Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

jueves, 10 de diciembre de 2020

INTERVENCIÓN MILITAR EN VENEZUELA ES CADA DÍA MÁS URGENTE

 



******  Se busca: un José Martí o un Gandalf para Venezuela



Después de 20 años de feroz dictadura, de total colapso económico, de aumento galopante de la pobreza y de humillaciones e insultos a la sociedad venezolana por parte de una pandilla de iletrados narcotraficantes y después de 300.000 muertes venezolanas  derivadas del perverso ejercicio del poder, Venezuela está urgida de una intervención militar que libere al pueblo rehén de las garras de la pandilla criminal de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, el payaso impuesto por el paracaidista agonizante.  Sin embargo, esta urgencia no ha sido comprendida ni adentro ni afuera del país. Dentro de Venezuela la mayoría de los líderes políticos siguen hablando de la necesidad de llegar a acuerdos con el régimen, “comer sapos”, ofrecer algunas concesiones, a fin de que la pandilla desaloje a Miraflores. Peor aún, se habla activamente de un gobierno de transición en el cual pudieran  figurar miembros del chavismo “luminoso”, lo cual no es más que un chiste de mal gusto.

Se habla en Venezuela de la necesidad de “reconciliación”, atendiendo a la tradicional “hermandad” y “solidaridad” entre venezolanos, como si fuera éticamente permisible sentar alrededor de una mesa a la gente honorable y a los pandilleros que la han victimizado. Esta es una tendencia tan acentuada en el país que casi nadie se atreve a hablar abiertamente de una intervención militar interna o externa en Venezuela. Es un tema tabú para casi todos los actores que participan o dicen participar  en la solución de la tragedia venezolana, aunque la intervención militar interna sería realmente una acción que la constitución le exige a la fuerza armada venezolana, hoy en manos de facinerosos y aventureros.  

ALGUNAS OPINIONES IMPORTANTES SOBRE ESTE ASUNTO 

Algunas de las opiniones internacionales  opuestas a una intervención militar en Venezuela se resumen a continuación:

 2019. Cuando le preguntaron si la intervención militar de los Estados Unidos era inminente, o por Brasil o Colombia o una combinación de las tres naciones,  el representante del gobierno estadounidense, John Bolton dijo” No, el Presidente dijo que todas las opciones están sobre la mesa. Pero nuestro objetivo es una transferencia pacífica de poder”.

Los medios internacionales han opinado así:

https://www.economist.com/the-americas/2018/01/18/why-armed-intervention-in-venezuela-is-a-bad-idea.       La intervención militar en Venezuela es una mala idea.  

2019. https://www.chicagotribune.com/opinion/commentary/ct-perspec-venezuela-maduro-guaido-russia-china-cuba-daalder-20190509-story.html . La intervención militar en Venezuela no es la respuesta.

https://www.cato.org/publications/commentary/no-mr-president-war-against-venezuela-bad-idea.  La intervención militar en Venezuela es una idea estúpida, dice Doug Bandow.

https://thehill.com/opinion/international/431996-any-us-military-intervention-in-venezuela-will-be-counterproductive   La intervención militar sería contraproducente.

AL NIVEL GEOPOLITICO TAMBIÉN HAY RESISTENCIA

Al nivel geopolítico Rusia se toma muy en serio el papel de defensor de Maduro. En Mayo 2019 Rusia lanzó una fuerte advertencia contra una eventual intervención militar de Estados Unidos en Venezuela, al afirmar que eso abriría "una gran crisis internacional" con "consecuencias devastadoras para la región y para la seguridad mundial". El aviso fue realizado por el embajador adjunto ruso ante Naciones Unidas, Dmitry Polyanskiy, en una entrevista con BBC Mundo en la que habló de la crisis venezolana, que enfrenta a Moscú y Washington.

EN EL PLANO DOMÉSTICO TAMPOCO HAY MUCHO ENTUSIASMO POR LA INTERVENCIÓN MILITAR

Importantes líderes políticos venezolanos también se inclinan por una negociación. Leopoldo López dice que el aceptaría figuras del chavismo en el gobierno de transición: https://www.eluniverso.com/noticias/2020/10/27/nota/8029048/leopoldo-lopez-dice-que-transicion-no-incluiria-nicolas-maduro-si

Henrique Capriles, por su parte, ha admitido haber estado en contacto con el régimen para negociar algún tipo de “acuerdo”:   https://eldiario.com/2020/09/02/capriles-gobierno-interino-negociaciones/

Analistas importantes como Francisco Rodríguez han dicho lo siguiente: Ver:  Francisco Rodríguez, en Foreign Policy magazine: https://foreignpolicy.com/2018/01/12/why-more-sanctions-wont-help-venezuela/

por las mismas razones por las que me opongo a Maduro, también estoy en desacuerdo vehemente con el pedido del presidente Trump, y de algunos comentaristas de la oposición venezolana, por una intervención militar extranjera en Venezuela. Nos guste o no, Maduro se desempeña como presidente de Venezuela porque ganó una elección reconocida por la comunidad internacional….. Llevar a cabo una intervención militar para reemplazar a un presidente electo constitucionalmente con uno nombrado inconstitucionalmente sería una violación aún peor de la ley venezolana…”.

ENTONCES

Parece que la idea de intervenir en Venezuela desde el exterior o promover una insurgencia doméstica abierta en contra de la pandilla criminal no tiene apoyo. Ello, se dice, sería invitar a un derramamiento de sangre, a una guerra civil.

SIN EMBARGO….

La razón de esta aparente preferencia unánime por la transacción, por la negociación se debe – pienso yo -  a que quienes así opinan minimizan el componente ético/moral del problema en favor de un enfoque meramente pragmático y “realista”, el cual es el preponderantemente utilizado por el liderazgo político y por los llamado analistas y expertos del sector. Esta manera de enfocar la tragedia se concentra en los resultados a corto plazo sobre la vida política y económica de la nación venezolana, sin atender debidamente al largo plazo y a las consideraciones éticas que forman la base esencial de una sociedad digna. Para ellos es más importante ganar la batalla, aunque ello signifique perder la guerra.

Mediante una transacción podríamos desembarazarnos de Maduro pero no del sistema. La transacción pasaría inevitablemente por hacerle concesiones al chavismo que le permitan sobrevivir políticamente, concediendo indebida impunidad a miembros de la pandilla, tal y como en Colombia se le hicieron concesiones indebidas a la guerrilla, en un afán de firmar con ellos un tratado de paz. Allá ya se ven los resultados de esa complacencia. En Venezuela,  similares concesiones enviarían un mensaje funesto a la sociedad venezolana, el mensaje de que “el crimen si paga”, lo cual llevaría a crear deseos de imitación entre muchos venezolanos por quienes hicieron lo que les dio la gana “y se salieron con la suya”. También promoverían como rechazo los deseos de venganza de muchos otros venezolanos frustrados por la ausencia de justicia hacia quienes se fueron ilesos, sin pagar por sus crímenes.  

Quienes desean transarse olvidan que los movimientos de liberación que hoy en día son  tomados como ejemplares: la revolución estadounidense, la independencia latinoamericana de España, el martirio de Martí por la libertad de Cuba,  todas requirieron el derramamiento de sangre. El mismo Mandela, a quien se cita como ejemplo de reconciliación,  condujo por años una guerra cruenta contra el apartheid, fue a prisión por ello  y solo negoció con sus enemigos desde una posición de fuerza, cuando ya la presión externa había hecho posible su libertad.

¿CUAL ES LA SITUACIÓN ACTUAL EN VENEZUELA?

En este momento la situación de Maduro en Venezuela está madura para una intervención militar multilateral en Venezuela, idealmente con la ayuda de un ejército voluntario de venezolanos en el exterior. Se cumplen todos los requisitos éticos y legales para una intervención regional, en base a  tratados y convenios debidamente suscritos por los países del hemisferio occidental. Si usted va por la calle y ve a un bruto golpeando a una mujer hasta ponerla en peligro de muerte, ¿interviene o no interviene? La responsabilidad de proteger se aplica por igual a individuos y a naciones, sobre todo cuando estas  naciones han suscrito tratados y convenios de mutua ayuda. Lo que un individuo responsable y civilizado debe hacer no es diferente a lo que una comunidad de naciones debe hacer.

Pero, además, del imperativo moral de intervenir para liberar una sociedad que ha sido tomada como rehén por una pandilla de criminales, existe una razón de naturaleza pragmática y estratégica para la intervención de los países de la región.  La tragedia venezolana se ha desbordado e inunda a los países limítrofes, llegando inclusive a países más remotos. Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Argentina, Trinidad Tobago, los países centroamericanos, están hoy experimentando los efectos de la diáspora venezolana, la cual les exige gastos y atenciones que muchos de estos países no están en capacidad de dar, generándose reacciones xenofóbicas y resentimientos entre nacionalidades que son indeseables para la estabilidad de la región.  

¿Si la región está bajo la presión de este imperativo moral y geopolítico, que decir sobre nosotros los venezolanos? Yo digo que una nación no puede vivir en dignidad si no expulsa de raíz a sus victimarios y los castiga de manera proporcional a sus crímenes. El crimen de la pandilla chavista en Venezuela, el despilfarro de las riquezas nacionales, la humillación de sus habitantes, la ruina de su territorio, el embrutecimiento moral y prostitución espiritual de grandes sectores de ;la sociedad venezolana, todo ello exige la rebelión abierta como única vía digna para expulsar a los criminales de una Venezuela que necesita redimirse para recuperar su alma. Si el país se transa con la pandilla podrá adquirir alguna semblanza pasajera de tranquilidad y recuperación material, pero el alma nacional quedará manchada para siempre y se colocará de manera permanente en el grupo de las naciones fallidas, de las sociedades que no supieron hacerse respetar por la barbarie y el sadismo.

¿COMO HACERLO?

No lo tengo claro. Tengo la impresión de que la estructuración de esa fuerza interventora debe hacerse a la luz del día, basada en una decisión regional, no en la sombra o de manera clandestina. Quizás otros venezolanos puedan tener algunas ideas sobre como iniciar el proceso de crear una fuerza expedicionaria que vaya a liberar a Venezuela, para discutir las cuales este blog está a la orden, todo dentro de lo legal y permisible.  

Si hay voluntad habrá maneras de hacerlo. If there is a will there is a way, como repetía la compañía del “Lord of the Rings”,  liderada por Gandalf que logró vencer el reino maligno de Mordor y destruir a su perverso rey Sauron Maduro Moros.  


4 comentarios:

Anónimo dijo...

No hay que olvidar que Maduro es un peón de los Castro, y cualquier transición o arreglo pasa por el visto bueno de Raúl. Es decir, más de lo mismo.
IC

Anónimo dijo...

Los izquierdistas que manejan a Biden jamás van a permitir que intervengan a Maduro. Ya están hablando de que se debe negociar con él.

Anibal Marcano dijo...

Estimado Sr. Coronel.

He seguido su blog durante mucho tiempo y hoy por primera vez he decidido emitir una opinion. Comparto con usted el 99,5% de sus comentarios.

Siempre se basa en la etica, principios, valores, concepto de justicia, etc; y por ello lo admiro y respeto, ya que fui criado en un ambiente donde estos conceptos eran mas importantes que el titulo de cualquier carrera universitaria.

Mi gran pregunta es: Cuenta alguno de estos llamados lideres politicos en Venezuela con estos atributos? Particularmente creo que ninguno, pienso tener una excepcion, pero el tiempo aclarara mis dudas.

Ojala pudiera tener el privilegio de tener, algun dia, una conversacion personal con usted, siento que seria el momento mas gratificante de mi vida.

Nuevamente, le expreso mi admiracion y respeto, que como VENEZOLANOS, compertimos.
.

Gustavo Coronel dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario tan generoso, Aníbal. He tratado toda mi vida de guiar mi conducta por esa vía que mencionasy me alegra que así lo veas. Ojala podamos conversar personalmente en algun momento, como dices. Vivo en Virginia, USA y no creeo que podré regresar a Venezuela dada mi edad, 87, y la situación del pais. Siempre podremos utilizar el zoom.
Sobre nuestro liderazgo político, tienes razón. Lo veo de débil calidad ética, muy pragmáticos. Creo que María Corina Machado se ha mantenido bastante apegada a valores que reconozco como deseables.
Un gran abrazo para ti y mis mejores deseos,
Gustavo