Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

sábado, 14 de enero de 2017

Venezuela está en manos de gánsteres: Pido una intervención desde adentro y desde afuera


El Palacio de las Academias fue vandalizado anoche. Seis miembros de la oposición han sido llevados a prisión en las últimas horas por un Comando manejado por bandidos, terroristas y narcotraficantes. El nuevo vice presidente es un terrorista. El país está en la ruina. Hay un estado de terror en Venezuela.
La Iglesia venezolana se ha levantado en contra del régimen. Esto es lo que dice:
2. La actual realidad venezolana es extremadamente crítica. Una gran oscuridad cubre nuestro país. Estamos viviendo situaciones dramáticas: la grave escasez de medicinas y alimentos, ¡Nunca antes habíamos visto tantos hermanos nuestros hurgar en la basura en búsqueda de comida!, el deterioro extremo de la salud pública, la alta desnutrición en los niños, la ideologización en la educación, el altísimo índice de inflación con la consecuente pérdida del poder adquisitivo, la corrupción generalizada e impune, propiciada particularmente por el control de cambio, el odio y la violencia política, los elevados índices de delincuencia e inseguridad, el pésimo funcionamiento de los servicios públicos, dibujan un oscuro panorama que se agrava cada día que pasa, porque no se ponen correctivos a los males y porque la causa que los  genera avanza como una tenaza que se va cerrando, con sus secuelas opresivas y destructoras. Esta cultura de muerte en la que estamos sumidos configura un estado de acciones y decisiones moralmente inaceptables que descalifica éticamente a quien lo provoca, mantiene o justifica.
3. La obstrucción del Referendo Revocatorio del mandato del Presidente de la República por parte del Consejo Nacional Electoral ha provocado rechazo, desencanto y frustración de la ciudadanía. El intento de cercenar las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional y la ola de represión y persecución política que se ha desatado en últimos días lesionan gravemente el ejercicio de la institucionalidad democrática. Sólo en regímenes totalitarios se desconoce la autonomía de los poderes públicos y se impide la libre manifestación de la ciudadanía.
4. Muchas son las razones que han conducido al país a la actual situación. La causa fundamental, como lo hemos afirmado en otras ocasiones, es el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el “Plan de la Patria” (llamado Socialismo del Siglo XXI), a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza.
Sin embargo, al final, agrega:
7. Los obispos venezolanos, en comunión con el Santo Padre Francisco, reiteramos las condiciones para continuar el diálogo señaladas por el Secretario del Estado Vaticano, el Cardenal Pietro Parolín, en su carta del 01 de diciembre de 2016: “1. Aliviar la grave crisis de abastecimiento de comida y medicinas que está sufriendo la población. 2. Las partes concuerden el calendario electoral que permita a los venezolanos decidir sin dilaciones su futuro. 3. Se tomen las medidas necesarias para restituir cuanto antes a la Asamblea Nacional el rol previsto en la Constitución; 4. Se apliquen los instrumentos legales para acelerar el proceso de liberación de los detenidos”.
Es decir, todavía se aboga por un diálogo con los gánsteres. De manera similar el Secretario General de la MUD, Jesús Torrealba,  también  habla de un posible “nuevo” diálogo con la pandilla de gánsteres. Rechaza el diálogo que ha tenido lugar hasta ahora pero acepta la posibilidad de un nuevo tipo diálogo. Y uno tiene que preguntarse: ¿Qué nuevo tipo de diálogo es posible y moral con esta pandilla de gánsteres?  ¿Es que no es suficiente con ver lo que le está sucediendo al país para darse cuenta de que en Venezuela no hay sino dos caminos: o esclavitud o rebelión?  ¿Es que todo el mundo en Venezuela está comprado? No puede ser que 30 millones de venezolanos que están sufriendo por igual los abusos de los gánsteres sigan de brazos caídos frente a esta barbarie.
Por supuesto, hay quienes desean rebelarse. Pero, ¿Dónde está la chispa que encenderá la pradera de esta rebelión? ¿Dónde está el líder que nos lleve allá?
 Pasemos revista rápida a los sectores nacionales que ya deberían haberse rebelado y no lo han hecho:
1.    La Fuerza Armada: guarda un vergonzoso silencio. Son objeto de beneficios que no se le dan a otros sectores venezolanos. ¿Es que están todos comprados?
2.    Fedecámaras: guarda un vergonzoso silencio. Están asfixiados por el régimen, excepto aquellos empresarios que se han transado con el régimen. ¿Será que los empresarios transados son mayoría? Allí hay mucho miedo
3.    Colegios Profesionales. Casi todos en silencio
4.    Sindicatos. ¿Existen todavía?
5.    Estudiantes. Siempre dispuestos a actuar generosamente en aras del país
6.    Partidos políticos de la MUD: Unos dispuestos a la acción. Otros, como los liderados por Rosales y Falcón, sentados en la barrera. Acción Democrática está deshojando la margarita. María Corina admirable en su postura democrática. Leopoldo igual. Antonio igual. Borges, aún no sabemos. Henrique Capriles, un día frío, otro día caliente.
¿Con quien contamos? ¿Qué nos está pasando? ¿Qué virus de una mansedumbre patológica le ha sido inyectado al pueblo venezolano para que siga pensando en un diálogo con la  pandilla de gánsteres?
¿A quien se le ocurre pensar que estos gánsteres, ladrones, narcotraficantes, saqueadores de  la riqueza material del país y asesinos del decoro nacional, puedan ser interlocutores válidos de sus víctimas y tengan algún propósito de enmienda? Todos son reos de la justicia, todos deberán ser enjuiciados, nunca entregarán el poder de buena gana.
No nos sigamos engañando con falsa retórica. Todas las condiciones objetivas para la rebelión ciudadana están dadas. Más aún, todas las condiciones objetivas para que haya una intervención regional en Venezuela están dadas. Lo que si no puede esperarse es que haya una intervención externa en Venezuela antes de que exista un estado de rebelión interna ante el narco-régimen, ante la pandilla de gánsteres. Recordemos que cuando han existido acciones interventoras externas, como la Declaración de Venezuela como una amenaza por parte de USA,  ciertos grupos de oposición, miembros de la MUD, las han adversado, llamándolas lesivas a la “soberanía nacional”. Ante esta mansedumbre nadie puede ser “más papista que el Papa”.
Hay una exasperante ambigüedad en nuestra oposición, la cual navega entre la “no-intervención” y la condena internacional del régimen, entre el enfrentamiento y el diálogo, entre la protesta y el acomodo con el régimen. Basta leer a Eduardo Fernández para apreciar la magnitud de esta ambigüedad. Hay generales del chavismo que de repente se han convertido en adalides de la democracia, a lo Alcalá Cordones o a lo Rodríguez Torres. Hay toda una fauna de empresarios, oportunistas, contratistas, que son cómplices del régimen. Hay quienes desean ser “presidentes” de un régimen de transición negociado, como es el caso de algunos de los arriba mencionados.  Todo ello demora cruelmente la angustiosa situación del país, donde mueren diariamente decenas de compatriotas a manos del régimen y del hampa desatada.
Como si esta terrible ambigüedad no fuera suficiente, hay una gran masa de venezolanos poseídos por  una cultura de limosneros, quienes están dispuestos a firmar cualquier cosa para que le den una bolsa de comida o un pernil navideño. Y entonces debemos preguntar: ¿es esta la mayoría del país? Porque si lo es, habría que decir lo que decía Miguel Todeé en su narraciones boxísticas: “Buenas noches!”.  
Pero si ello no es así. Si hay una Venezuela que no se vende por un pernil, ¿qué estamos esperando para irnos a la calle? ¿Por qué no ponemos el futuro del país por encima de nuestras agendas personales? Ello no solo sería lo moralmente justo sino lo mejor estratégicamente, si es que queremos tener de nuevo un país próspero.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Escribo desde boa vista Roraima, aqui millares de venezolanos cruzaron la frontera del Brasil, no tienen que comer, duermen en las plazas, algumas mujeres se prostituyen por cuatro lochas, outros piden limosnas en los semaforos, donde esta el socialismo del siglo XXI?