Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

viernes, 26 de abril de 2013

Maduro viaja a Cuba a pedir instrucciones


La ignominiosa entrega

Esto es lo que ellos dicen:


Maduro confirma su naturaleza esclava y su rudimentaria educación, al decir:

Yo voy saliendo para Cuba porque mañana sábado vamos a hacer la comisión mixta con el Gobierno de Cuba para firmar los acuerdos de la nueva etapa de cooperación en salud, educación, deportes, para ratificar la alianza estratégica"

Así habla un analfabeta. Una comisión no se hace sino que se instala. Maduro es un ignorante. Es una verguenza que una persona de tan escasa educación pretenda ser presidente. Para que este rústico esté hoy en el mando se necesita que la población venezolana sea muy conforme. La tarea de educación ciudadana que tenemos por delante es gigantesca.  

+++++++++++++++++++++

Maduro indicó que en La Habana ya se encuentran sus ministros de Petróleo y Energía, Rafael Ramírez, y de Relaciones Exteriores, Elías Jaua, quienes le esperan para hacer "una jornada como siempre extraordinaria de trabajo" junto al Gobierno de Cuba.

Mi comentario: Lo que Maduro llama una reunión extraordinaria de trabajo es, simplemente, una bajada de calzones ante el régimen de la pequeña isla que se ha convertido en tutora de un grupo de entreguistas.

 Alguien dijo, en otro contexto, es como si Puerto Rico hoy tutelara a los Estados Unidos!

Como es posible que los venezolanos puedan tolerar en silencio este insulto?
Hasta cuando?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Contemos a 14 viajes!

Gringo dijo...

Fearful leader consults with Fearless leader.

Jacob Sulzbach dijo...

Creo que los Castro están llegando a la conclusión de que las elecciones robadas aún no han terminado y por lo tanto deberán comunicar a Maduro sobre cómo mantener sus manos limpias mientras que la supresión de la oposición por el régimen se procede.

Creo que van a decirle al nuevo presidente que tendrá que utilizar las milicias bolivarianas, ya que, por supuesto, no pueden ser controlados.

¡Qué vergüenza!