razón de nuestras carencias como buenos ciudadanos. Dice: “Y aquí está el punto central de la cuestión: no puede esperarse mucha altura moral de quienes se rigen por la ley del mínimo esfuerzo... La confirmación más clara de que se rehúye por principio, ejercer la voluntad la tenemos en la pedagogía moderna. Si analizamos los profusos programas de educación del niño, encontraremos una cantidad inmensa de objetivos y de técnicas, pero apenas se hace referencia alguna a la formación de la voluntad. Palabras tan elementales como "disciplina", "virtud" o "deber" han desaparecido por completo en el vocabulario pedagógico moderno: ocupan su lugar los términos "estímulo", "motivación", "realización" u otros parecidos... El mundo en el que hoy vivimos favorece muy poco el ejercicio de la razón y de la voluntad: es el reino de las sensaciones que nos arrastra a todos en su dinámica. Como es bien sabido, vivimos hoy en la cultura de la imagen cuyo fin no es ejercer la reflexión y el discernimiento, sino suscitar reacciones más o menos instintivas... El hombre de hoy tiende a comportarse como un mecanismo de deseos que se puede tentar, dirigir y manipular a través del mundo de sensaciones y de imágenes en que vive sumergido. (Mijares, 1998c).

 

EN EL SIGLO XXI TODAVÍA SOÑAMOS CON LA BUENA CIUDADANÍA

A pesar del brillo y los esfuerzos de muchos venezolanos en el campo de la educación las violentas oscilaciones políticas, tanto en tiempos de dictadura como en tiempos de democracia, han atomizado los esfuerzos por educar a los venezolanos en valores. El  liderazgo político venezolano, con contadas excepciones a lo Gallegos, Betancourt, Leoni, Caldera I y los fugaces destellos de estadista de Carlos Andrés Pérez, ha sido mediocre. El populismo y la riqueza fácil que ha promovido un “mínimo esfuerzo” entre los venezolanos  ha llevado al país a su situación actual,  a la cola de la región latinoamericana. Hasta ahora, el siglo XXI se perfila como el peor de los tres siglos que hemos mencionado en materia de calidad ciudadana, sobre todo al comparar la realidad con lo que hubiera y debido ser, un siglo en el cual el ejemplo de otros países es bien conocido.

Por ello, es necesario luchar con redoblado empeño para revertir esta carrera al fracaso y considerar la educación ciudadana como la base fundamental de una nueva Venezuela.  A eso apunta nuestro proyecto llamado Fábrica de Ciudadanos, el cual puede verse en detalle en:  http://petroleumag.com/cinco-aseveraciones-y-un-plan-de-accion/

lunes, 19 de abril de 2021

COMO MI ESPOSA ME ENSEÑÓ A SER MEJOR


En una placita de Saint Johns,  Newfounland, 2019. 


Augusto Mijares decía que todo hombre es su yo y las posibilidades de su yo.  Una bella y verdadera frase.

Todos los seres humanos somos perfectibles y pasamos la vida entera tratando de llegar – en el mejor de los casos de manera asintótica -  al ideal de nuestra perfección. Por supuesto, es tan largo ese camino como breve es el tiempo.

 Así lo decía el poeta inglés Chaucer: “Breve es la vida, que lento el arte de aprender (The life so short, the craft so long to learn….).

En nuestro camino a ser mejor no mucho tienen el éxito deseado. Sin embargo, lo  maravilloso es el intento.

En ese viaje somos ayudados, asistidos, esperanzados, animados, por nuestros padres, familiares, amigos, maestros. Lo que somos en un momento dado representa la suma total de los esfuerzos de nuestros mentores y de nuestro éxito en asimilar  sus enseñanzas. Quizás el más poderoso de nuestros aliados en esa carrera hacia la perfección es el que pasa inadvertido, quizás porque lo tenemos muy cerca, a nuestro lado y porque ese apoyo es, de noble manera, dado en silencio y sin que la persona apoyada lo perciba.

Esa es la historia maravillosa de la manera como mi esposa Marianela me ayudó a ser mejor. Por 62 años vivimos juntos, desde que nos casamos en la iglesia de Chacao hasta que ella murió en su sueño y a mi lado, en Virginia. Fue un viaje extraordinario, largo e intenso, lleno de aventura, peligros, alegrías las más, tristezas las menos, un viaje en el cual fuimos compartiendo toda una rica gama de relaciones humanas que va desde el ser amantes, a ser esposos, compañeros, hermanos, amigos y finalmente indispensables el uno para el otro, como siameses fundidos en una sola persona. Esto último es tan cierto que hoy en día, con ella fallecida, puedo asegurarles que siento aún su mano en la mía cuando camino  bajo el amable sol de la primavera. No estoy solo.

El matrimonio es un proceso de mutuo aprendizaje y entre la gente buena se caracteriza por ser un torneo perenne de pequeñas y grandes cortesías. Es preciso hacerle saber a la pareja que él o ella son parte integral y fundamental del matrimonio y que cada uno necesita constante apoyo material y espiritual del otro. Esto fue lo que Marianela y yo fuimos tejiendo año tras año.

 Marianela fue mi maestra en muchos aspectos de la vida que el hombre suele pensar sin importancia. En mi caso personal, siempre he sido muy laborioso intelectualmente pero un tanto flojo para lo físico, a pesar de que elegí una carrera, la geología, que exige gran esfuerzo físico desde pequeño. Mi profesión de geólogo me ayudó mucho a combatir esa tendencia a la flojera, porque rápidamente debí acostumbrarme a caminar entre 10 y 20 kilómetros diarios en las tareas de la profesión. Pero, en mi vida doméstica siempre me pareció deseable dejar para pasado mañana lo que pudiera haber hecho mañana: ir a la tintorería, la cita con el odontólogo, el mantenimiento del auto. Prefería discurrir con los amigos sobre la geopolítica y sobre los asuntos filosóficos que son por su naturaleza insolubles, en lugar de enfrentar los asuntos reales de todos los días, relacionados con la educación de los hijos, el problema del aseo urbano en nuestro vecindario y las fallas de agua o de la electricidad. Allí fue que encontré una maestra en Marianela. Ella hacía lo que había que hacer, en el momento en el cual ello debía  hacerse. Así lo hizo por 62 años. Y ver su ejemplo me fue transformando. Yo admiraba esta constancia, esta disposición de Marianela para actuar y así se lo manifestaba, Pero ella me decía, una y otra vez, que ella era tan “floja” como yo, pero que estaba decidida a hacer, sin vacilar, lo que era necesario hacer.

Y esto para mí fue una lección continua de vida. Hoy, sin ella, conservo las mismas lánguidas inclinaciones a dejar las cosas para mañana  pero su ejemplo y su enseñanza me llevan a actuar como ella. Ataco las tareas del hogar como ella lo hubiera hecho. Nunca me imaginé que llevar a cabo las tareas domésticas fuera tan exigente, un asunto de nunca acabar. Cuando los platos están limpios ya es el momento de lavar la ropa, y la blanca y la de color por separado.   

Marianela tuvo que posponer indefinidamente aspectos de realización individual para hacerme la vida más feliz y despreocupada.   Ella me decía: hubiera querido ser arquitecta y lo cierto es que hubiera sido excelente profesional de esa hermosa disciplina. Nuestra casa en el campo, en Sabana del Medio, en Carabobo, donde fuimos felices por 10 años, fue concebida y parcialmente ejecutada por ella, con un grupillo de hombres de la aldea, a quienes ella daba instrucciones. Era como la maestra de obras. Lo que sí pudo hacer Marianela  fue irme moldeando a su imagen y semejanza en eso de enfrentar nuestros deberes cotidianos con decisión, día tras día.

Por qué, ¿no es esa la esencia misma de nuestra vida? Creo que he ido un poco más allá del simple aprendizaje de su ejemplo para haberme convertido en una mezcla de lo que soy y de lo que ella era.  Su compasión y su ternura ocupan hoy  una porción importante de mi alma. Hago mis tareas domésticas sin vacilar y hasta puedo cocinar algunos platos básicos. Ella ya no camina a mi lado, camina dentro de mí.


viernes, 16 de abril de 2021

El fraude de la educación chavista: como le mienten a las Naciones Unidas

 

                       Cultivan el odioso culto a la personalidad, envenenando a nuestros niños. 

 En un extenso documento presentado en Viena el 21-23 de agosto de 2017 ante las Naciones Unidas, en el marco de una reunión del Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre la Prevención de la Corrupción, el régimen chavista/madurista se hizo pasar, de manera vergonzosamente fraudulenta,  como un adalid de la lucha contra la corrupción, citando pretendidos e ilusorios esfuerzos de Formación Ciudadana. El contraste entre el contenido de este documento y la realidad venezolana es tan profundo que puede definirse como un fraude de gigantescas proporciones por parte de un gobierno forajido, dirigido a engañar a las Naciones Unidas. El documento puede leerse en su totalidad en:  https://www.unodc.org/documents/corruption/WG-Prevention/Art_13_Awareness-raising_measures_and_Education/Venezuela.pdf.

 

Documentos como este prueban la magnitud del fraude educativo que lleva a cabo el régimen chavista desde  que llegó al poder.  

Los siguientes extractos se acompañan con nuestros comentarios e ilustran el contraste entre las falsedades del régimen y la realidad existente en el país.

 

1.     El pretendido objetivo del programa.

“Proyecto de Formación Ciudadana y Rescate de Valores

La República Bolivariana de Venezuela en aras de aprobar y aplicar la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción ha utilizado diversos medios para concientizar y sensibilizar a la población sobre los efectos y peligros de la corrupción, siendo uno de los medios para lograrlo, fomentar la participación ciudadana…. Es así como el Estado venezolano, apoyado en los diversos Órganos que lo conforman, ha desarrollado una serie de proyectos abocados no solo a la participación de la sociedad en general, sino también a la participación de los Niños, Niñas y Adolescentes. Uno de los órganos que ha contribuido en esta materia es el Consejo Moral Republicano (Poder Ciudadano)  a través del “Proyecto de Formación Ciudadana y Rescate de Valores”, concebido con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Educación… el cual establece la promoción de un conjunto de actividades pedagógicas dirigidas al conocimiento y estudio de la Constitución, el fomento del amor a la patria, las virtudes cívicas y democráticas, los valores trascendentales de la República y la observancia y respeto de los derechos humanos, como un proceso creador de la ciudadanía, tal como lo establece el artículo 274 de la Constitución de la república Bolivariana de Venezuela”.

Nuestro Comentario: El llamado Poder Ciudadano en Venezuela está integrado por el Defensor del Pueblo, el Fiscal General de la República y el Contralor General de la República. Aunque sus objetivos deben ser de auditoria y de supervisión activa de las actividades del Poder Ejecutivo a fin de neutralizar abusos de poder, en la práctica estos funcionarios están al servicio del régimen y sus poderes son utilizados para apoyar, reforzar y legalizar tales  abusos. Los titulares de estos cargos están sancionados por corruptos por los países democráticos del planeta.  

2.                                          El documento dice que: “En el marco de este proyecto se ha realizado la difusión de la Valija Didáctica, recurso que contiene el material educativo necesario para llevar a cabo la capacitación sobre los valores expresados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Durante cinco años (2004-2009) se trabajó con sesenta por ciento (60%) de las unidades educativas dependientes del Ministerio del Poder Popular para la de Educación, las cuales se iban incorporando paulatinamente al mismo. En 2008, se realizó una evaluación del proyecto y los resultados arrojaron que era altamente positivo el trabajo que se estaba haciendo en todo el país, pues se detectaron cambios actitudinales en el estudiantado y, por supuesto, en la comunidad en general.”

Nuestro Comentario. El contenido de la llamada Valija Didáctica muestra un dramático contraste entre lo que allí se propugna y la realidad venezolana. Allí se habla de: Reconocer en la Obra Social del Libertador Simón Bolívar, los principios, valores y virtudes que fueron guía en su vida. · Promover en los venezolanos el interés por los principios y valores esenciales para la convivencia en democracia; sus derechos, garantías y deberes ciudadanos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. · Propiciar la formación cívica y ciudadana en el ámbito familiar, escolar y comunitario dentro del marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. · Fomentar en los funcionarios y usuarios de la Administración Pública, los principios y valores éticos morales que sustentan el servicio público, como parte del desarrollo integral del país. · Impulsar en la praxis diaria, los principios y valores éticos contenidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Nadie en Venezuela  ignora que la educación en Venezuela está lejos de responder a esos objetivos. Al contrario, la memoria de Bolívar ha sido ensuciada y su obra prostituida, a fin de servir los fines populistas de la llamada “revolución bolivariana”. En la Venezuela de hoy se atropella la constitución y el liderazgo político chavista es la antítesis de los principios y los valores éticos y morales, ya que los poderes públicos están en manos de una pandilla de ladrones, narcotraficantes y lavadores de dinero  en los bancos de Andorra, Suiza y otros países complacientes.

3.    Según el documento se llevó a cabo en el país una Consulta Nacional sobre la Calidad Educativa, en la cual participaron nada menos que 7.233.489 “ciudadanos y ciudadanas del país, la cual dio origen al programa existente. Los aportes a este programa han venido, dice el documento, de: “los maestros y las maestras, estudiantes, madres, padres, representantes, obreros, obreras, administrativos, administrativas, cocineras y cocineros de la patria, participantes todos y todas en los congresos pedagógicos (municipales, circuitales y estadales), recogiéndose estas propuestas en el Congreso Pedagógico Nacional realizado en Julio de 2016”.  Uno se pregunta porque solo el aporte de cocineros y cocineras y no de limpiadores y limpiadoras o de  choferes y choferesas.

4.                El documento dice estar basado en componentes éticos que brillan por su ausencia en el ejercicio de las funciones del régimen: la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político, la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y el bienestar del pueblo. Esta pretensión configura un inmenso fraude y un insulto a la inteligencia de los funcionarios de las Naciones Unidas, quienes saben bien que ninguna de estas características prevalece hoy en una Venezuela martirizada.

5.                El documento es un monumento al mal gusto gramatical. Véase este ejemplo: “Las y los estudiantes de primer año son de los más sensibles a las posibilidades de exclusión. En ellos y ellas se combinan los retos y traumas de la pubertad con el cambio de la escuela de una sola maestra o de un solo maestro al liceo con varios profesores y profesoras  y materias, de ser los más grandes de la escuela a convertirse en los más pequeños del liceo. Esto los y las convierte en fáciles blancos y por tanto requerimos de un esfuerzo por integrarlos e integrarlas y para que los y las grandes se conviertan más bien en protectores de los más pequeños y las más pequeñas, este es uno de los sentidos de la recién estrenada figura del preparador y la preparadora estudiantil.

Es imposible ser más ridículos y ridículas.

6.    El documento define así a la patria: “La Patria para nosotros es la reivindicación de nosotros mismos y de nosotras mismas, en nuestro paisaje, nuestra identidad, con nuestra historia y nuestra diversidad como pueblo. La Patria existe en la dignidad de ser venezolanas y venezolanos, en la fuerza ética que nos permite pararnos sobre nuestros propios pies, para abrirnos a la convivencia y la solidaridad con otros pueblos y enfrentar a quienes han pretendido, pretenden o pretendan sojuzgarnos o dominarnos”.  

Contrasta esta definición con lo que es la patria chavista hoy, una patria de rodillas, con una población sometida a la humillación, dominada por una pandilla de malhechores merecedores de prisión perpetua y tutelada por el castrismo cubano

7.                   El documento pretende definir al régimen como defensor del planeta. Dice: La destrucción del planeta a manos de la voracidad de un sistema de producción y consumo que privilegia las ganancias y la mercantilización y que ha derivado en el cambio climático, la contaminación de las fuentes de agua, la depredación de los recursos, entre otros fenómenos contemporáneos, dan cuenta de una situación global que pone en peligro la continuidad de la vida en el planeta y particularmente la continuidad de la especie humana. La preservación de la vida y de la especie exige una nueva visión de desarrollo que cuestione esos modelos de producción y consumo, que considere la superación de las desigualdades y que plantee cambios económicos, sociales y culturales

Leer esto indigna porque sabemos lo que está ocurriendo en el sur del Orinoco, el llamado Arco Minero, lo que ocurre en los lagos venezolanos, en las ciudades abrumadas por la basura y por la carencia de agua, lo que ocurre en los campos petroleros donde reinan los derrames y la quema del gas en la atmósfera. El desastre ecológico venezolano que ha generado el chavismo nos coloca en la cola de los países de la región. Hoy estamos al nivel de Haití.

8.    El documento habla del objetivo de fomentar en los estudiantes, la participación ciudadana en el ejercicio del control de la gestión universitaria, la solidaridad y el compromiso con las comunidades, introdujo como requisito obligatorio para la obtención de cualquier título de pregrado la realización de 120 horas académicas de Servicio Comunitario, en un lapso no menor a tres (3) meses, con la intención de reforzar la integración de la universidad con su entorno social, a fin de contribuir con el bienestar y desarrollo sostenible de las comunidades, así como incentivar en los jóvenes el ejercicio de la contraloría social y ciudadana. Es así como se decretó la Ley de Servicio Comunitario del Estudiante de Educación Superior, Publicada en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N.° 38.272, de fecha 14 de septiembre del 2005”.

Un examen de las fuentes existentes en Internet sobre este tema no ha podido encontrar una sola evaluación cuantitativa o cualitativa sobre esta ley. Solo existe información sobre sus aspectos legales. ¿Qué ha sucedido?  ¿Cómo se ha aplicado?  ¿Ha sido una herramienta de adoctrinación?

 

UN REGIMEN CRIMINAL Y MENTIROSO

El examen de este documento evidencia el fraude de la educación chavista, el cual se suma a las muertes por represión, a las muertes por hambre, por exilio forzado, por corona virus sin vacunas, por carencia de servicios públicos, por manejo doloso de los dineros públicos, por la entrega de nuestras riquezas a Cuba, Nicaragua, China, Rusia y otros países para configurar un inmenso crimen contra los venezolanos.

 

NO HAY SOLUCIÓN PACÍFICA, LA SOLUCIÓN ES  LA REBELIÓN

Habrá que insurgir para restituirle a Venezuela su decoro y a la población sus derechos a una vida decente. No es que lo que queramos  así, es que esa es la única vía digna posible. Venezuela sufre y muere cada día que esta gentuza chavista  permanece en el poder.

Y cada día que pase sin que la rebelión se lleve a cabo costará más muertes, más sufrimientos, más humillaciones.