Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

sábado, 23 de abril de 2011

Democracia o dictadura

Hay millones de personas que viven en democracia y hay otros millones quienes viven en dictaduras del más variado signo. Unos y otros lo saben. No tienen por qué leerlo en la prensa. La democracia y la dictadura se viven, se experimentan en carne y hueso. Yo he vivido bajo tres dictaduras y nací bajo una cuarta: Nací poco antes de que Gómez panqueara. He vivido las dictaduras de Pérez Jiménez, de Sukarno en Indonesia y de Chávez en Venezuela. Cada una con sus características propias pero, cada una, sin dudas, una dictadura. El común denominador es la tristeza infinita de vivir como esclavos, de no ser libres.  Bajo Pérez Jiménez no podíamos quejarnos publicamente porque íbamos a la cárcel y muchos iban a la tortura y algunos a la muerte. Bajo Sukarno no era posible quejarse ni en privado, porque tenía antenas en todo sitio y se iba a la muerte o a la tortura, en una Indonesia gris y miserable donde todo, hasta el baile, estaba prohibido para todos, menos para el caudillo. Bajo Chávez quejarse es todavía posible, de la misma forma que es posible mear en algodón. No hay respuesta, porque el régimen sigue haciendo, impertérrito, lo que desea hacer y existen maneras sutiles pero efectivas de cobrarle al disidente su desafecto al régimen.. Pero, no nos engañemos: en Venezuela hay prisioneros políticos, hay exiliados y, sobretodo, hay millones de venezolanos excluídos de sus derechos ciudadanos, lo cual es la característica principal de esta dictadura. Los ciudadanos no somos iguales ante la ley. Los escuálidos, dice el sátrapa, no son gente.

Por esto no puedo comprender y reto a que me lo traten de explicar a quienes así lo ven, como el régimen de Chávez pueda ser algo más que una vulgar dictadura, como pueda ser algo en la mitad del camino entre una democracia y una dictadura. Es que quienes así dicen se han puesto a pensar en la fisiología del régimen que tenemos?

En efecto, la democracia pierde su condición cuando uno o más de uno de sus procesos es violado. En la Venezuela de Hugo Chávez, con excepción de la foto electoral, en si poco transparente debido al ventajismo que muestra el gobierno antes, durante y después del acto, los procesos gubernamentales están totalmente distorsionados, capturados por una mafia. Pensemos en la relación entre el poder ejecutivo y el poder legislativo. En una democracia el poder ejecutivo tiene mucho poder en fijar la agenda gubernamental pero es el Congreso el que analiza, genera alternativas y presenta propuestas de ley para resolver los problemas que aparecen en la agenda. En una democracia hay multitud de actores que participan en el proceso de fijación de un asunto en las agendas públicas, la generación de posibles soluciones a los problemas que nos afectan a todos y en la discusión y análisis de proyectos de ley. Observemos lo que sucede en Venezuela. Aquí la presencia de un asunto en una agenda de decisión, la generación de alternativas de soluciones y las decisiones finales sobre el asunto son tomadas no ya por una multitud de actores, ni siquiera por un grupo de funcionarios capacitados en la rama ejecutiva. Todo es iniciado, “analizado” y decidido por una sola persona y comunicado posteriormente a los demás poderes para “los fines conducentes”. El poder legislativo ha entregado su facultad de legislar al poder ejecutivo, representado por una persona.

Lo que sucede en la relación entre el poder ejecutivo y el poder contralor y el poder judicial no es mejor. De nuevo, es el dueño del poder ejecutivo quien ordena a los contralores, defensores del pueblo, fiscales y magistrados lo que se debe hacer. Quienes ocupan estas posiciones son indignos monigotes del caudillo. Nunca deciden independientemente, nunca actúan como contrapesos institucionales, son enteramente predecibles en su abyecta sumisión al comandante-presidente, como lo han dado en llamar con un intolerable lamebotismo.

Como puede pensarse en que un régimen que funciona de esta manera (o que no funciona por actuar de esta manera) pueda definirse como una “democracia? Como puede alguien, politólogo o no, avanzar semejante perspectiva?

No se que nos está sucediendo en Venezuela pero hay un ablandamiento moral aterrador, hasta en los más inesperados sectores de la sociedad. Uno no puede dejar de pensar en lo dicho alguna vez por Edmund Burke, también atribuído en su momento a Martin Luther King: “Todo lo que los malos necesitan para ganar es que los buenos permanezcan en silencio”.
Es preciso recordar esta otra frase de Burke: “Nunca debemos dejar de hacer algo, por pensar que es muy poco lo que podemos hacer”. Es necesario luchar contra esta corriente melosa y blandengue que existe en algunos sectores con relación al chavismo, no importa si lo piensa Pablo Pérez, o lo escribe Luis Vicente León o lo predica desde su púlpito en Maracaibo el padre Iván Atencio.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No viví la dictadura del Bagre, pero por lo que he podido leer sobre su persona y su gobierno, y por las narraciones orales que obtuve de mis mayores; quien no se metía en política podía sentirse tranquilo y dedicarse a lo que mejor decidiera. No se mantenían a los ciudadanos en la zozobra, de que en cualquier momento cuando el Benemérito lo dispusiera, le confiscarían a uno el producto de su esfuerzo y su trabajo de toda una vida para repartírselo a los lanudos y a los chácharos que bajaron de la cordillera con su líder. Salvo uno que otro caso puntual de haciendas que fueron codiciadas por él, quien era el mayor terrateniente del país, el productor del campo entiendo que nunca vivió la amenaza de verse despojado sin resarcimiento del esfuerzo de toda su vida. Por lo que toca a las políticas públicas y decisiones trascendentes del ejecutivo, el Hombre de la Mulera se rodeó de lo más selecto de la intelectualidad imperante para la época, para que lo acompañaran como ministros y otros altos cargos. Tales prácticas nos hacen tener fundamentos concretos, de que el hombre le gustaba oír opiniones antes de tomar decisiones definitivas, siempre pensando en el interés nacional y no en el interés personal. Se mantuvo en el poder hasta su muerte, pero a su vez en aquella Venezuela rural a la cual manejaba como una hacienda ( él era hacendado), dejó evidencias de que apostaba por el desarrollo y engrandecimiento de la Nación y no por la destrucción. Fue tan nacionalista como su compadre el Cabito Castro y no entreguista de nuestros recursos para favorecer a otros países. Por lo que atañe al General Perez Jiménez, a pesar de ser un dictador también, lo cual no se pone en duda, realizó las mejores obras de infraestructura y de modernismo que hasta la fecha los venezolanos se sirven. Fue un gobernante progresista y no regresista. Del mismo modo que el anterior, quien no se metía en política y lo adversara, podía vivir tranquilo y dedicarse a lo que mejor le conviniera, sin que el Estado tuviera que controlar toda la vida de los ciudadanos. El fenómeno de las inmigración, fue una constante durante su permanencia en el mando y no el de la emigración o el exilio ( salvo los políticos, claro), era un hombre fundamentalmente preparado y de brillante inteligencia. Allí están sus notas y sus promedios en la Escuela Militar, hoy Academia. Ningún cadete ha podido superarlos, ni antes o después de su egreso. En la Escuela Militar de Chorrillos, también sentó un precedente parecido. En ningún modo lo justifico, jamás, pero tampoco puedo negar lo que se impone de los hechos ,la verdad axiomática. ¿Pero que elementos positivos, valores y virtudes tiene este Tcnel que nos desgobierna en la actualidad. ¿Cuales son sus logros, cuales sus aciertos políticos, de que obras podemos hablar, ejecutadas por una pésima administración para ser contrastadas en la posteridad?
Y fundamentalmente, como podemos hablar de democracia, cuando es una realidad incontrastable que todos los poderes públicos dependen de su absoluta voluntad. Donde los principios de separación de poder se han convertido en inviables de su proceso político llegando a tal grado de prostitución y aberrante servilismo que la Magistrada Presidente del TSJ, o sea la 1er Juez del país, afirma que este principio no puede prevalecer en el proceso de involución, atraso y asfixiante que adelanta este Tcnel en Venezuela. Podrá haber de todo aquí pero democracia nunca.
Saludos. Manuel Piar.

Gustavo Coronel dijo...

Mientras más lejos está una figura histórica mejor se ve. ese es el caso de Gómez y de PJ. Le aseguro, Manuél, que las cárceles estaban llenas cuando estos dos dictadores mandaban. Cuando Gómez todos mis tios maternos. Cuando PJ todos mis tíos paternos y mi papá. Hasta yo estuve tres dias en la cárcel de Maracaibo.
Hoy en dia quien "no se mete" en política y cultiva amistad con un boliburgués se hace millonario en corto tiempo.
Todos son dictadores, Manuél, unos "más piores" que otros.

Anónimo dijo...

Buen señalamiento señor Coronel y de mucho interés para mi. Le aseguro que he dedicado parte de mis últimos años, en investigar sobre ambos personajes, así como también sobre Cipriano Castro,y otros actores de la historia de los últimos 100 años de nuestro país.Asímismo, he conversado con personas que pudieron vivir las épocas de JVG y MPJ, quienes me han narrado y precisado algunos hechos históricos, los cuales en lo personal no pude comprobar como testigo presencial, toda vez que cuando MPJ fue derrocado, yo vivía en Caracas por cierto, muy cerca del edificio de la Seguridad Nacional, pero tenía 9 años de edad y solo me recuerdo de pocas cosas, tales como del saqueo a las oficinas de la Seguridad Nacional y el toque de queda impuesto por el Gobierno en toda el área metropolitana de 6pm a 6 am, aproximadamente.No le contradigo su afirmación de que las cárceles estuvieran llenas bajo los mandatos de ambos personajes. No rechazo de la misma forma, de que todos sean dictadores. Al contrario, convengo a todo evento en torno a los argumentos que esgrime. Lo que quiero resaltarle, es que en ambos regímenes (de acuerdo a mis investigaciones) no habían políticas asfixiantes, limitantes e inhibitorias en torno a la población, para impedir la dedicación de cualquier actividad normal de la vida ciudadana en sociedad organizada, salvo las políticas. Tampoco habían preferencias o privilegios para determinados sectores de la población y para otros no.
.."Hoy en dia quien "no se mete" en política y cultiva amistad con un boliburgués se hace millonario en corto tiempo"..., con todo respeto Sr. Coronel, pero no entiendo, será que si no se mete en política y hace amistad con un boliburgués, no puede hacerse millonario en corto tiempo. Si es así, entonces absolutamente le doy la razón. En mi caso personal señor Coronel, yo nunca me había "metido en política",(señalado entre comillas como UD lo hizo), pero bajo el régimen vigente.. ¿que persona de mediana formación, decente, de dos dedos de frente, que quiera su país se puede quedar con los brazos cruzados frente a semejante despelote económico, social y político en que vive el país; ante el desmontaje de las instituciones democráticas, la inseguridad, la corrupción, y tantas cosas que nos agobian día a día por culpa la barbarie roja?.
Ahora bien, a pesar de su reconvención en lo atinente a mis afirmaciones y comentarios primarios, le agradezco altamente el que me haya dejado señaladas sus
observaciones y en tal sentido le ratifico que no las pongo en duda tratándose de quien provienen; un serio profesional de agudo ingenio y pluma, preocupado por el acontecer nacional y por quienes van dirigiendo el barco, donde no se vislumbra puerto seguro, sino la profundidad del océano. Saludos. Manuel Piar.

Anónimo dijo...

A CORONEL SE LE OLVIDA QUE ES EL PUEBLO QUIEN DICTA LA DEMOCRACIA EN VENEZUELA.

JG

Eduardo dijo...

JG:

Por supuesto, como en las comunas, aprobadas por el gobierno central, o la jefa del distrito capital, nombrada por Chávez, o las leyes que contradicen la reforma rechazada por votación el 2007.

Anónimo dijo...

SOLO HEMOS GANADO 18 ELECCIONES DE 19..........COMO SE LLAMA ESO EDUARDO?
Y LAS QUE FALTAN
JG

Anónimo dijo...

Se llama estafa.

rafael dijo...

Si estamos tan mal como dices porque en el informe de Ltinobarometro en la pag. 43 Dice que Venezuela es el pais de venezuela que mas apoya la democracia?

Anónimo dijo...

Um, Rafael, debieras de leer lo que está escrito en Latinobarómetro en este link: http://www.latinobarometro.org/latino/LATContenidos.jsp
Haz cliq en el enlace después de la despedida.