Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

martes, 14 de abril de 2015

Un desaguadero llamado Pastor Maldonado


Un crimen contra Venezuela le da la vuelta al mundo

Hemos dicho repetidamente que el patrocinio que hace Petróleos de Venezuela del corredor de autos de F1, Pastor Maldonado, representa una inmoralidad y un robo a la nación venezolana. Hemos  dicho, además, que este robo es responsabilidad directa de Rafael Ramírez y de Pastor Maldonado. El primero por dar el patrocinio, utilizando para ello un dinero petrolero que es de la Nación. El  segundo por aceptar un patrocinio inmoral para llevar a cabo una actividad totalmente extraña al país, totalmente en oposición a la naturaleza popular que el régimen del difunto  pretendió implantar y, además, una actividad deportivamente fracasada.
Todo lo que he dicho y lo que otros venezolanos han dicho hasta ahora se ha perdido en el vacío. Y ello es comprensible porque estamos lidiando con dos hampones: uno, el  destructor de PDVSA, el otro, un desvergonzado mantenido. Después de cada fracaso, Maldonado sale sonriente a decir que está decepcionado por lo pobres que son los neumáticos, la mala máquina, el poste que se le  atravesó  o porque sus retortijones intestinales no le permitieron completar la carrera. Mientras tanto, sigue chupando dólares mal habidos  y la bandera de Venezuela sigue llegando arrastrada por los suelos. Eso no debería tolerarse pero se está tolerando en un país que ya ha dejado de parecerse a Venezuela.
 El patrocinio dado por un hampón a otro hampón ya va por los U.S. $250 millones. Como puede justificarse que un país miserable, en donde los habitantes no tienen leche ni papel toalé, haya destinado $800 millones a la compra de satélites artificiales chinos y $250 millones  al patrocinio de un fraude deportivo como Pastor Maldonado y que ello sea tolerado?
Lo que ya ha sucedido y está sucediendo es más que suficiente para que los hampones que han motorizado este desastre sean enviados a prisión por el resto de sus vidas.
Pero no. Apenas hacemos chistes. Cada chiste sobre Pastor Maldonado nos cuesta millones de dólares. Cada chiste sobre Nicolás Maduro o Rafael Ramírez  nos cuesta miles de millones de dólares. Mientras nos reímos a carcajadas de estos payasos miserables, el país se va a pique financieramente y los payasos siguen, muertos de risa, depositando nuestro dinero en sus cuentas cifradas.
 Es que no nos damos cuenta de que nos estamos riendo de nuestra bandera, hecha trizas?
Diálogo? Reconciliación? Cobardía es lo que existe en el país.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Creí, como casi todo el mundo, que el 27 de febrero de 1989 había sido un levantamiento espontáneo. Luego de leer unos escritos del general Peñaloza empecé a dudar. El comportamiento pasivo actual del venezolano que se limita a hacer chistes me convence de dos cosas:

1. El Caracazo fue organziado desde La Habana, pues el alzamiento contra Pérez fue por un anuncio de aumento de pasajes y de la gasolina y sólo con eso pasó lo que ya es historia; la hipótesis de los cubanos organizando esos saqueos, después de su llegada para la llamada coronacion no es desacabellada; 2. si después de haber destruido por completo un país, que está en ruinas, este pueblo no se ha alazado es que de bravo no tiene nada, es un pueblo pasivo. Lo corrobora eso que escribe Ud. sobre Maldonado y todo lo demás.

Carlos dijo...

El venezolano está ciego y sordo, mudo no, porque de todo se ríe, hasta de su propia ignorancia. Nos tiene divididos corriendo con las compras que nos tocan según el terminal de la cédula y sin poder protestar porque te meten preso. Yo invito de manera pacifica a Concentraciones organizadas en diferentes puntos de la ciudad, de 100 ó 150 personas y de manera espontáneas de toda la colectividad en diferentes puntos de la ciudad, este 19 de abril.