Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

miércoles, 8 de junio de 2022

EL IMPERIO GAÉNICO CAPTURÓ LA TIERRA SIN DISPARAR UN TIRO

 Machine generated English translation follows the Spanish version





                          Durante el siglo XXI terrícola el imperio gaénico, situado en la encrucijada del cosmos llamada el lazo de Mircea, pudo capturar el pequeño planeta azul sin disparar un solo tiro. Para ello analizaron la composición del aire terrícola y le introdujeron sigilosamente componentes que -  al ser respirados por los habitantes del pequeño planeta -  fueron cambiando de manera insidiosa su sentido natural de supervivencia por un irresistible deseo de auto-destrucción. 

Esta silenciosa y mortífera estrategia prosperó de manera totalmente inadvertida entre los terrícolas. Para ellos el aire que respiraban era el mismo, nada había cambiado. Quizás advertían algún olor dulzón en la atmósfera, fácilmente atribuible al cambio climático que ellos generaban con entusiasmo como producto de ese deseo incremental de muerte.

Algunos de los cambios más notables  que se llevaron a cabo en las sociedades del pequeño planeta como resultado de la estrategia gaénica estuvieron relacionados con la selección de patanes e ignorantes para las máximas posiciones de liderazgo. Gente en quienes nunca habrían pensado si estuviesen inhalando aire normal comenzaron a ser preferidos como guías y, en poco tiempo, tales sujetos y sujetas introdujeron maneras de vivir y de hablar que condujeron a la declinación material y espiritual de esas sociedades. Así aparecieron los hermanos Castro en Cuba, la manada de Chávez en Venezuela, Lula y Bolsonaro en Brasil, los Kirchner en Argentina, Daniel Ortega y la Sra.  Murillo en Nicaragua, un obispo gozón en Paraguay, la pareja Zelaya en Honduras, Andrés López en México, Pedro Castillo en Perú, el binomio Petro y Hernández en Colombia (un efecto realmente sádico de la adulteración del aire) y otros desastres similares. Sin embargo estos estados eran relativamente pequeños y no garantizaban el cambio radical que los invasores gaénicos consideraban necesarios por lo cual lograron, con la ayuda de una mezcla poderosísima del aire adulterado y de la vodka, llevar al poder en Rusia a Vladimir Putin. 

El mayor éxito de la macabra estrategia gaénica fue hacer posible que el país más poderoso del pequeño planeta azul, el faro universal que iluminaba el camino hacia la democracia, la libertad y la coexistencia armoniosa de diferentes etnias y creencias, se fuera tornando hostil a lo que habían sido sus exitosas maneras y costumbres para irse convirtiendo en una sociedad fragmentada en grupos animados por el odio y la violencia y por su ciega creencia en mitos tribales que  pretendían imponer a los demás a punta de rifles AR-15, comprados en la sección de juguetes de WALMART.  

El aire envenenado que respiraba llevó a esta gran sociedad a colocar en el máximo sitial del poder político a líderes quienes – en tiempos normales – no hubiesen podido alcanzar las más modestas posiciones pero – que ahora – llegaban al poder para imponer actitudes y tomar decisiones que fueron llevando a la gran nación al desastre: Patanes que se jactaban de agarrar a las mujeres por las partes pudendas protegidos por su notoriedad o débiles ancianos vacilantes, líderes claramente rebasados por la gravedad de las crisis  que se multiplicaban en la gran nación, con hijos codiciosos y corruptos que aspiraban a sucederlos, en lo que llegó a ser una democracia mutada en monarquía constitucional.

Todo lo que necesitaron los gaénicos fue observar en sus pantallas intergalácticas los acontecimientos que se desarrollaban en el planeta azul, en ocasiones riéndose a carcajadas a través de sus prosbocis colocadas en el estómago (los gaénicos son feos con ganas) y esperar  minutos de su tiempo, unos 50 años terrícolas, para que todo el andamiaje que miles de años de evolución, del homínido al  Homo pekinensis al Homo neanderthalis y, finalmente, al Homo sapiens, todo ese andamiaje – repito – se viniera estrepitosamente abajo.

Hoy la Tierra es una colonia gaénica más, muy visitada por los turistas que vienen de Durdane, de Troy, de Argo Navis 360 y de otros planetas del lazo de Mircea, (ver las obras del gran historiador intergaláctico Jack Vance).

Estos turistas se deleitan asistiendo a una especie de zoológico en el cual pueden ver recreaciones virtuales de los patanes e ignorantes que entregaron la Tierra a sus invasores, sin que se disparara un solo tiro. Allí pueden observar y reírse de las muecas que hacen en sus celdas individuales los diversos especímenes de Bolsonaris amazonicus, Chavensis orinoquis, Orterguis pedofílicus,  Dutertis sanguinaris, Orbanansis sinverguenzis o Putinik bipolaris.

Y… colocados en lugar prominente, en celdas adyacentes, las dos mayores atracciones: Patanensis trumpicoide y Bidentis vacilatorum.    

                           ENGLISH TRANSLATION, MACHINE GENERATED

                         THE GAENIC EMPIRE CAPTURED THE EARTH WITHOUT FIRING A SHOT

Gustavo Coronel

During the twenty-first century earthly the Gaenic empire, located at the crossroads of the cosmos called  Mircea's Wisp, was able to capture the small blue planet without firing a single shot. To do this, they analyzed the composition of the earthly air and stealthily introduced components that - when breathed by the inhabitants of the small planet -  insidiously changed their natural sense of survival for an irresistible desire for self-destruction.

This silent and deadly strategy prospered completely unnoticed among Earthlings. For them the air they breathed was the same, nothing had changed. Perhaps they noticed some sweet smell in the atmosphere, easily attributable to the climate change that they generated with enthusiasm as a product of their incremental desire for death.

Some of the most notable changes that took place in the societies of the small planet as a result of the Gaenic strategy were related to the selection of the uncouth and ignorant for the highest leadership positions. People they would never have thought of if they were inhaling normal air began to be preferred as guides and, before long, such subjectos and subjectas introduced ways of living and speaking that led to the material and spiritual decline of those societies. Thus appeared the Castro brothers in Cuba, the Chavez herd in Venezuela, Lula and Bolsonaro in Brazil, the Kirchners in Argentina, Daniel Ortega and Mrs. Murillo in Nicaragua, a lustful bishop in Paraguay, the Zelaya couple in Honduras, Andrés López in Mexico, Pedro Castillo in Peru, the Petro and Hernández combo in Colombia (a really sadistic effect of air adulteration) and other similar disasters. However, these states were relatively small and did not guarantee the radical change that the Gaenic invaders considered necessary, so they managed, with the help of a very powerful mixture of adulterated air and vodka, to bring Vladimir Putin to power in Russia.

The greatest success of the macabre Gaenic strategy was to make it possible for the most powerful country on the small blue planet, the universal beacon that illuminated the path to democracy, freedom and the harmonious coexistence of different ethnicities and beliefs, to become hostile to what had been its successful ways and customs to become a society fragmented into groups animated by hatred and violence and by its blindness. belief in tribal myths that they intended to impose on others at the point of AR-15 rifles, purchased in the toy section of WALMART.

The poisoned air it breathed led this great society to place in the highest place of political power leaders who – in normal times – would not have been able to reach the most modest positions but – who now – came to power to impose attitudes and make decisions that were leading the great nation to disaster: Patanes (the uncouth) who boasted of grabbing women by their private parts protected by their notoriety or weak and hesitant elders, leaders clearly overwhelmed by the gravity of the crises that multiplied in the great nation, having greedy and corrupt sons who aspired to succeed them, in a democracy mutated into a constitutional monarchy.

All the Gaenians needed was to observe on their intergalactic screens the events unfolding on the blue planet, sometimes laughing out loud through their prosbocis placed in the stomach (gaenics are plenty ugly) and wait minutes of their time, about 50 earthly years, so that all the scaffolding created by thousands of years of evolution, from hominid to Homo pekinensis to Homo neanderthalis and, finally, to Homo sapiens, all that scaffolding – I repeat – came crashing down.

Today the Earth is one more Gaenic colony, much visited by tourists coming from Durdane, Troy, Argo Navis 360 and other planets of Mircea's Wisp (see the works of the great intergalactic historian Jack Vance).

These tourists delight in attending a kind of zoo in which they can see virtual recreations of the patans and ignorant who gave the Earth to their invaders, without a single shot being fired. They can observe and laugh at the antics and contortions made in their individual cells by the various specimens of Bolsonaris amazonicus, Chavensis orinoquis, Orterguis pedofílicus, Dutertis sanguinaris, Orbanansis sinverguenzis or Putinik bipolaris.

And... placed prominently, in adjacent cells, the two biggest attractions: Patanensis trumpicoide and Bidentis vacilatorum. 

2 comentarios:

Fray Gerundio dijo...

Los venezolanos privilegiamos la igualdad sobre la libertad, por ese motivo elegimos a una alta porpocion de nuestros gobernantes entre los grupos menos dotados de la sociedad. Nos cuesta entender que el egoismo humano nos empuja a realizar los mejores esfuezos para culminar nuetros objetivos individuales cuando existe la libertad de competir en un entorno social donde reina una justicia imparcial e independiente. Paradójicamente el gobierno de los mejores es el camino para reducir la desiguald en la sociedad. Esta inclinación hacia la igualdad inmerecida es una desviación cultural que tomará más de una generación en corregirse.¿ Cuándo empezamos?

Gustavo Coronel dijo...

Así como un tren de alta velocidad tardará mucho tiempo en parar y cambiar de rieles, así una sociedad de millones de habitantes empeñada en viajar hacia el abismno toma tiempo y esfuerzo para cambiar de rumbo, la inercia es gigantesca. Además, cambiar de rumbo debe ser liderado por el maquinista. Lo primero que es necesario será cambiar el payaso que está al mando de la locomotora, verdadero LOCO Motor.
Falta también que los pasajeros se decidan a cambiar de ruta y eso es dificil porque están aletargados y hasta indiferentes a su suerte.
Esta pregunta: cuando empezamos? se la hizo Andrés Bello hace casi 200 años y terminó emigrando a Chile.
Ojalá esta vez tengamos mejor suerte.