Te invito a entrar en www.armasdecoronel.org para leer mis libros y ver otra información personal

miércoles, 26 de octubre de 2011

Soto Rojas en Beijing: Es que no hay límite a la degradación de esta gente?

Al animal de Fernando Soto Rojas, presidente de la Asamblea Nacional Chavista, no se le ha ocurrido nada mejor que regalarle al Chino que lo invitó a Beijing la bandera nacional de nuestro país en forma de hamaca, para que el Chino ponga su fundillo allí. Que pobre diablo sin dignidad es este hombre y que reptiles despreciables son todos quienes le aconsejaron semejante barrabasada.
Chávez habla constantemente sobre la soberanía nacional pero es un arrastrado que se ha vendido a los cubanos, a los Chinos, a los iraníes, porque carga desde chiquito un complejo de inferioridad que no le cabe en la cabezota.
Este hombre Soto Rojas debe ser expulsado de inmediato de la Asamblea Nacional por animal.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que sucede es que como van a sustituir la bandera venezolana por la cubana, están haciendo hamacas con las existentes... Lo que pasa es que nosotros sólo criticamos y no entendemos a estos sabios conductores.

Anónimo dijo...

Xion Maoke, de cinco años, volvía del colegio a pie, rumbo a su casa en Luzhou al oeste de china, cuando fue arrollado por un camión. Hasta ahora, esta era un tragedia lamentablemente común a todos los países del mundo, pero lo que la hace única y especialmente desgarradora es que el niño no murió. A ojos del conductor del camión, Ao Yong, esto era un problema, porque la ley china (donde no hay sanidad pública) le obligaría entonces a pagar las facturas del hospital. Así que, para estar seguros, dio marcha atrás, volvió a arrollar al niño y lo remató.

Captura de imagen noticiero de cadena NTD
Esta es, al menos, la versión de los testigos. El conductor lo negó a la policía y a la familia durante horas después, y una investigación posterior descartó esta teoría. De hecho, Ao fue el primero en llamar a la policía. La versión de los testigos demuestra el grado de preocupación tras el caso de la pequeña Yueyue, esa niña que fue atropellada en un callejón y a la que 18 peatones ignoraron, y hasta qué punto están replanteándose su cultura moral. Ambos son casos escalofriantemente lógicos: en China no hay cultura de ayudar a los demás (interferir, lo prefieren llamar allí), y quien lo haga tiene que responder a las autoridades. Es lo que se llama shaoguanxianshi, un estado mental que viene a querer decir "no te involucres si no es asunto tuyo". Se adoctrina a los niños chinos a no mostrar compasión por sus guanxi (sobre todo si son desconocidos) si va ir contra tus intereses.

Es algo que se remonta a varios siglos. Hay varios refranes chinos que se refieren a este estado mental ("cada persona debería barrer la nieve de su acera y no preocuparse del techo del vecino", escribe Fei Xiaotong en su revelador libro sobre la moral china From the Soil), y aún sobrevive la imagen medieval de chinos tirando la basura por la ventana, o al jardín del vecino. Las cosas no han cambiado mucho con el tiempo. Mao intentó cambiar esto e instauró la creencia de que los ciudadanos tenían que comportarse en sus esferas privadas y públicas. Un día de marzo, tenían que salir a la calle a compensarlo, haciendo cosas por la sociedad: limpiar autobuses, cortar el pelo a la gente...

Cuando se fue Mao, esta imposición desapareció. La gente empezó a disfrutar (y a veces a abusar) de las libertades que no tenían antes. Las aventuras extramatrimoniales dejaron de penarse, por ejemplo. En los negocios pasa más de lo mismo: todo vale, aunque sea en contra del prójimo. Es como si China hubiera importado la cultura occidental del libre mercado pero no su código ético. Y como el suyo propio no encaja con la libertad de mercado, lo han desechado. En consecuencia, hay un vacío moral que el dinero no pude suplir.

No obstante, están obligados a suplirlo. Se está discutiendo la posibilidad de crear una ley que obligue a ayudar a la gente en caso de necesidad, pero solo en la esfera intelectual, no en la política. La economía china no para de crecer, pero sin un código moral y ético no podrán liderar el mundo como se espera de ellos.

Fuente: Daily Mail, China Daily.

Anónimo dijo...

Espero que Soto Rojas se de cuenta del nivel academico de sus contrapartes e iguale la calidad de los Rojos Rojitos.
Asi mismo que copie la idea de los exámenes de admision de las universidades en China.
Ademas que haga lo posible para que la disciplina de trabajo de China la emulen los Rojitos.
Creo que muy pocos de los rojizos aguantan la carga de trabajo

Anónimo dijo...

Que bruto!

Anónimo dijo...

Que asco de tipejo. Definitívamente el aguardiente chimbo que le ha fundido las neuronas ha catapultado a este esperpento a la cima de la ridiculez y mal gusto. Si hicieran un concurso de guebones, llegaria de segundo. ¿Porque? Por guebon!!!!!

Anónimo dijo...

Esto se llama estupidez concinzuda... segun Martin Luther King.

Anónimo dijo...

Que el Señor tenga piedad porque no saben lo que hacen.Nuestro Libertador y Francisco de Miranda ya lo tendria listo para guindarlo ya que un tiro es mucho para el .Que podemos decir de quien no se respeta,ni respeta a los suyos .Podra respetar y amar a nustros queridos Simbolos y a nuestra pobre Patria.Que el Señor me perdone por juzgar pero es un pobre hombre.