Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

lunes, 1 de julio de 2019

CAPÍTULO FINAL, XII, DE MIS DE APUNTES PARA UNA HISTORIA DE LA GENTE DEL PETRÓLEO

CAPITULO I PUEDE LEERSE EN LINK:
CAPITULO II PUEDE LEERSE EN LINK:

CAPÍTULO III PUEDE LEERSE EN LINK:

CAPÍTULO IV PUEDE LEERSE EN LINK:

 CAPÍTULO V PUEDE LEERSE EN LINK:

 CAPÍTULO VI PUEDE LERSE EN LINK:


CAPÍTULO VII PUEDE LEERSE EN LINK:


CAPÍTULO VIII PUEDE LEERSE EN EL LI NK:

CAPÍTULO IX PUEDE LEERSE EN EL LINK:


CAPÍTULO X PUEDE LEERSE EN EL LINK :

CAPÍTULO XI PUEDE LEERSE EN EL LINK:


 CAPÍTULO XII: EL FUTURO DE LA INDUSTRIA                                     PETROLERA VENEZOLANA


A la memoria de mis inolvidables amigos Pedro Pick y Alberto Quirós Corradi y de mi admirado jefe en PDVSA, el General Rafael Alfonzo Ravard

Con este capítulo cierro mis Apuntes Para La Historia de la Gente del Petróleo, los cuales trataré de publicar en un solo volumen "cuando llueva". 
 No es que todo esté dicho, ya que siempre habrá mucho por decir. La historia sigue. A cada momento actores nuevos aparecen en el escenario mientras que otros hacen mutis.  Quienes fueron actores en el pasado se han ido quedando en el camino. Hicieron historia y ahora son parte de la  historia.
                                                 Una Foto de PDVSA, 2019
 Una foto de la Industria Petrolera Nacional, IPN, tomada en este año de 2019, la muestra en ruinas, manejada por ladrones e incompetentes, con su nombre chapoteando en el pantano del descrédito mundial. Es una industria que ya no explora o que ya no evalúa debidamente sus yacimientos de hidrocarburos, una industria que produce apenas la quinta parte de lo que solía producir en 1998, con sus plantas de mejoramiento de crudos pesados mal mantenidas o inactivas, con sus refinerías trabajando al 30% de su capacidad instalada, sin poder exportar de manera confiable, otorgando subsidios suicidas a sus tutores cubanos por petróleo que deben comprar en los mercados internacionales, importando gas natural de Colombia por un gasoducto que se construyó para exportar gas venezolano a Colombia, con 130.000 empleados desmoralizados y con una deuda corporativa que se estima en unos $120.000 millones.
Petróleos de Venezuela asemeja un elefante muerto de inanición y de falta de cariño, con sus restos pudriéndose al sol. 
La buena noticia es que hay venezolanos pensando en el futuro de la Industria Petrolera Venezolana, IPN, en cómo recuperarla, estabilizarla, hacerla crecer en lo posible, todo dentro de la ventana de oportunidad que se le abre a los hidrocarburos fósiles en las próximas décadas.
En los últimos dos o tres años han aparecido ideas y trabajos de valor sobre el cómo manejar la industria petrolera nacional, una vez que desaparezcan de la escena los ineptos y ladrones del chavismo/madurismo. En líneas generales, estos trabajos se orientan a hacer recomendaciones y a formular estrategias para la recuperación de la industria petrolera nacional, enfatizando las medidas a tomar para colocarla de nuevo en condiciones de razonable operatividad. Entre estos trabajos sobre el tema de la recuperación de la IPN, conozco los elaborados por Nelson Hernández, Diego González Cruz, Leopoldo López y Gustavo Baquero, Arnoldo Volkenborn,  Grupo Orinoco,   Luis Urdaneta y Emilio Guerra, Francisco Monaldi y sus colaboradores, Eduardo Betancourt, Andrés Guevara de la Vega y Carlos Bellorín, la Cámara Petrolera de Venezuela y la Asamblea Nacional de Venezuela, cuyas recomendaciones esenciales resumo en este capítulo de manera necesariamente incompleta, ya que los textos son generalmente largos y de muy disímil estructura.  
Antes de seguir adelante con mis comentarios creo útil recomendar que se lleve a cabo una reunión (o varias reuniones) de estos analistas y pensadores, a fin de armonizar criterios, advertir diferencias y tratar de llegar a una propuesta de Plan Estratégico que represente la visión consensuada de los expertos.
Parece existir considerable convergencia de criterios sobre los pasos fundamentales que deben llevarse a cabo.  ¿Cuáles son las principales recomendaciones de estos analistas del petróleo?
                                                NELSON HERNÁNDEZ
He creído conveniente comenzar por las recomendaciones del Ingeniero Nelson Hernández sobre los lineamientos que debería contener una política Energética Integral, es decir, lo que hay que hacer, independientemente del cómo hacerlo. Estas son algunas de sus recomendaciones, las cuales son esencialmente técnicas:

Marco Conceptual para una Política Energética Integral
NOTA: SECCIÓN DEDICADA AL PETRÓLEO Y GAS
Petróleo
 Crudo: Livianos y Mediano
Aumentar la participación de las reservas de petróleos livianos y medianos en la base de recursos hidrocarburíferos e incrementar su potencial de producción:
Aumentar el esfuerzo exploratorio en "áreas  determinadas  y  adyacentes", donde   las reservas   pueden   ser   fácilmente   incorporadas a   los   sistemas existentes de recolección.
Restituir los niveles de inyección de fluidos en los proyectos de recuperación  secundaria  existentes  y  desarrollar  a  corto  plazo  nuevos  proyectos  en  los yacimientos  bajo  explotación  y  restituir  puntos de  drenaje  en  los  yacimientos con potencial de producción disponible.
Proceder a la construcción de plantas de tratamiento de gas en aquellas zonas donde la ausencia de oportunidad de utilización del gas impide la producción de petróleo.
Incorporar campos  marginales  a  la  corriente  de  producción,  mejorando  las  técnicas  de recuperación  secundaria  y  terciaria,  para  lo cual  se  instrumentarán  mecanismos fiscales cuando sea necesario.
Establecer programas exploratorios en áreas nuevas.
Incrementar las actividades de perforación y reparación de pozos en las áreas más promisorias, coordinando el empleo de personal y de equipos disponibles en la industria. Tienen prioridad los pozos de alta RGP, con el objeto de aumentar  la disponibilidad de gas
Renovar  con  tecnología  de  punta  los  equipos  de exploración  geofísica,  perforación y de producción creando para ello los  incentivos necesarios.
Crudos pesados y extra pesados
Sincerar las reservas de crudo extra pesado (FPO)
Incorporar  tecnologías  de  punta  en  la  explotación  de  crudos  pesados  y extra pesados  y  establecer  mecanismos  económicos  para  el  mejoramiento de  los  extra pesados.
La  incorporación  de  nuevos  proyectos  para  la  explotación  de  la  FPO  será  realizada en su totalidad por el sector privado.
Otorgar un tratamiento fiscal distinto al establecido en las leyes vigentes sobre la  materia,  cuando  ello  fuere  necesario,  para  estimular  la  explotación de  crudos pesados y extra pesados.
 Gas
Incrementar la producción de gas libre a fin de disminuir la dependencia de la oferta de gas natural respecto a la producción de crudos, para lo cual se deberá:
Concluir el desarrollo planificado de los proyectos de explotación de gas  libre en tierra y costa afuera
Desarrollar  campos  conocidos y  bajo  explotación  como  productores  de  gas, similar a lo realizado en el  área de Anaco

                                           EDUARDO BETANCOURT
En segundo lugar coloco estas recomendaciones e interrogantes de Eduardo Betancourt porque ofrecen un significativo componente de pensamiento estratégico. Betancourt hace mucho énfasis, con razón, sobre la ventana de oportunidad que existe para el petróleo y gas venezolano y se pregunta cuál debe ser la estrategia y estructura óptima de una futura industria petrolera venezolana en línea con esa ventana de oportunidad. 

 Diversos sectores, técnicos y políticos, están planteando un debate sobre cómo reconstruir la Industria Petrolera Nacional (IPN). Para evaluar las diferentes propuestas de reconstrucción es necesario identificar primero sobre cuales bases queremos reconstruirla.  Para establecer esas bases necesitamos desarrollar una visión estratégica compartida de la industria a nivel mundial y de la IPN en el contexto nacional e internacional, partiendo de un análisis de nuestras necesidades y posibilidades en el largo, mediano y corto plazo. Existen varias propuestas para la reconstrucción. Cada propuesta debería ser examinada con esa visión estratégica más que con una visión ideológica. Toda propuesta tiene sus "pros" y sus "contras". Muchas veces la mejor solución proviene de la integración de varias de ellas. 
Las preguntas básicas que proponemos son tres: 1. ¿Cuál es el futuro de la industria petrolera mundial? 2. ¿Cuál es el futuro de la Industria Petrolera Nacional (IPN)? 3. ¿Cómo debemos organizarla para crear el máximo “valor” para la nación? Para responder a cada una de esas preguntas debemos elevar nuestro "helicóptero" a diferentes alturas y proyectar nuestros escenarios a largo, mediano y corto plazo. Visión estratégica a 80.000 pies de altura y 80 años de proyección.  ….. Pareciera lógico que comenzáramos el debate petrolero respondiéndonos las cuatro preguntas básicas que cualquier grupo de ejecutivos se haría para reestructurarla: 1. ¿Para qué queremos una IPN? 2. ¿Sobre qué valores debemos construirla? 3. ¿En el largo plazo, como definiríamos el éxito de la IPN? 4. ¿Cómo debemos organizarla para conseguir ese éxito?
¿Cómo organizar la IPN para conseguir ese éxito? Esta quizás es la pregunta más importante y urgente para debatir y donde las opiniones difieren. En materia de organización la estructura debe seguir a la estrategia, nunca al revés. Teniendo definida las bases para su reestructuración surgen tres preguntas fundamentales: a. ¿Quién manejará la IPN? b. ¿Cómo recuperar la capacidad productiva de la industria? c. ¿Qué hacer con PDVSA? a. ¿Quién “manejará” la IPN?...  Siguiendo el ejemplo de varios países, podría llamarse Agencia Nacional de Hidrocarburos, o Agencia Nacional de Energía, dependiendo de las funciones que se le atribuyan. Por razones que veremos a continuación preferimos la denominación de Agencia Nacional de Energía (ANE)…. por encima de los prejuicios, deberíamos examinar varios aspectos: ¿Cuál es la factibilidad real de recuperar a PDVSA, en virtud del deterioro de las instalaciones, su endeudamiento y su desprestigio a nivel internacional, lo cual requerirá capital financiero y humano, tecnología y capacidad directiva? ¿Dónde invertir estratégicamente recursos financieros para obtener la energía que necesitaremos para nuestro desarrollo? ¿Cómo obtener esos recursos? ¿Cómo negociar con actores internacionales con extraordinario poder económico y tecnológico? ¿Cuál es la importancia estratégica de tener una empresa nacional operadora de hidrocarburos? ¿Cuál es la experiencia de otros países, con condiciones similares a las nuestras, en esta materia? ¿Qué impacto político tendría en la población la privatización total de la industria? ¿Cómo se obtendría el mayor "valor" para la nación, en el tiempo?    



                            
                                   LUIS URDANETA , EMILIO GUERRA ET AL
Esta propuesta fue elaborada, bajo los auspicios de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo (SVIP) y del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), con la contribución de personas con dilatada experiencia en las actividades de PDVSA y sus filiales y en la industria petrolera internacional, tales como Luis Pellicer, Emilio Abouhamad, Arnold Volkenborn y sus coordinadores Luis Urdaneta y Emilio Guerra.   
Es un trabajo muy completo, ya que combina consideraciones de política petrolera con recomendaciones sobre los aspectos organizacionales y operacionales que serán necesarios a partir del día más uno, cuando llegue al poder un gobierno democrático. Está en proceso de revisión permanente. Dice:
· Es necesario aumentar la producción rápidamente para contribuir a la recuperación económica del país
· Mantener la continuidad operacional y fortalecer la gobernabilidad de PDVSA
· Ampliar la participación privada para desarrollar la nueva IPN, sustentada en 3 recursos principales:
 Gente
 Finanzas
Tecnología
· Disociar la adecuación de la actual PDVSA del desarrollo de la nueva IPN
· Crear un posicionamiento internacional que conduzca a recuperar nuestros mercados naturales
· Diseñar acciones que impulsen el incremento de la capacidad de manufactura y comercialización
· Administrar las oportunidades y amenazas
· Generar ingresos tempranos para la reanimación de la economía del país, la sostenibilidad financiera de la empresa, así como estimular y mantener la confianza de los inversionistas, tanto nacionales como internacionales.
· Crear una empresa que tendrá cómo responsabilidad principal, enfocarse en desarrollar áreas nuevas y la licitación de áreas y campos de PDVSA para la cual esta no posee capacidad de inversión.
Se contempla la ejecución inmediata y exhaustiva de auditorías técnicas, operacionales y administrativas y la pronta implantación de un programa de inversión privada en la IPN.
Como paso inicial del Plan de Desarrollo Petrolero, se propone considerar lo siguiente:
- Utilizar la PDVSA actual para optimizar las operaciones existentes en áreas tradicionales, pero incluyendo una importante participación de capital privado en la operación de los campos, cómo se hizo en la Apertura Petrolera.
Crear una empresa nueva cuya razón fundamental la constituye el hecho que se pueda disponer de un organismo que no tenga el lastre de las deudas existentes de PDVSA. En principio, esta empresa debe estar conformada por un equipo directivo de personas escogidas por su experiencia y conocimiento de la industria petrolera nacional e internacional y tendrá las siguientes funciones inmediatas:
· Administrar las áreas de hidrocarburos del país y de acuerdo a las reglas que se establezcan, asignarlas para su exploración y explotación, emprendiendo el desarrollo vigoroso de la industria petrolera nacional,, con énfasis en áreas tradicionales y en nuevas áreas de exploración en áreas existentes.
· Diseñar y ejecutar una campaña de creación de imagen de confianza para atraer las inversiones de empresas privadas en la actividad petrolera en el país, de cuya participación dependerá en alto grado, el éxito de la reactivación, dadas las limitaciones existentes en recursos financieros, humanos y operacionales.
· Diseñar, promover, negociar, hacer seguimiento y administrar los nuevos contratos de exploración y producción que se celebren, así como tender a nuevos inversionistas y propuestas de nuevas oportunidades y nuevas tecnologías.
· Custodiar toda la información técnica (geológica, geofísica, perforación, registros eléctricos, producción, refinación, etc.) que se produzca cómo parte de la actividad petrolera en el país.
· Apoyar al Ministerio de Energía en la formulación de políticas petroleras.
· Proponer las regalías y compensaciones monetarias que correspondan al Estado por la explotación de hidrocarburos.
· La nueva empresa contará con la experiencia, reglas y procesos que se utilizaron en la Apertura Petrolera y habilitará a través de los convenios, el personal, el conocimiento y las nuevas tecnologías (mejoradores, petróleo sintético, etc.) asociadas al proceso.
· Fijar, cuando sea el caso, el precio al cual se debe vender el crudo destinado a la refinación interna y el gas natural que se utilice como materia prima en petroquímica.

                                                     GRUPO ORINOCO

Este trabajo es muy detallado y de gran solidez, elaborado por un equipo multidisciplinario, con coordinadores e integrantes de primera línea, entre quienes figuran Arnoldo Gabaldón, Francisco Javier Larrañaga y miembros del Grupo COENER, un Centro de Reflexión basado en Caracas y especializado en asuntos de la energía.  
 1. La IPN debe continuar siendo un sector productivo fundamental, a los fines de superar la transición política, ya que su contribución fiscal será determinante para lograr la estabilización necesaria que permitirá superar la crisis económica. 2. PDVSA se mantendrá cómo una empresa pública nacional, pero recobrará un perfil de empresa competitiva, comercial, modernamente gerenciada, meritocrática, despolitizada, deshaciéndose de las actividades extrañas a su razón natural y suscribiendo alianzas con otras empresas privadas especializadas. 3. PDVSA, en manos del Socialismo del Siglo XXI, colapsó y por lo tanto es necesario instrumentar de inmediato, un plan para su rehabilitación, que sea viable. 4. Dicho Plan debe ser aprobado por el Ejecutivo Nacional, después de acordar el escenario de producción que se considere conveniente y viable financiera y operacionalmente. 5. La viabilidad del Plan dependerá de múltiples factores, pero principalmente de que se alcance un clima político favorable que facilite los consensos indispensables; que la industria se coloque bajo la conducción de una dirección idónea y se logre una amplia participación del capital privado nacional y foráneo. 6. No es conveniente la dualidad entre el ministro de Petróleo y el presidente de PDVSA por afectar la transparencia y la eficiencia de la gestión. 7. Es conveniente la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, sin menoscabo de las funciones del Ministerio de Petróleo y Minería, con el fin de establecer reglas y modalidades de participación privada que permitan atraer capitales nacionales y foráneos, y el aporte de nuevas tecnologías. 8. Las reformas en el ordenamiento jurídico vigente pueden fraguarse gradualmente, a excepción de algunas de carácter puntual e inmediato. 9. Para el inicio de la instrumentación del Plan, es necesario lograr un clima de paz laboral, que permita efectuar sin mayores tensiones los cambios organizacionales propuestos. 10. La solución del grave problema de endeudamiento y flujo de caja de PDVSA requiere la más alta prioridad al inicio del Plan de recuperación. 11. Se ha estimado que durante el periodo 1999-2016 las contribuciones exigidas a PDVSA por concepto de programas sociales y misiones, representaron en promedio 29% del excedente operativo del negocio petrolero, que equivalen a 8 MMM$ por año, a precios de 2016. 12. Para darle viabilidad financiera a PDVSA, será necesario cambiar los esquemas para-fiscales de contribución exigidos por el Gobierno Nacional, principalmente aquellos destinados a financiar los programas sociales y misiones que le fueron encomendados y acometidos después de 1999. 13. Se hace imprescindible la revisión de los convenios internacionales de comercialización, suscritos por la IPN. 14. El estado de deterioro dela infraestructura petrolera requiere la ejecución urgente de un programa de mantenimiento mayor. 15. Es indispensable implantar una política agresiva de entrenamiento, capacitación y formación de recursos humanos en las diferentes áreas de la IPN. 16. A los fines de incrementar la producción, será necesario reformular el proyecto de la Faja Petrolífera del Orinoco para hacerlo más viable financiera y tecnológicamente, a la vez que intensificar lo más posible las actividades de producción en las áreas petroleras tradicionales. 17. Para maximizar los ingresos de la Corporación, es deseable darle prioridad al escenario que conlleva la recuperación acelerada de la producción. Esta estrategia luce imprescindible para darle mayor rentabilidad financiera al negocio petrolero y aumentar su potencial de recaudación, no obstante que se está consciente de las implicaciones que tienen los pesados compromisos financieros de la Empresa. 18. Revisar la política de suministro de combustibles a la industria eléctrica a los fines de racionalizar el consumo de hidrocarburos líquidos que puedan exportarse con un mayor valor. 19. En cuanto a los subsidios a los combustibles en el mercado interno, se ha estimado que ellos equivalen a una tasa de 98%, al tomar como referencia su costo de oportunidad en los mercados internacionales, lo cual representa unos 12 MMM$ por año. Si bien es cierto que la eliminación de tales subsidios tendrá un alto impacto social, dependiendo de la progresividad con que sean desmantelados, los mismos no pueden ser asumidos por la Corporación. Como consecuencia de lo antedicho se debe propiciar dentro del Gobierno Nacional, y tan pronto como sea posible, una amplia discusión para definir la nueva política de precios y subsidios de los combustibles en el mercado interno. 20. Hay que darle alta prioridad al desarrollo de la industria gasífera, orientándola particularmente a la gasificación urbana y al abastecimiento del sector eléctrico e industrial. 21. Debe eliminarse la quema del gas asociado a través de un programa que haga económicamente viable su recuperación. 22. Necesidad de ampliar la industria petroquímica creándose los estímulos apropiados al capital nacional y foráneo, y propiciar la transferencia de las empresas petroquímicas públicas, al sector privado. 23. Crear un Consejo Nacional de Energía, con la misión de formular una política energética integral. 24. Necesidad de formular un programa de eficiencia energética para la economía nacional. 25. La IPN debe promover un programa de incorporación de fuentes de energía renovables al sistema de suministro energético nacional.

                                            ARNOLD VOLKENBORN
Arnold Volkenborn es uno de los miembros más lúcidos de la generación de petroleros que tomó las riendas de PDVSA en su etapa post Alfonzo Ravard  - pre- Chavista. Representa un excelente puente entre la vieja guardia de la época concesionaria y la Gente del Petróleo del futuro. En foro público dijo:  
·        PDVSA en estado deplorable. Sin capital ni capacidad técnica. Arreglar tomara mucho tiempo. Caso IVP
·        País no puede esperar por mayor producción
·        Separar arreglo [recuperación?] de  PDVSA del desarrollo de producción
·        Desarrollo con inversiones privada
·         Agencia Nacional de Hidrocarburos
·        Enfoque prioritario en crudo convencional [ liviano-mediano] 
·          FPO es menos atractiva. Arreglar lo existente. Poco interés nuevo por la Faja,  
       no debe ser prioridad​, fuente tardía de ingresos, área muy competida
·          Venezuela debe posicionarse como una opción muy atractiva.
·          Proteger a toda costa el mercado del Golfo. Refinerías únicas. Si
        Canadá y otros nos remplazan, se pierde sin remedio mercado del crudo
        pesado
·          Aruba, Curazao-Bullenbay también son importantes​ [terminales petroleros]
·          Acordar plan petrolero ahora. Tomará tiempo.  
·          Cambios legislativos tempranos

                           LEOPOLDO LOPEZ Y GUSTAVO BAQUERO
Su libro “Venezuela Energética”, Editorial Dahbar, Caracas, 2017, contiene una propuesta integral sobre el futuro de la IPN. Fue comentado por mí en:
 http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/01/leopoldo-lopez-y-gustavo-baquero.html. Utilizo mi resumen para ilustrar las recomendaciones de los autores. Este es un libro importante porque está escrito por un líder político de gran influencia futura y un experimentado gerente petrolero y trata de combinar estas dos vertientes, la técnica y la política,  de la ecuación petrolera venezolana.
 Los autores plantean que la producción debe aumentarse [llevarla a 5 millones de barriles diarios] y  enumeran sus cuatro propuestas principales:
1.    Maximizar la producción petrolera y gasífera
2.    Democratizar el petróleo
3.    Diversificar la economía a partir del petróleo
4.     [Promover el] desarrollo sustentable y el equilibrio ambiental.
Proponen “Volver a convertir a Venezuela en un líder del mercado energético mundial”
       Sobre la recuperación de la IPN hacen cuatro propuestas:
1.    La recuperación de PDVSA
2.    Reforzar la capacidad y competencia del ministerio del sector
3.    Robustecer a la Corporación Venezolana del petróleo para hacerla ente principal para trabajar con socios y terceros
4.    Evaluar la creación de una Agencia Reguladora de Hidrocarburos para controlar la industria en lo técnico

                                                      DIEGO GONZÁLEZ CRUZ
     Este es un serio analista petrolero muy prolífico, perseverante y didáctico. Su trabajo es incesante y merece toda la atención de quienes tendrán mañana la responsabilidad de ejecutar las políticas petroleras venezolanas.  Ofrece una propuesta de recuperación de la IPN en dos etapas: una a muy corto plazo [el día siguiente] y otra a mediano plazo, considerando los aspectos institucionales, organizacionales y de recursos humanos. Habla de la necesidad de una revisión de paradigmas tales como el de industria básica y el énfasis populista y estatista que se le ha dado a la Industria petrolera Nacional, IPN.   
De su libro “Propuesta para relanzar la Industria Petrolera Nacional”,  CEDICE, 2015
      …… En lo institucional es necesario acometer tres acciones prioritarias: 1) crear el Ente Regulador de los Hidrocarburos, 2) crear la Comisión Nacional de Energía (CNE), y 3) dar todos los pasos necesarios para tener un Ministerio de Energía Moderno.
[Según González Cruz] PDVSA no es recuperable y debe ser disuelta, liquidada o reducida a jugar un papel secundario de administración de los contratos de servicio con entes privados.    

                                     
                                               FRANCISCO MONALDI
Monaldi es un prestigioso académico venezolano, autor de análisis serios  e informativos sobre la industria petrolera nacional, destinado a jugar un papel importante en el escenario energético venezolano de las próximas décadas.
La industria petrolera venezolana [IPN] se puede recuperar. Requeriría una masiva inyección de inversión petrolera foránea, mediante el establecimiento de un confiable marco institucional centrado en una Agencia Regulatoria Independiente. Ya hay ejemplos en la región que servirán de guía…. PDVSA tendrá que ser redimensionada, restructurada, despolitizada y enfocada hacia su negocio medular. Mucha de la inversión deberá ser hecha por las empresas internacionales. Deberá buscarse un consenso nacional a fin de garantizar que no se siembran las semillas de una futura ola de nacionalismo. El petro-populismo ha probado ser desastroso.
Mi traducción
Dada la dependencia de Venezuela en el sector petrolero la recuperación de la producción petrolera es clave pero podría no suceder en el corto plazo. ¿Debe Venezuela en primer lugar atraer la inversión extranjera para hacerlo? ¿O debe enfocarse en recuperar a PDVSA? …  En un escenario de transición….. hay medidas obvias que pueden generar producción rápidamente… pero hay problemas de fondo que ameritan tiempo. Un escenario favorable puede tomar unos cinco años.                                   
                        Andrés Guevara de la Vega y Carlos Bellorín
Estos planteamientos están publicados en:
1.     Liberar a la Constitución del dogma de la nacionalización petrolera.
  1. Segregar las funciones del Estado y de la empresa nacional de petróleo.
  2. Crear la Agencia Venezolana de Hidrocarburos (AVEH).
  3. Hacer de la participación estatal una opción en vez de una obligación.
  4. Hacer una “ronda cero” de licitación.
  5. Documentar el “esfuerzo propio” de PDVSA.
  6. Hacer rondas de licitaciones transparentes y competitivas.
  7. Asegurar que la captura de renta del Estado sea competitiva.
  8. Desarrollar el marco legal y regulatorio para el manejo de operaciones, salud y seguridad petrolera.
  9. Impulsar la transparencia y la integridad en la contratación y compras
Estas 10 reformas, implementadas conjuntamente, tendrían un efecto profundamente transformador.
Es de advertir que estos cambios toman tiempo. Una vez que exista la voluntad política real para la reforma, creemos que al menos tomará de dos a tres años para implementarla
                                           CÁMARA PETROLERA VENEZOLANA
Esta es una propuesta casi exclusivamente operativa, sin componentes de estrategia o de políticas. Atiende a las necesidades de inversión en el corto y mediano plazo.
Propuesta para la reactivación de la industria en 4 etapas. La primera etapa consiste en frenar la declinación productiva, lo cual puede realizarse “en seis meses y con una inversión estimada de 8.000 millones de dólares”. La segunda etapa implica recuperar la producción, un proceso “que puede tomar de 12 a 18 meses y un presupuesto que va alrededor de los 12.000 millones de dólares”. La tercera fase consiste en sostener la producción, para lo cual se prevé “una inversión anual de 15.000 millones de dólares que pueden provenir de financiamiento propio producto de un flujo de caja positivo”. “Finalmente vendría la (cuarta) etapa de crecer la producción, que dependerá de las prioridades establecidas por el Ejecutivo Nacional”.

                                         ASAMBLEA NACIONAL DE VENEZUELA 
Este documento hace gran énfasis sobre la modificación de los aspectos legales de la industria petrolera. Aún se mantiene en esta propuesta un sesgo estatista que podría no ser realista en el marco de la situación mundial de la energía.  
Acuerdo Inicial Por la Venezuela Petrolera
Estricto apego a la Constitución y Leyes Vigentes
Disminuir caída de producción generando confianza entre los trabajadores petroleros y el sector internacional
Empresas mixtas con mayoría accionaria del estado, o conservando el control de las decisiones aún con minoría accionaria
Limitar a PDVSA a sus actividades petroleras medulares
Generar una Ronda de Negocios
 Posibilidad de establecer una Agencia Nacional de Hidrocarburos

           CENTER FOR STRATEGIC AND INTERNATIONAL STUDIES
Este es un prestigioso Centro de Reflexión (Think Tank) basado en Washington, el cual ha desarrollado una intensa labor de análisis de la industria petrolera venezolana, trabajo coordinado por el académico venezolano Moisés Rendón.
Mi traducción:
Entre las prioridades de cualquier esfuerzo de recuperación deberá existir un énfasis en la recuperación de los niveles de producción de los yacimientos convencionales, particularmente los del Lago de Maracaibo, los cuales son relativamente fáciles de desarrollar. Otro objetivo de corto lazo debe ser la recuperación de las plantas de mejoramiento y la infraestructura de los proyetos más complejos de la Faja del Orinoco. Atraer inversiones extranjeras será obviamente fundamental para la recuperación del sector en el largo plazo, por lo cual será necesario crear las condiciones necesarias para restablecer la confianza de esos inversionistas en el país. La estabilidad política, la ley y el órden serán claves en la creación de esas condiciones, inclyendo una restructuración de la Ley de Hidrcarburos vigente durante la etapa chavista. 
                             PLAN PETROLERO DEL PRESIDENTE JUAN GUAIDÓ
 1.- Aprobar una nueva Ley de Hidrocarburos que permita la implementación de las políticas necesarias para la reconstrucción de nuestra industria.
 Preservar la propiedad de la Nación sobre los yacimientos de hidrocarburos. Permitir que el capital privado sea accionista mayoritario en proyectos petroleros. Diseñar un régimen fiscal competitivo. Maximizar la producción de petróleo y gas. Crear la Agencia Venezolana de Hidrocarburos para la administración eficiente y técnica de los yacimientos, así como para regular y supervisar el sector.
2.- Atraer, de manera significativa, capital privado nacional e internacional, que ni el gobierno ni PDVSA están en la capacidad de proveer.
3.- Garantizar que se cumplan los contratos y el mayor beneficio a la Nación de los ingresos provenientes por impuestos y regalías.
 4.- Reestructurar y redimensionar a PDVSA para consolidarla como una empresa pública competitiva enfocada en el sector hidrocarburos

                         ALGUNAS CONCLUSIONES Y MI PROPUESTA
No es sorprendente que las propuestas arriba resumidas tengan importantes puntos de convergencia. Sus autores son, casi todos, gente conocedora de la industria petrolera internacional y tienen una visión realista de la posición de la industria petrolera venezolana en el mundo, de las tendencias mundiales sobre energía y de las ventajas competitivas y limitaciones del petróleo venezolano para actuar en ese marco mundial.  

ASPECTOS DONDE PARECE EXISTIR UNANIMIDAD DE CRITERIO

·       La necesidad de que exista una apreciable participación financiera y operacional del sector privado en el desarrollo futuro de la Industria petrolera Venezolana, IPN. Esta participación puede llegar, según la mayoría de las propuestas, al control financiero y operacional de la actividad por parte del sector privado, sujeta – por supuesto -  a las regulaciones y leyes vigentes;
·       La creación de una Agencia Regulatoria del Estado venezolano, que sirva para administrar los contratos de asociación, de servicios o de participación que el país suscriba con las empresas privadas. El nombre varía en las propuestas pero puede llamarse Agencia Nacional de Energía, Agencia Nacional de Hidrocarburos, etc. Hay múltiples modelos ya existentes de este tipo de organismo que podrían servir para estructurar la Agencia venezolana;
·       La necesidad de al menos dos etapas de recuperación de la industria petrolera venezolana, una primera etapa de estabilización de la producción petrolera nacional, de evaluación de la situación financiera, organizacional, tecnológica y de recursos humanos de la industria petrolera venezolana; y una segunda etapa de desarrollo de los recursos petroleros y gasíferos existentes.
·       El tiempo necesario para llevar a cabo las labores de estabilización y posterior desarrollo se estima en unos dos a tres años para la primera etapa de estabilización y unos seis a ocho años para la segunda etapa de desarrollo, a fin de llegar a una producción estable de unos 2,8 a 3 millones de barriles diarios. En total, se estaría hablado de unos ocho a diez años para ver una industria petrolera nacional plenamente recuperada.

DIFERENCIAS  
·       Una primera diferencia se refiere a la secuencia en la cual las dos etapas deben ser acometidas. ¿Debemos esperar a que termine la primera etapa de evaluación de lo existente y de estabilización para ir a una etapa de desarrollo con la participación del capital y operación privada, o pueden estas dos etapas acometerse en paralelo? El tiempo de plena recuperación podría cambiar sustancialmente si se elige una u otra opción;
·       Una segunda diferencia se refiere al papel que PDVSA jugaría en el futuro de la industria petrolera venezolana. ¿Continuará siendo una empresa estatal de gran magnitud? ¿Sobrevivirá cómo una empresa de mediano tamaño, compitiendo en un plano de igualdad con las empresas privadas? ¿Qué hacer con PDVSA? En algunas propuestas PDVSA se mantendría como la empresa nacional, aunque despolitizada, saneada y reducida a su papel de empresa petrolera, mientras que en otras se eliminaría de manera progresiva, ya que la organización se considera irrecuperable.
·        Una tercera diferencia se refiere a la magnitud de la producción petrolera venezolana que sería deseable en esta nueva etapa. Algunos ven a la IPN como productora de hasta cinco millones de barriles diarios, dada la magnitud de las reservas existentes en la Faja del Orinoco. Otros la ven produciendo un máximo de unos 2.5-2.8 millones de barriles diarios de manera estable.
·        Una cuarta diferencia está relacionada con el grado de control propietario que el Estado debe ejercer sobre la operación petrolera. Solamente la propuesta de la Asamblea Nacional aspira a que el Estado retenga el control de las decisiones en materia operacional, aún en aquellos casos en los cuales tenga solamente una participación accionaria minoritaria, un punto que no está del todo claro en esta propuesta.   
·        Una quinta diferencia se refiere a la creación de una Comisión Nacional de la Energía, organismo de asesoría propuesto por González Cruz. En realidad, no es que haya diferencias sino que los otros trabajos, si entiendo bien, no la proponen.  

                                               MI PROPUESTA

1.     Los elementos básicos de una Visión/Misión petrolera para el futuro deberían ser acordados a la brevedad posible por la nación venezolana. Esto es así porque – como bien dice Eduardo Betancourt -   la Visión Estratégica debe ser lo primero y la estructura y los mecanismos de operación serán el resultado de esa Visión.  Esta deberá ser realista y alineada con las tendencias mundiales en el mundo de la energía y de la conservación ambiental. Venezuela es miembro de una comunidad de naciones obligada a preservar el medio ambiente. Por lo tanto, los deberes de miembro de esa comunidad impondrán ciertas limitaciones a lo que el país desearía hacer en materia de desarrollo petrolero.
2.     La Visión Estratégica deberá tomar en cuenta las tendencias mundiales sobre el uso futuro de los hidrocarburos, en el marco de la situación ambiental. Existe una pugna trágica entre quienes han determinado que el uso de los combustibles fósiles como el carbón y el petróleo contribuyen al desastroso calentamiento global y quienes argumentan que estos combustibles no son la razón del problema y promueven, por lo tanto, su libre uso futuro. Lo cierto es que existe un pronunciado calentamiento global, el cual está afectando el planeta de manera significativa y amenaza  gravemente nuestra civilización tal y como la conocemos. La mayoría de las naciones del planeta, con la excepción del gobierno actual de los Estados Unidos, parece estar de acuerdo en remplazar lo más rápidamente posible estos combustibles fósiles con fuentes energéticas más limpias y de naturaleza renovable.  Dependiendo del resultado y celeridad de este esfuerzo es indudable que la ventana de oportunidad que se abre al continuado uso del petróleo como fuente energética predominante es solo de algunas décadas, es imposible precsar cuántas. Pero será sensato considerar como muy probable el escenario en el cual el remplazo del petróleo como fuente predominante de energía, proceso que ya está en marcha,  tomará unos 50-80 años.
3.     Si ello se concreta, será difícil pensar en un desarrollo petrolero en Venezuela que lleve a una producción de cinco millones de barriles diarios, como proponen algunos analistas. Si establecer un nivel de producción de esa magnitud tomaría unos diez a doce años, ya para ese momento las tendencias mundiales de restricción del uso del petróleo se habrán acentuado. Mucho del petróleo venezolano que sería necesario desarrollar para llegar a ese nivel sería el pesado-extra pesado de la faja del Orinoco. En el marco de la tendencia mundial sobre el uso futuro de este tipo de petróleo, sería difícil pensar que habrá mucho interés por hacer las grandes inversiones que se requerirían, tal como lo advierte Volkenborn. Si la futura producción venezolana de petróleo futura debe basarse esencialmente en las reservas remanentes de petróleo liviano y mediano, el escenario de producción más probable para Venezuela estaría entre los 2.5 y 2.8 millones de barriles diarios. Al mismo tiempo, sería deseable – tal como lo sugiere Nelson Hernández -  enfatizar la producción de gas natural, el puente ideal entre la etapa de los combustibles fósiles y la nueva etapa de la energía renovable. 
4.     Será necesario llevar a cabo, desde el mismo día uno, una auditoría general de la Industria petrolera nacional, la cual incluya los aspectos financieros, organizacionales, técnicos, de plantas y equipos y de recursos humanos. Casi todos los analistas están de acuerdo en que tal auditoría servirá de base para establecer acciones de recuperación durante una primera etapa, la cual tendría unos dos a tres años de duración. Urdaneta, Guerra et Al, entre otros analistas, hacen notar que será necesario, en paralelo, llevar a cabo un esfuerzo de recuperación de la producción, aún antes de que la auditoría haya dado sus resultados. Ello sugiere que sería necesario separar la tarea de la recuperación organizativa de la Industria Petrolera Nacional de la tarea del incremento inmediato de la producción, por lo cual podría requerirse una contratación temprana con empresas privadas especializadas en este campo. Serían acciones que deberían ser llevadas a cabo de manera simultánea.  
5.     Será necesario desde el inicio la creación de una Agencia Nacional de la Energía, la empresa o agencia nacional que sería la reguladora de la contratación y administración de los contratos que la nación suscriba con los entes petroleros privados que actúen en el país. Esta actividad de contratación debe iniciarse lo antes posible, a fin de permitir la participación temprana del sector privado en la estabilización y desarrollo de la producción petrolera y de gas natural en el país. De nuevo, esto requerirá acción legislativa en paralelo, ya que sería necesario la modificación de la Ley de Hidrocarburos vigente. Este paso será de la mayor importancia, ya que una Ley que conserve la misma tendencia estatista que ha prevalecido hasta hoy condenará la futura IPN a la mediocridad y al fracaso, ya que el sector privado no estará muy dispuesto a contratar bajo esos términos. La experiencia de ExxonMobil, ConocoPhilips, Shell y BP en Venezuela durante el siglo XXI ha sido muy costosa para el país y para las empresas y no debería repetirse. La nación venezolana deberá comprender que la obsesión estatista que ha prevalecido en el pasado nos ha conducido al desastre y que el control de la actividad petrolera por parte de la nación puede obtenerse sin necesidad de tener la propiedad o el monopolio sobre la actividad. Estoy convencido de que las leyes que regulen la actividad petrolera en el país deberán ser flexibles, evitando ser excesivamente prescriptivas como todavía lo es, desafortunadamente, el proyecto de nueva Ley de Hidrocarburos que ha presentado la Asamblea Nacional, ya que ello representa una chaqueta de fuerza para la Nación.
6.     Considero deseable la propuesta de González Cruz de crear una Comisión Nacional de la Energía, cuerpo pensante que sirva de asesoría a los centros de decisión sobre la actividad de la energía en Venezuela.
7.     Los contratos que se suscriban con el sector privado podrán ser de la más diversa naturaleza y poseer la mayor flexibilidad, dependiendo de las características técnicas y financieras de los proyectos a ser objeto de la contratación. Siempre y cuando exista la debida supervisión profesional, competente y honesta de los contratos, cualquiera modalidad puede ser aceptable, ya sea Contrato de Servicio, Contrato de Operación, Producción Compartida o Concesión. La verdadera soberanía petrolera no radica en el control de las decisiones operacionales y gerenciales sobre la industria sino en el  control efectivo sobre el cumplimiento de las leyes y de las regulaciones vigentes;
8.     Hasta este momento hemos hablado de la primera etapa de estabilización y suscripción de nuevos contratos. ¿Para la segunda etapa de desarrollo del sector, que papel se le asignaría a la actual PDVSA?  Este tema abarca componentes técnicos y políticos, los cuales en ocasiones han llevado a enfrentamientos significativos entre técnicos y políticos, como sucedió durante el debate sobre nacionalización en 1974-1975. El sector político venezolano ha mostrado desde hace mucho tiempo una tendencia clara hacia el control estatal de la actividad petrolera, entendiendo control por el predominio de un monopolio estatal sobre la actividad, llevado a cabo a través de una empresa de la total propiedad del estado. Las realidades del mundo petrolero internacional y las torpezas y corrupción de la gerencia petrolera de los últimos 15 años han ido imponiendo una progresiva privatización de facto de PDVSA, a través de la existencia de múltiples empresas mixtas en las cuales el sector privado posee una apreciable participación accionaria de hasta el 49%. En estas empresas el Estado se ha mostrado incapaz de financiar su parte de la actividad pero ha insistido en hacer prevalecer sus decisiones de naturaleza operacional, a pesar de no contar con una gerencia eficiente y honesta, lo cual explica mucho del colapso sufrido por la empresa. Aún en sus mejores momentos, durante el siglo pasado, la empresa estatal de petróleo, PDVSA, se enfrentó a la politización, ya que buena parte del mundo político venezolano ha pensado, erróneamente,  que el control monopólico de la actividad es sinónimo de soberanía petrolera. Esta creencia la ha llevado a intervenir - como elefante en una cristalería -  en lo que es un negocio internacional, muy competido, en el cual la solidez financiera, tecnológica y gerencial es clave para el éxito, hasta convertirla en una especie de gran quincalla donde se importaban alimentos podridos y se financiaban campañas presidenciales de los amigos ideológicos del régimen en toda la región latinoamericana.  
La realidad actual lleva a una evaluación muy negativa del futuro de PDVSA. Algunos analistas la creen recuperable, otros la ven en necesidad de ser eliminada o disuelta, algunos otros la consideran como utilizable en una etapa de transición con miras a eliminarla progresivamente en un período razonable de tiempo y, algunos otros,  la ven todavía como la empresa bandera de la industria petrolera venezolana.
En mi criterio PDVSA, es decir, el concepto de una empresa petrolera propiedad del Estado con el monopolio de la actividad, no tiene vigencia en la Venezuela del futuro ni posibilidades de competir exitosamente con las grades empresas internacionales. Su existencia, desde 1976 hasta hoy, ha obedecido a razones políticas e ideológicas y a exigencias de tipo emocional más que a consideraciones racionales. Su éxito inicial, que fue innegable, se debió al respeto que el mundo político tuvo en los primeros años por la gerencia profesional de la industria y a la integridad de sus líderes, entre quienes sobresalió el general Rafael Alfonzo Ravard.  Años después el liderazgo se mediocrizó hasta el punto de que llegó a decir (Ramírez Carreño) que esa empresa no tenía por qué dar ganancias, que la meritocracia era una mala palabra y que PDVSA no debía actuar como una empresa internacional, sino que era un empresa al servicio del régimen. La verdad es que el modelo de empresa petrolera propiedad total del estado ha fracasado en casi todos los países donde se ha implantado,  excepto en aquellos casos como Noruega (Statoil)  y Arabia Saudita (ARAMCO), en los cuales la empresa ha mantenido un fuerte componente financiero o directivo internacional. En los países latinoamericanos, donde el ejercicio de la política ha exhibido históricamente un alto componente de corrupción, como Argentina, Brasil, México y Venezuela, la empresa estatal de petróleos ha sido un centro preferido para el ejercicio de esa corrupción, debido a la magnitud y complejidad de sus operaciones.  Este sesgo insalubre y crónico se combina, en el caso de PDVSA, con la situación actual de la empresa, con una nómina acromegálica y desmoralizada que supera los 120.000 empleados, una operación en total colapso, un estado de quiebra financiera y un nombre desprestigiado en la comunidad petrolera internacional para hacerla francamente irrecuperable.  
9.     El renacimiento de la actividad petrolera en Venezuela, conducida por gerentes profesionales, técnicos expertos y honestos promoverá la creación de empresas contratistas de pequeño y mediano tamaño, lo cual vigorizará la economía de las regiones. Creo sinceramente que el país está emocionalmente listo para comprender que la revigorización de la economía pasa por el florecimiento de la actividad privada.
10.  Una reorganización del modelo de administración petrolera en Venezuela a lo largo de esas líneas resultará a corto plazo en un mayor flujo de ingresos netos para la Nación, por la vía de impuestos corporativos, regalías, la cuota de producción de la Nación y los inmensos ahorros  derivados del menor componente estatal de la actividad. Se podría crear de nuevo, esta vez con honestidad y sensatez, un Fondo de Inversiones a lo Noruega. Existen unos 35 fondos similares en todo el mundo, con activos de unos $10 millones de millones. ¿Por qué no lo podemos hacer nosotros?

                                              LA IPN, 2050
11.  Imaginemos a la Venezuela del 2050. Tendremos un gobierno democrático al mando de un [una] Presidente elegido (a) de manera transparente. Gracias al programa nacional de Fábrica de Ciudadanos, o como se decida llamarlo, implantado desde los 2020, ya existirá en el país una masa crítica de buenos ciudadanos activos en Venezuela trabajando para el progreso de la Nación,  no ya un lastre de millones de habitantes poco emprendedores, dependientes del Estado. El país producirá todavía alrededor de unos 2.5 millones de barriles de petróleo al día pero esta no será ya la única actividad en la vida económica. Habremos aprendido la lección y nos  habremos independizado para siempre del petróleo.
12.   Todo lo que podemos soñar será realidad, si le ponemos el hombro a nuestros sueños.   



8 comentarios:

Maria Teresa van der Ree dijo...


Felicitaciones!

Maravillosa historia de la Gente del Petróleo.

También es Historia de Venezuela.

Anónimo dijo...

Estimado amigo, definitivamente gracias por el legado historico que nos deja. Le escribi un email y espero su respuesta. Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

La historia de la gente del petróleo es una historia épica, de grandes esfuerzos y dedicación por miles de venezolanos y extranjeros desde sus primeros pasos a comienzos del siglo XX hasta la llegada de la marabunta chavista.
El trabajo que logró desarrollar a la IPN inicialmente con empresas multinacionales que en la mayor parte de los casos fueron un catalizador para el desarrollo del país y su gente, logró convertir al país en uno de los más ricos y progresistas del continente. La estatización de ésas empresas se logró con éxito, gracias a la inteligencia y capacidad de los que diseñaron el proceso. Creo que ésta decisión no era la mejor para el país, pero no se puede dejar de admirar cómo se logró con un mínimo de trauma para las actividades operacionales.
En el tiempo, la independencia y la función de balance y barrera a las decisiones políticas que la Pdvsa original tenía se fue deteriorando, pero con la llegada de Chavez y sus bandidos en pocos años comenzaron el saqueo y la destrucción que hoy ha dejado a Pdvsa como un esqueleto sin capacidad financiera, técnica o algún nivel de ética entre sus malandros que pululan para ver qué más se pueden robar. Volver a rehacer la IPN será un largo y duro proyecto.

Ivan Mujica Colon dijo...

Algo sencillo y efectivo...
1) Desnacionalizar produccion, refinacion y comercializacion hidrocarburos.
2) Licitar/vender yacimientos, refinerias,petroquimicas terminales..para pagar deudas y financiar plan recuperacion parques industriales y sector agricola.
3) Disolver PDVSA.
4) vender Estaciones de Servicio y dejar negocio Mercado Interno en manos Sector Privaso..liberar precio combustible a niveles internacionales
5) Acordar planes inversion y metas produccion con empresas privadas que adquieran activos petroleros, yacimientos, refinerias y petroquimicos..
6) Limitar fincion Estado al cobro impiestos, regalias y establecimiento lineamientos para los actores privados..
Todos los planes que he leido mantienen vicios e ineficiencias statuo quo.., y no son viable...pais arruinado y sin Recursos Humanos..
Y finanlmente, insistir en Sociedades Fomento Inversiones Petroleras para que provados, gente comun, fondos pensiones..etc inviertan en acciones via Mercado Capitales Nacionales

Anónimo dijo...

Lamentablemente todo pasa por volver al esquema anterior a 1976. Gracias por sus relatos Sr. Gustavo, como dice el autor Navarro, de verdd son la legitima historia petrolera nacional, no la que nos han querido vender y que lamentablemente es la que se ha propagado aumentando la ignominia sobre el tema.

Anónimo dijo...

Gracias Ciertamente maravilloso legado.

Unknown dijo...

felicitaciones por esta publicación tan importante pra las deisiones futuras-.

valeria colmenares dijo...

Los invito a participar en el curso interactivo de estrategias cuantitativas de Fernando Martínez Gómez Tejedor en Facebook son demasiados buenos y productivos, yo voy en un nivel avanzado y te ofrecen todas las herramientas necesarias si deseas empezar en el mundo del trading, ademas poseen un chat donde puedes aclarar todas las dudas que se tengan en ese momento, hay un enlace en mega que pueden encontrar en la página de facebook en donde podrán descargar la versión completa del curso. De verdad el mejor curso que puedan tomar en su vida

https://drive.google.com/…/1PL_oYMhwc2dsCOoLpSo8-6eSml…/view
https://mega.nz/…
https://www.dropbox.com/…/CURSO%20DE%20ESTRATEGIAS%20CUANTI…