Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

sábado, 5 de marzo de 2016

Filosofía chavista: El régimen está podrido pero es nuestro régimen



Una carta firmada por las iniciales S.M., originalmente publicada en APORREA y reproducida aquí:  http://elperiodicovenezolano.com/la-carta-abierta-que-aporrea-le-envio-a-aristobulo/, demuestra la gran confusión de sentimientos que existe entre los chavistas desencantados. Por un lado, denuncian al régimen por su pudrición moral y gran corrupción pero, al mismo tiempo, se declaran sus leales seguidores y tratan desesperadamente de achacarles a la oposición la causa de  los problemas que denuncian.
La carta, dirigida al nuevo vicepresidente de la república, Aristóbulo Istúriz, por alguien quien dice ser su viejo amigo, es muy extensa para comentarla en su totalidad pero selecciono algunos de sus párrafos más ilustrativos:
Dice:
“Para entender lo que nos pasa es imprescindible reconocer lo que nos pasó. Nos pasó que, a mediados de 2013, la compañera Edmée Betancourt, Presidenta recién designada para ese entonces del BCV, denunció que sólo durante ese año “empresas de maletín” habían desfalcado al organismo administrador de los dólares preferenciales (CADIVI) 22.000 millones de dólares. Nos pasó que, por haber dicho eso, la botaron después de regañarla, pero también nos pasó que nunca le dijeron mentirosa. Que nunca el alto gobierno que en ese momento se pronunció contra ella nos dijo que era falsa la denuncia hecha por la Presidenta del BCV. Sólo en un año nos habían robado bastante más de los 13.568 millones de dólares que hoy constituyen nuestras reservas internacionales. Nos pasó después, a mediados de 2014, la carta del compañero Jorge Giordani (“Testimonio y responsabilidad ante la historia”) en la que no sólo se confirmaba sino que se profundizaba lo denunciado por la ex-Presidenta del BCV, Edmée Betancourt. El Presidente Maduro, el diputado y presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello y el alcalde del Municipio Libertador Jorge Rodríguez le contestaron acusándolo de un reconcomio trasnochado. Mentiroso no le dijeron. Corrupto no le dijeron. Nos pasó entonces la carta del compañero Héctor Navarro (“Contra la manipulación informativa en torno a la carta de Jorge Giordani”, 24-6-2014), en la que nos informaba que el compañero Giordani sí había denunciado la piñata de miles de millones de dólares. Que además de haberlo intentado infructuosamente en muchas oportunidades ante el Presidente Maduro, quien se habría negado sistemáticamente a recibirlo, lo había hecho formalmente ante la Dirección Nacional del PSUV el 14 de febrero de 2013, todavía en vida del Presidente Chávez, y que había obtenido como respuesta el silencio. Todas y todos, hasta el mismo informante, el compañero Navarro, se quedaron en “actitud Shakira”. Ciegos, sordos y mudos. Si el alto Gobierno y la Dirección Nacional del PSUV no ignoraba la piñata de miles de millones de dólares denunciada por Edmée Betancourt, confirmada por Jorge Giordani y reconfirmada por Héctor Navarro, tres bastiones reconocidos de los gobiernos del Presidente Chávez, y sin embargo no lo impedía, ¿hay que ser demasiado suspicaz, demasiado malintencionado para pensar que se era cómplice de esa piñata de miles de millones de dólares?”.
Detengámonos aquí un instante. El autor de la carta enumera una serie de graves denuncias provenientes de chavistas quienes tuvieron altas responsabilidades de gobierno : Giordani, Betancourt, Navarro,. Según lo que él dice estas acusaciones han sido desoídas por Maduro y su gente y se ha llegado hasta a perseguir a quienes denuncian.  Concluye el autor, con mucha lógica, que ello revela complicidad del régimen con la híper-corrupción generada por el control de cambios. Debo decirle al autor de la carta que, aunque habla de un acto de inmensa corrupción mediante el cual miles de millones de dólares fueron saqueados al país por importadores fantasmas y sus cómplices del gobierno, este acto de híper-corrupción dista mucho de ser el único ocurrido durante estos últimos 17 años. El gobierno está podrido, señor S.M. La PDVSA de Rafael Ramírez y Eulogio del Pino está podrida. La CVG está podrida. Corpoelec está podrida. La Fuerza Armada está penetrada por el narcotráfico a sus más altos niveles. Gentes como Ramírez, Del Pino,  Cabello, Khan, Merentes, la familia Chávez, la familia Flores, Carvajal, Rodríguez Chacín, todos ellos miembros de la “revolución”, están seriamente comprometidos en este desastre. De manera que el saqueo de CENCOEX, de las divisas venezolanas, no es un caso único. La corrupción es sistémica, total y absoluta. Por ello, creo necesario que usted se dé cuenta de que no se trata solamente de un grupo de importadores y gerentes corruptos. Se trata de que todo el gobierno llamado “revolucionario” está podrido. Y esto no es de ahora, esto viene desde los primeros año de Chávez, debido a su prédica de odios y, al mismo tiempo, su tolerancia de la corrupción que florecía a su alrededor. Y entonces, mi pregunta para usted es: “A quien y que es usted leal”? Por qué sigue siendo partidario de este régimen?  
Prosigue usted:
“¿Tendrá que ver ese conjunto de cosas que nos pasaron con el resultado electoral del 6 de diciembre de 2015? ¿Fue sólo la llamada “guerra económica” la causante de la derrota, como lo afirmó el Presidente Maduro al reconocer en la madrugada del 7 de diciembre de 2015 los resultados electorales anunciados por la Presidenta del CNE, o también jugó su papel la desmoralización del pueblo chavista causada por la corrupción generalizada en el seno del Gobierno Bolivariano? En relación a esto añado lo siguiente. Durante los meses anteriores a las elecciones parlamentarias, el pueblo venezolano clamaba a voz en cuello que la corrupción desembozada en la red de Abastos Bicentenario era la productora fundamental del bachaqueo y el desabastecimiento. Menos de dos meses después de las elecciones del 6 D, la “Operación Gorgojo” captura in fraganti y pone presa a la plana mayor de la Red de Abastos Bicentenario. El Presidente Maduro nos dice que esa red “está podrida”. Paradójicamente, el ministro responsable de la Alimentación y en concreto de la red de Abastos Bicentenario durante ese período, el General Carlos Osorio, es ascendido a un cargo de elevadísima relevancia en la FANB. ¿Esa criminología de acuerdo a la cual todos son corruptos menos el ministro que los puso, puede producir confianza y seguridad en que la lucha contra la corrupción está bien encaminada? Nos pasó, ya más recientemente, que el Consejo Moral Republicano, representado por el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, y el Contralor General de la República, Manuel Galindo Ballesteros, en sentencia fechada el 8-12-2015, declara “sin lugar” la solicitud de investigación por el desfalco a la nación de unos 475.000 millones de dólares, acumulados en los últimos nueve años, sólo en entrega de divisas para importaciones realizada por CADIVI y después CENCOEX, incoada por la Plataforma Ciudadana por una Auditoría Pública, en la que juegan un destacadísimo papel la compañera Ana Elisa Osorio, y los compañeros Héctor Navarro, Freddy Gutiérrez y otros muchos compañeros”.  Aristóbulo: Es bien difícil decir esto, pero el Consejo Moral Republicano me quitó casi todas las esperanzas. El Defensor del Pueblo no me defendía del vulgar atraco del que había sido objeto. La Fiscal General de la República se negaba a fiscalizar la “Notitia criminis” que era la denuncia de Edmée Betancourt. Y el Contralor se negaba a controlar las columnas del “debe” y el “haber” en las cuentas del BCV, PDVSA y el Ministerio de Finanzas”.
De manera acertada usted añade otros ejemplos de corrupción al desfalco de CENCOEX, para demostrarle a Istúriz que el problema es sistémico, que hay una pudrición total en el régimen. Dada esta situación, le pregunto de nuevo, como puede usted continuar siendo leal a este régimen? A la llamada “revolución”?  Porque la “revolución” es el régimen, Señor S.M. Siempre lo fue. Cuando Chávez estaba vivo, su abusos, su patanería, su entrega a Cuba, sus odios en contra de la clase media, sus complejos raciales, todo ello era la “revolución”. Y así sucede hoy. La “revolución” es Maduro, Cabello, su corrupción y su carencia de sentido del rumbo. Por ello, me permito preguntarle de nuevo: más allá de esta pudrición que es lo que usted defiende?
En su carta, al reseñar todas las lacras y vicios del régimen que es la “revolución” usted critica la complicidad del régimen con sus ladrones y la llama “la lealtad adeca”. Aquí ya comienza a buscar en otros la culpa de la pudrición que azota al régimen, a la “revolución”.  Y dice usted: “Si la democratización de la corrupción hubiese sido un objetivo, puede decirse que fue plenamente logrado”. Pero, es que así fue! Chávez creyó que democratizando la corrupción, permitiéndole a los militares robar, a los ministros robar, a los gerentes de PDVSA robar, la “revolución” se consolidaba, porque así todos estarían contentos y permanecerían leales. El error de ese cálculo inmoral del difunto fue pensar que Venezuela siempre tendría el chorro de dólares petroleros que harían posible la perpetuación de esa política de “democratización” de la corrupción.
Después de enumerar la corrupción del régimen, esa inmensa pudrición, usted dice, de manera desconcertante: “el Gobierno Bolivariano está dispuesto a colocar en riesgo de muerte al Proceso Bolivariano de cambios que se inició el 2 de febrero de 1999, con el llamado que hizo el Presidente Chávez al Referéndum por la Asamblea Constituyente”. Digo desconcertante porque usted piensa que esa corrupción ha de “poner en riesgo de muerte al proceso bolivariano de cambios”. Señor, ya esa muerte ocurrió! Lo que usted llama el proceso bolivariano de cambios se pudrió junto con el régimen que lo encarnaba, se pudrió al pudrirse sus líderes. Usted ha visto y ha descrito al autobús de la “revolución” abajo, ruedas al aire, en el abismo pero todavía nos dice que si continúa por ese camino el autobús se irá por el despeñadero. Señor, ya el autobús está allá abajo, usted mismo lo dice en su carta. Está usted atrapado en una gran confusión mental, en su arroz con mango.
Luego, para reafirmar su lealtad al régimen podrido, a la “revolución” usted descarga a la oposición. Dice usted que la oposición aspira a sacar a Maduro del poder y que  “la presidencia del compañero Nicolás Maduro Moros es el aperitivo”.
Después que usted narra toda la pudrición y complicidad del régimen de Maduro, Maduro sigue siendo su “compañero”.  No se da usted cuenta de que esa lealtad con el podrido es complicidad, señor?
El resto de su carta se disuelve en necedades, tales como: “María Corina Machado y Lilian Tintori quieren que vuelva a haber cachifas como las de antes, que no sepan de Misión Robinson, ni Misión Ribas, ni liberación ni nada de eso. Quieren volver a su Venezuela reconciliada, donde el servicio tiene su cuarto en el sótano sin ventanas de la casa. Y en su conjunto, las fuerzas de la MUD, parecieran no darle descanso a su brazo hasta no ver a Venezuela como lo que fue en el pasado, ese gargajo pegado a la suela de los zapatos de los Estados Unidos de Norteamérica, urdida a sus intereses. Abjurando de la CELAC, de UNASUR y solicitando de rodillas, ya que el ALCA fue derrotado, un Tratado de Libre Comercio con el país de sus sueños que queda en el Norte. Sueñan con derogar la Ley de Hidrocarburos para volver a regalarle el petróleo, como lo hicimos durante casi un siglo, a los Estados Unidos. La Constitución Bolivariana, parejera, libertaria, democrática, participativa, es su enemigo”.
Estos son párrafos llenos de resentimiento, de complejos. Usted trata de insultar a quienes abogan por una verdadera educación, no por políticas de limosna que embrutecen al pueblo. El bachillerato exprés, la universidad bolivariana, la misiones paternalistas son fraudes que pretenden validar atajos hacia el bienestar y el progreso pero que hunden más al pueblo en la miseria. No se sale de la pobreza a base de regalos sino recibiendo las oportunidades para poder  crear un camino hacia la prosperidad a base del esfuerzo, no a punta de subsidios y diplomas chimbos.
Más abajo, casi al final, usted se muestra tan inmoral como el régimen al cual critica. Dice que si el régimen no descubre a los ladrones: “ Si por el contrario es la Asamblea Nacional, a punta de interpelaciones, la que descubre la lista de los “empresarios de maletín” denunciados por Edmée Betancourt, Jorge Giordani, Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio , Freddy Gutiérrez y una larga lista de compatriotas, entonces nos habremos fabricado pieza a pieza una enorme derrota”.
Entonces, lo que realmente parece preocuparle a usted es que sea la oposición la que revele la corrupción, porque ello sería “una enorme derrota”.
Usted se despide de Aristóbulo muy preocupado por él. Yo me despido muy preocupado por las actitudes que veo en el chavismo, incluyendo la suya. No les gusta lo que ven pero siguen atados, como esclavos, al carromato de la “revolución”.


2 comentarios:

elmo tagua dijo...

Estos CHAVESTIAS se tienen que ir (Del Gobierno y rumbo a la carcel) a brevedad posible. El PAIS ya no aguanta mas.

Anónimo dijo...

Gustavo mira este abuso, ordenado por Padrino Lopez:

https://twitter.com/AlbertoRT51/status/705834630931456000

Me imagino que Ramos Allup y el resto de los diputados no diran palabra alguna.

La Constitucion dice que las FFAA no estan al servicio de persona alguna.

Pero nadie dice nada.

Asi, el exilio era la unica alternativa.