Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

jueves, 13 de diciembre de 2018

La absurda muerte de Nelson Martínez



 “Falleció desafortunadamente por complicaciones cardíacas, tenía ya días, tiempo, siendo atendido en el Hospital Militar por instrucciones precisas del presidente, Nicolás Maduro”.
Diosdado Cabello

Así informó al país Diosdado Cabello sobre el fallecimiento de Nelson Martínez, ex-ministro de Energía y Petróleo y ex-presidente de CITGO y de PDVSA. Este alto funcionario del régimen chavista estaba preso por instrucciones precisas del mismo Maduro desde hace más de un año, sin que se le siguiese un proceso. Preso, sin que el país supiese exactamente de que se le acusaba, ya que los escuetos detalles que se conocen no permiten tener una clara razón para su confinamiento. Según lo que hemos leído el Sr. Martínez falleció de complicaciones múltiples cardíacas y renales y de una septicemia. Esta causa de muerte sugiere negligencia en el tratamiento de su aflicción.  
Llama la atención lo que dice Cabello, como si ello fuera garantía de eficiencia: “estaba siendo atendido en el Hospital Militar por instrucciones precisas del presidente, Nicolás Maduro”.  En nuestro triste y arruinado país parece ser necesario que la persona sea del interés del llamado presidente Maduro para ser atendida.  
 Todo parece ser así. Se pagará la jubilación a los ancianos por órdenes del presidente. O llegarán los perniles a Maracaibo por instrucciones del presidente, quien está encargado personalmente de la gestión porcina. Y esto no es nuevo. Ya Chávez decía, cuando la situación del país se derrumbaba bajo su grotesco caudillismo, que “se encargaría personalmente de la situación”, a fin de hacerle creer al país que todo se compondría.
Lo cierto es que Nelson Martínez, con o sin instrucciones precisas del payaso de Miraflores, fue mal atendido en el hospital y se murió, otro muerto más de los centenares que se le pueden achacar directamente al ilegítimo bufón que se sienta en Miraflores.
Esto pasa a diario en el sufrido país que es Venezuela, pero que pase con sus propios ministros y altos funcionarios es algo de demuestra el grado de descomposición al cual ha llegado el narco-régimen venezolano, el cual debe ser sacado a patadas del poder, ya sea por los propios venezolanos o – si ello no es posible  -por fuerzas externas.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Se dice que el tipo era de oposición a Chávez hasta 2002 cuando se plegó a la invasión comunista. En cierta forma cosechó lo que sembró.

Gustavo Coronel dijo...

Independientemente de su actuación al servicio del régimen, la cual he criticado en este blog, me refiero a lo absurdo de su muerte, a la manera como este régimen desprecia la vida humana, hasta la de sus propia gente.

Anónimo dijo...

Todas las revoluciones, especialmente las comunistas que siempre terminan en dictaduras, se comen a sus hijos. Recordemos algunos casos: Trotsky, Cienfuegos, Che Guevara, Chavez entre muchos otros. Algunos los matan sin piedad, a otros los dejan morir abandonados en carceles o en algun hospital con instrucciones claras de no hacer muchos esfuerzos por sus vidas. Tambien hay los que envian lejos y luego le dejan saber al enemigo por dónde andan.
Pero peor les pasa a los que se oponen al regimen, especialmente si no son personajes conocidos. Así han sido torturados, muerto o desaparecido miles y hasta millones de personas. Es el sistema comunista que perfeccionó Stalin y siguió Castro en nuestro patio.

Anónimo dijo...

Asi paga el diablo al que bien le sirve............