Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

domingo, 14 de abril de 2013

Comentarios del embajador Alfredo Toro Hardy a mi publicación de ayer en este blog


   

He recibido un comentario,  coloco su contenido en negritas,  del embajador Alfredo Toro Hardy sobre mi publicación de ayer en este blog. Sobre este comentario del embajador me he permitido hacer algunas anotaciones, las cuales transcribo de seguidas, en itálicas.  

Dice el embajador:

Nadie tiene el monopolio de la verdad ni la capacidad de asignarse el derecho a la dignidad, condenando a la indignidad a los que no piensen igual. La esencia de la democracia consiste en el derecho a expresar las propias opiniones y en respetar las ajenas.

Anoto:

Eso es exactamente lo que he hecho. He expresado mi opinión sobre lo que considero es una inconsecuencia suya con su formación intelectual y sus orígenes. Critico que un producto de la democracia se convierta en un admirador del autoritarismo y de la patanería. Respetaría una opinion bien fundamentada, pero, perdone usted, no puedo respetar la entrega. Creo que los venezolanos tenemos el derecho de exigirle a personas como usted lealtad a las maneras civilizadas de vivir, en libertad y democracia, no solo para su propio disfrute, lo cual usted ha podido hacer durante todos estos años de vida diplomática en los países más avanzados del mundo, sino para el país nuestro, que tiene 15 años chapoteando en un pantano de miserias, abusos y humillaciones, para salir del cual cada uno de nosotros debería luchar activamente, no guardar silencio ni mucho menos contribuír a su profundización.

Dice el embajador:    

 En este sentido usted y yo diferimos pues nunca me atrevería a cuestionar su integridad personal por el simple hecho de que mantenga posturas políticas y puntos de vista distintos a los míos. Hasta allí, sin embargo, se trata de divergencias en la manera de entender la democracia.

Anoto:
La vida pública exige transparencia y quien sea una figura pública debe aceptar que sus compatriotas evaluen positiva o negativamente su actuación. Yo estaría completamente dispuesto a aceptar una evaluación crítica sobre mis años en la administración pública, en Petróleos de Venezuela, en la CVG, en la gobernación de Carabobo o en la presidencia del Puerto de Puerto Cabello, porque allí desempeñé cargos públicos por los cuales debo de dar cuenta transparente de mis actos. Note, por favor, que yo no lo acuso a usted de manejos dolosos en el ejercicio de sus funciones. Si le critico lo que considero su actitud  poco profesional como embajador en ejercicio, adoptando una posición abiertamente hostil contra un país, USA, con el cual Venezuela tiene relaciones. Pero sobre todo le critico su apoyo abierto a un régimen que ha violado los principios más elementales de la democracia y del respeto a la disidencia, para instalar una autocracia ruinosa y embrutecedora en nuestro país. No me molestaría en criticar a un Darío Vivas o a una  Iris Varela por su apoyo al régimen, pues ellos no saben de otras maneras de vivir en sociedad, pero si a usted, quien ha vivido en las sociedades más avanzadas del planeta y, sin embargo, apoya el primitivo régimen venezolano.      

Dice el embajador:
Sin embargo, achacarme complicidades sobre hechos que no tendría cómo conocer, por caer por entero fuera de mi área de responsabilidad, y que además tuvieron lugar mucho antes de mi llegada a Singapur, es ya harina de otro costal. Resulta absolutamente poco serio y responsable, por decir lo menos, que pretenda usted asociarme con los supuestos hechos que señala bajo el simple argumento de que la sede de esta Embajada queda en el mismo edificio donde están las oficinas de la empresa que alude. Dado que en el edificio en cuestión se congregan alrededor de doscientas compañías y embajadas, ¿deberé asumir también responsabilidad por lo que ocurre en todas ellas? ¿Deberé hacerlo incluso por situaciones anteriores a mi llegada a este país? Si yo asumiese su misma línea argumental, Doctor Coronel, usted debería estar vinculado a la CIA, pues reside en la misma ciudad donde esa agencia tiene su sede.

Anoto:
En este sentido debo hacer algunas precisiones. En Julio 2010 le dirigí a usted una carta pública pidiendo  su ayuda como embajador de Venezuela en Singapore para esclarecer el caso de la gabarra Aban Pearl, el cual he denunciado repetidamente sin que haya acción alguna por parte del Estado venezolano. La carta decía así (http://groups.yahoo.com/group/Venedemocracia/message/5708 ):

Sr. Embajador:


En mi deseo de ayudar al gobierno venezolano a esclarecer la naturaleza del contrato firmado entre PDVSA y la empresa PetroMarine Energy Services, registrada en Singapore, por el alquiler de la gabarra Aban Pearl, he podido averiguar datos que revelan la naturaleza poco ortodoxa de la citada empresa PetroMarine Energy Services: su escaso capital, falta de experiencia, haber sido formada poco antes de la firma del contrato, etc. Todo ello parece indicar que la citada empresa es una intermediaria de papel y no tiene otro objetivo que favorecer a algunos hombres de " negocios", a expensas del fisco venezolano. Entre lo que he averiguado es que la citada empresa PetroMarine tiene o tení­a sus oficinas en la misma direccion que tiene su embajada, en Killarney Road, ocupando una oficina contigua a las suyas. Si estoy equivocado, estoy dispuesto a rectificar. Si estoy en lo cierto ello significa que ustedes deben conocer bien a la citada empresa y quienes son sus funcionarios y pudiera hacerlo del conocimiento de todos los venezolanos. Esto es importante por cuanto hay fundadas razones para pensar que en este contrato existe un significativo sobreprecio que estaria beneficiando a individuos en perjuicio de nuestro pais. Todaví­a es un misterio el por qué PDVSA firmó con esta empresa intermediaria y no con la empresa dueña del equipo directamente, sobretodo porque parece existir un apreciable sobreprecio en la contratación.  Es contando con su calidad ciudadana que estoy seguro de que usted puede ayudarnos a esclarecer el misterio de la citada empresa. Aunque la investigacion de posibles fraudes a la nacion no forma parte de sus deberes diplomáticos, apelo a su condicion de ciudadano para ayudarnos en este caso, sobre el cual la fiscal general y PDVSA han permanecido en total silencio.
Atentamente,
Gustavo Coronel.

POR FAVOR, AYUDE!!!

 
Como usted verá , mi petición estuvo hecha en términos respetuosos.  Nunca he dicho que usted tenía la tarea como embajador de investigar este asunto pero, en mi opinión, si tenía ese deber como venezolano. Si yo puedo tratar de desenredar esta madeja desde USA, sin recursos de ningun tipo, solamente animado por mi interés en que prevalezca la verdad, no creí mucho pedir que usted, embajador de Venezuela en Singapore  y con oficinas adyacentes a las de la empresa en cuestión, hubiese podido añadir algo a la investigación.  Singapore es un lugar pequeño y no era descabellado suponer que usted sabría algo sobre una empresa situada en el mismo edificio de la sede de la embajada, propiedad de venezolanos, la cual había hecho un negocio de millones de dólares con PDVSA. El contrato fue fimado en Singapore a mediados de 2008, cuando usted aun no había llegado. Fue en 2010 que la citada gabarra se hundió sin que la verdad sobre la transacción saliera a flote.Ya usted estaba allá y supondría que en los archivos de la embajada reposarían los datos relacionados con Petromarine y los visitantes venezolanos a la isla .Esa fue la naturaleza de la  ayuda que le pedí en su momento, sin obtener respuesta suya. 
   
Sr.Embajador:

 Sin duda alguna, usted tiene el derecho ciudadano de expresarse como lo hizo en su artículo del Jueves pasado en El Universal. El mismo derecho que tengo yo de criticar lo que usted dijo. Más que una simple opinión, su artículo  constituyó una toma de posición en apoyo a un régimen detestable, un acto de sumisión. Ojalá que podamos oír de su parte, algun día, los razonamientos que sustentan ese apoyo.

Y, ahora, excúseme, porque tengo que ir a votar!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Como este batracio indigno no puede responder a los señalamientos que Ud. le hizo con todo el respeto del mundo, acude, en su yan o tan recién estrenado ropaje de antiyankee a la necia insinuación de "agente de la CIA". Algún día tendrá que responder por su inconsecuencia.
Acá un ejemplo de la ocnducta de este "funcionario":

http://www.vcrisis.com/index.php?content=esp/200508171225

Anónimo dijo...

por 10 grandes lo hago desaparecer, no quedaran ni los huesos, el dolor extra es gratis

Daniel dijo...

Lo que asombra aqui es que el mebajador pido el derecho a pensar diferente pero en realidad lo que esta pidiendo es el derecho a no pensar.

Anónimo dijo...

UNA VEZ MAS CORONEL HACIENDO DE SABELOTODO Y SALE CON LAS TABLAS EN LA CABEZA.
APURATE A VOTAR PARA QUE EL 12% DE VENTAJA DE MADURO SEA MENOR.
DESPUES TE DIRE COMO TE QUEDO EL OJO.
EL PATRIOTA

Marcos González Rengifo dijo...

Sr. Coronel, mi admiración y respeto hacia usted. Una vez más demuestra que es Ud. un gran venezolano, consciente de la patria real, no esta caricatura de patria que la seudorrevolución ha instalado en la mente de más de siete millones de personas signadas por el inmediatismo que abraza a intelectuales, diplomáticos, académicos, científicos, y un gran etcétera. Siga escribiendo, pues una vez más le asiste la razón, defendida con la calidad de su escritura, la razón de sus palabras y su firme convicción de venezolano.

Atentamente,Marcos González. Desde Valencia, estado Carabobo. Venezuela

nicacat56 dijo...

Ajá, ya vuelve el loco habitante, JG, pensando disfrazarse como...quién sabe. Es que sigues haciéndote el pendejo...