miércoles, 1 de agosto de 2012

Talento venezolano para la desconfianza y la discordia


Hy que caminar juntos

En Venezuela está ocurriendo algo que sería risible si no fuera trágico. En momentos en los cuales Henrique Capriles Radonski está llevando a cabo una campaña magistral y Hugo Chávez Frías aparece desinflándose en casi todo sentido, un grupo de venezolanos indudablemente demócratas, todos  opuestos a la continuidad de la satrapía se están tirando por las mechas, acusándose mutuamente de blandengues unos y golpistas otros. En especial, el campo de los “golpistas” en donde divisamos, entre otros, al General Peñaloza, a Yon Goicochea y al Frente Patriótico, tiende a definir a la MUD como una oposición “cómplice” de Hugo Chávez, mientras que desde el campo de los “blandengues”, entre quienes diviso a Teresa Albanez, Teodoro Petkoff y otros, definen a sus críticos como “radicales” , “golpistas” y “abstencionistas”.

La manzana de esta discordia improductiva y peligrosísima es el Consejo Nacional Electoral. Mientras que los “golpistas” piensan que el fraude electrónico está montado y que hay que hacer algo urgente para desmontarlo, los “blandengues” dicen que por allí no es la cosa, que el fraude ocurrirá solo si desatendemos las mesas de votación y que para eso tenemos que prepararnos. Evidentemente existe una diferencia importante de opiniones pero lo grave no es eso. Lo grave es que haya gente en ambos grupos quienes piensen que la diferencia de opiniones obedezca a la mala intención o torvos propósitos del  otro grupo y no a simplemente a lo que es: una diferencia de opiniones que debe tratar de dilucidarse civilizadamente. Los “golpistas” ven a los “blandengues”,  entregados en brazos del enemigo mientras que los “blandengues” ven a los “golpistas” como desestabilizadores que le hacen gran daño al proceso electoral.  

Lo triste de todo esto es que hay aspectos del proceso electoral en el cual todos estamos esencialmente de acuerdo. Por ejemplo:

·        Todos estamos de acuerdo en que las rectoras del CNE son deshonestas y están sesgdas claramente a favor del régimen. Sobre eso no hay duda. Por lo tanto hay que denunciarlas dentro y fuera del país, con todos los hierros, de manera agresiva, con las pruebas en la mano.

·        Todos estamos de acuerdo en que el REP está lleno de irregularidades.  Tenemos diferencias de opinion sobre la importancia estadística de esa irregularidades. Hay miles de votantes virtuales?  Hay más votantes que electores elegibles? Cuantos Superman y Batman hay?  Para dilucidar esto sería necesario una auditoria del REP pero ello no ha sido possible dada la deshonestidad de las rectoras. Debemos ir a una crisis para exigir una auditoría? O debemos ir a votar teniendo la certeza de que es posible manejar esta situación en las mesas?

·        Todos estamos de acuerdo en que es necesario protestar energicamente contra la falta de transparencia y de imparcialidad a nivel del CNE y en contra del abuso de poder de la satrapía chavista.

En lo que no están de acuerdo los dos grupos  es si el fraude puede ser electronicamente llevado a cabo (capta huellas, cable submarino, etc). Pienso que deben hacerse todos los esfuerzos posibles para encontrar una posición conjunta en este sentido. Y tomar todas las medidas que se juzguen necesarias para protegernos contra este tipo de fraude, si es que el peligo realmente existe. Hay expertos en ambos grupos. Por qué no se reúnen y tratan de llegar a un acuerdo, en lugar de estarse disparando comunicados por la prensa?

Estamos en el umbral de una importante elección presidencial. Hagamos un esfuerzo por terminar las peleas intestinas y marchar unidos a limpiar a nuestro país de la basura chavista.